QUEBRADA DE RUREC, CORDILLERA BLANCA, PERÚ

Álex González y Jaume Peiró abren ‘Big Fighter’ (750 m, 6c/A2) en Chaupi Huanca

La joven cordada de Álex y Jaume (18 y 20 años) abre «Big Fighter» (750 m, 6c/A2) en cuatro días de escalada, recorriendo el espolón norte del Chaupi Huanca (4850 m) en la peruana quebrada de Rurec. Ellos mismos nos cuentan la aventura.

Álex González durante la apertura de 'Big Fighter' Chaupi Huanca
Álex González durante la apertura de ‘Big Fighter’ Chaupi Huanca
Álex González / Jaume Peiró | No hay comentarios |

«En mayo surgió la idea de venir a Huaraz en junio si los dos aprobábamos los exámenes finales del Técnico Deportivo de Escalada (Nivel II) que estábamos cursando. Pasaron los exámenes y nos llegó el aprobado con nota de ambos en todas las asignaturas, así que sacamos los vuelos a Perú para 5 días después. Veníamos con 3 objetivos deportivos principales: escalar la Esfinge, abrir una nueva vía de roca y hacer algún nevado.

Llegamos el 19 de junio a Huaraz. La primera semana aclimatamos en Hatun Machay, una escuela de deportiva que está a 4300 m de altitud e hicimos Misión Lunática en Llaca, la vía deportiva más alta del mundo.

El día 27 de junio cumplimos el primer objetivo; la Vía del 85 (750 m, 6c+) a la Esfinge (5325 m), ya terminados de aclimatar, estuvimos pensando dónde ir a cumplir el segundo objetivo del viaje: abrir una nueva vía de escalada. Les comentamos a los hermanos Pou y Manu Ponce que nos gustaría ir a Rurec, ellos (que habían abierto en esta quebrada su vía Zerain, en 2017) nos comentaron que el espolón norte de Chaupi Huanca estaba sin abrir, que dos cordadas (argentina y ecuatoriana) lo habían intentado, pero no habían podido pasar de la primera repisa.

Tras darle unas vueltas, ese espolón se convirtió en nuestro objetivo de apertura. El día 30 llegamos al campo base de Rurec, descansamos, preparamos y dormimos en la tienda. Al día siguiente, 1 de julio, hicimos los largos que ya estaban abiertos por las otras cordadas con el petate y nos instalamos en un nicho que estaba cuesta abajo, en la repisa donde pasaríamos las siguientes tres noches. El 2 de julio abrimos los tres siguientes largos (los más exigentes de la ruta). Un 6b+ de 45 m, el 6c/A2 de 50 m (¿8a+ en libre?) y un 7a (6c obl) de 50 m. Fijamos cuerdas y volvimos a la repisa.

Tres de julio, tercer día en la pared, suena el despertador por tercer día consecutivo a las 6 a.m. Iba a ser un día duro y largo, no sabíamos exactamente cuánto nos quedaba a cumbre y llegados a ese punto había varios factores que podrían provocar un fracaso de la apertura: de las 3 baterías del taladro que llevábamos quedaban 3/4 de la grande (dijimos «prohibido usar el taladro salvo para las reuniones y de momento solo vamos a meter una chapa por reunión»), el otro factor determinante más evidente era las horas de luz (aquí es invierno y hay luz de 6 a 18 h).

«Estábamos muy motivados y había que terminar sí o sí»

En la pared no había agua y con la que subimos solo podríamos pasar una noche más y bajar al día siguiente por la mañana. Si no hacíamos cumbre ese día no se podría hacer. Estábamos muy motivados y había que terminar sí o sí. A las 7 a.m, empezamos a jumarear las cuerdas fijas del día anterior y a las 9 Jaume estaba escalando el L13, un 6b+ de 35 m. Llegamos al segundo hombro de la pared, no podía quedar mucho. Continuó abriendo Jaume un 6a muy juguetón de 50 m, en esa reunión metió el primer bolt del día. Continúa abriendo Álex, un diedro/chimenea de 60 metros espectacular, será 6b más o menos. Segundo bolt el día en esa reunión, parecía que quedaba un largo para la cumbre superior (el resto de vías van a la inferior). Sigue Álex delante y tras un largo muy bonito de 6c y 60 m llega a cumbre (4850 mm). ¡Cumbreeeeeee! ¡Yujuuuuuu!

Sube Jaume, cogemos cobertura y vídeo llamamos a la familia para celebrarlo juntos y para contarles que nombre le habíamos puesto y por qué. Llegamos 30 min después de que anocheciera a los sacos, reforzando las reuniones con otro bolt para rapelar. Al día siguiente llegamos a Huaraz.

La vía se llama «Big Fighter» y es un homenaje al hermano de Álex, que desde hace años que mantiene una pelea mucha más complicada que la de alcanzar cualquier cima, por alta y dura que sea. ¡Alvarito va por ti y por todos esos niños y niñas que luchan a diario por derrotar al cáncer!»

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.