Aleksandra Taistra escala ‘Mezzogiorno di fuoco’ (270 m, 8b) en Cerdeña

La escaladora polaca tuvo que superar sus miedos ante la exposición de esta vía abierta por Rolando Larcher, Maurizio Oviglia y Roberto Vigiani en la Punta Giradili.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Aleksandra Taistra en 'Mezzogiorno di fuoco' (270 m, 8b) en Cerdeña.
Aleksandra Taistra en ‘Mezzogiorno di fuoco’ (270 m, 8b) en Cerdeña.   Matteo Piccardi

Aleksandra Taistra no se hartó de Cerdeña después de pasar allí todo el confinamiento de la primera ola de la pandemia de coronavirus. Entonces quedó bloqueada durante dos meses y medio en la isla. Cuando pudo regresar, no obstante, prefirió alargar su estancia y acabó adjudicándose las repeticiones de Unchinos (185 m, 8b) en Oliena y Amico fragile (230 m, 8b) en el Monte Donneittu. Ambas se sumaban a Hotel Supramonte, que había repetido en octubre de 2019. Cualquiera diría que la cosecha sarda se podría dar por terminada, pero Aleksandra Taistra todavía tenía alguna cuenta pendiente y ha regresado este otoño para saldarla.

La razón de volver a la roca mediterránea de Cerdeña era Mezzogiorno di fuoco. Esta vía asciende 270 metros en la Punta Giradili, a través de un recorrido sostenido (L1 7a+, L2 8b, L3 6c, L4 8a/+, L5 7c+, L6 7c, L7 7a) y bastante expuesto, con alejes de hasta diez metros. Fue equipada en 2006 por Rolando Larcher, Maurizio Oviglia y Roberto Vigiani; y el primero de ellos se anotó la primera ascensión en libre al año siguiente. En 2012, James Pearson y Caroline Ciavaldini contaron su experiencia al repetirla.

Superación mental

Para Aleksandra Taistra, la escalada de Mezzogiorno di fuoco se resume en las siguientes “palabras clave: exposición, poder con ella, superar mis límites mentales…”, según admite en sus redes sociales. Igualmente, la escaladora polaca apunta que su logro se debe a las ansias por hacerlo y al estado de práctica obsesión que ha experimentado y que le ha permitido concentrarse en la escalada y no en los vuelos a los que se arriesgaba.

De hecho, la dificultad técnica no tenía que ser un problema para una escaladora con una dilatada trayectoria en escalada deportiva. Sus encadenamientos en punto rojo han llegado hasta el 8c+ de Così fan tutte 8c+ en Rodellar en 2012.

Sin embargo, la exposición del itinerario ha sido un obstáculo muy complicado para ella. De hecho, confiesa que tuvo que bajarse en dos ocasiones de la vía, en el L2 (8b) y en el L4 (8a+) por este motivo: “Intenté convencerme de que eran solo seis o siete metros de aleje, en los que no iba a pasar nada, solo se trataba de escalar… Finalmente, dejé allí mi equipo y rapelé para digerir todas las emociones en paz y tranquilidad”.

A pesar de todo, no abandonó y regresó a la pared una y otra vez hasta finalmente hacerse con la vía y añadir Mezzogiorno di fuoco a su creciente palmarés en vía larga.


 
Lecturas relacionadas
Revista Desnivel nº 408. Especial Naranjo de Bulnes / Picu Urriellu

Desnivel nº 408

En este número: Especial Naranjo de Bulnes / Picu Urriellu. Arneses, c…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.