DE DÍA Y DE NOCHE EN RODELLAR

Anak Verhoeven, doble encadenamiento de ‘Così se arete’ 9a

La escaladora belga encadena dos veces la vía en el mismo día, una de día y la otra de noche. “Fue una idea loca y un desafío personal”, aclara. Suma ya una docena de novenos, incluidos tres 9a+.

Anak Verhoeven en 'Cosi se arete' 9a de Rodellar (Foto: @anak.verhoeven).
Anak Verhoeven en ‘Cosi se arete’ 9a de Rodellar (Foto: @anak.verhoeven).
| No hay comentarios |

Anak Verhoeven es una de las novenogradistas más prolíficas del universo roca, si no la más prolífica. Lleva desde 2015 en la novena dimensión y ha escalado vías de hasta 9a+. Sin embargo, nunca había hecho algo parecido a lo que realizó durante el pasado sábado en Rodellar. La versión resumida: encadenó dos veces en el mismo día Così se arete 9a del sector Piscineta, una de día y la otra de noche. “Solo fue un reto personal, aunque no me esperaba hacer ambos encadenamientos el mismo día”, comentaba ella misma en sus redes sociales.

La escaladora belga es aficionada a este tipo de desafíos, como ya demostró a principios del año pasado en Perles, cuando encadenó dos veces Esclatamàsters 9a –una con rodilleras y otra sin rodilleras–, con apenas una hora de diferencia.

Così se arete es una vía muy desplomada, de unos 50 metros y que recorre la característica bóveda de la Piscineta sobre el río. Fue equipada por Serge Casteran y Dani Andrada. Este último realizó la primera ascensión en septiembre de 2015, un par de días antes de que Edu Marín llevara a cabo la primera repetición.

Così se arete de día

Anak Verhoeven, que conoce bien Rodellar donde escala desde hace más de doce años y donde el año pasado se anotó No pain no gain 9a+ y Las Meninas R1 9a/+ entre otras rutas, asegura que Così se arete era una vía soñada para ella. “Después de trabajar los movimientos llegué al punto en que tenía la vía memorizada hasta el más mínimo detalle”, explica, y desvela que “fue entonces cuando se me ocurrió esta locura de idea: ¡escalarla en la oscuridad con un frontal!”.

Antes de eso, no obstante, quería centrarse en encadenarla de forma normal. Un encadenamiento que llegó en un día absolutamente despejado, soleado y caluroso:

Calenté y luego esperé a que soplara algo de viento por la tarde, a partir de las cinco. Cuando empecé mi intento, todavía hacía calor. Sentía sed mientras escalaba y tuve que pensar conscientemente sobre respirar bien para no hiperventilar. La luz era más tenue que cuando había trabajado la vía, lo que hacía más difícil para mí tener la cabeza clara al concentrarme en los detalles de la secuencia. Pero estaba muy decidida y seguí escalando… pasé el crux superior, más allá de la serie de movimientos de resistencia de arriba del todo… ¡hasta que chapé la cadena!

Entonces, de repente me pregunté si quizás podría darle inmediatamente un intento a la idea del frontal…

Così se arete de noche

La presión del encadenamiento había desaparecido y “cualquier cosa de más sería como un bonus”. No había trabajado la vía a la luz del frontal, así que tenía algunas dudas sobre si vería las presas suficientemente bien o si tendría que hacer algún ajuste técnico… aunque en el fondo tenía confianza en que sí iba a ser posible.

Esperó a que se hiciera de noche, ató el frontal a su camiseta de tirantes para que no terminase en el agua si acaso la daba por caerse y empezó a escalar de nuevo, esta vez “con un gran vacío negro por debajo y un círculo de luz alrededor de mi cabeza”:

Estaba un poco más cansada que durante el encadenamiento diurno y podía sentir la humedad nocturna. La pared estaba llena de pequeñas arañas que habían salido por la noche. Me tenía que mover ligeramente más despacio para ver todas las presas y ser precisa, pero fui adelante, adelante, adelante… pasé el primer crux, y luego el segundo. Ahora ya estaba segura de que podía hacerlo, pero los movimientos de resistencia del final son implacables. Unos cuantos pasos más… ¡y chapé la cadena por segunda vez el mismo día!

Bueno, ese no era exactamente el plan inicial cuando llegué a la escuela ese día. Pero qué experiencia improvisada más increíble… Y esa loca idea que tuve de escalar un 9a de 50 metros en la oscuridad resultó ser posible al fin y al cabo.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.