Aleksandra Taistra, doble multipitch de 8b en Cerdeña

La escaladora polaca ha pasado todo el confinamiento sin poder salir de la isla italiana. Lo aprovechó para terminar haciéndose con los encadenamientos de ‘Unchinos’ (185 m, 8b) en Oliena y ‘Amico fragile’ (230 m, 8b) en el Monte Donneittu.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Aleksandra Taistra en Cerdaña
Aleksandra Taistra en Cerdaña   Read Macadam / exploreclimbing

Aleksandra Taistra acumula una larga trayectoria de encadenamientos duros en escalada deportiva. Hace ya ocho años de su punto rojo a Così fan tutte 8c+ en Rodellar en 2012; y antes de eso había sido una de las cuatro primeras escaladoras capaces de tachar un 8c, con Power play en Dolina Pradnika en 2004. El año pasado descubrió las vías de largos de la mano de Roger Schaeli y en octubre de 2019 repitió Hotel Supramonte en Cerdeña.

Quedó enamorada de la isla italiana y preparó a conciencia su siguiente viaje. Una expedición que comenzó en marzo de este año con muchísimos planes. No obstante, llegó el enorme imprevisto del coronavirus y el confinamiento, que no le permitió salir de la isla para regresar a la Italia continental –donde vive con su novio– ni a Polonia –donde vive su familia. Ella misma cuenta su experiencia en un mensaje a Desnivel.com tras por fin haber viajado de vuelta:

Quedé bloqueada en Cerdeña, en confinamiento durante dos meses y medio. Sola. Sin nadie (al principio), fue un poco estresante.

Después de un mes en Santa Maria Navarrese en completo aislamiento, conocí (por Internet) a la comunidad escaladora de Lotzorai. Ellos me ayudaron muchísimo y se convirtieron en mi familia en la isla. Entrené duro en el balcón y el jardín del apartamento de alquiler, con la enorme esperanza de que terminara el confinamiento. Pasé otro mes y medio encerrada en el apartamento…

Básicamente, llegó el momento de abandonar Cerdeña y regresar a casa. Primero de todo porque junio escalar era una locura y después porque ya no tenía a mis anteriores compañeros de escalada. A pesar de ello, decidí quedarme otras cuatro semanas e intentar mejorar mi escalada casi desde nivel 0. Bueno, quizás no exactamente desde 0, pero recuerdo que a finales de mayo, momento en que se permitió ir a escalar al aire libre, mi máximo era 7b y mis antebrazos se cargaban mucho después de escalar unas pocas vías.

Unchinos (185 m, 8b)

De este modo, comenzó a trabajar Unchinos, una vía creada por Luca Giupponi y Maurizio Oviglia en Oliena, que consta de seis largos con las mayores dificultades al principio (L1 8b, L2, 7c, L3 7c, L4 7c+, L5 6c y L6 7b+).

Pasé unos días sola en la pared, cepillando y limpiándola, porque la vía parecía haber caído en el olvido y la calidad de la roca en algunas partes era un poco sospechosa. La vía es desplomada y con una travesía, con lo que me di cuenta de que trabajarla en solitario era un pérdida de tiempo porque no iba a poder escalar esas secciones con mi minitraxion.

Un día, mi buen amigo Giuseppe me puso en contacto con el escalador local Gianfranco Boi en Oliena y una llamada de teléfono más tarde estábamos en la pared. Desde ese momento, dedicamos seis días a trabajar la vía. Había condiciones veraniegas, con altas temperaturas, asú que decidimos levantarnos antes de las 5:00 horas de la mañana y empezar a escalar lo más pronto posible para evitar el calor del mediodía. La vía es bastante corta, con solo seis largos, pero cada uno de ellos tiene una notable sección de búlder que es mucho más fácil temprano en el día, especialmente la parte de 8b, que por suerte es el primer largo.

Después de escalar el 8b, quedé confundida sobre el grado. Quizás porque finalmente gozamos de bajas temperaturas y el apoyo del viento o quizás porque podría ser solo 8a+? En cualquier caso, era un poco tarde, así que sabía que tenía que correr en los dos largos siguientes de 7c para adelantarme al sol en el L4, que es un 7c+ muy técnico. La ruta en global es muy interesante y ofrece un poco de todo: típica escalada deportiva los dos primeros largos y más escalada en montaña con roca inestable en la parte siguiente. El 7b+ final es una interesante locura, con un enorme aleje en el que hay que vigilar no romper nada porque caerse no sería agradable.

Tuve el mejor apoyo que podía pedir de Gianfranco y lo pasamos muy bien en la pared, que para mí es la parte más importante de este juego.

Amico fragile (230 m, 8b)

El siguiente desafío que se marcó Aleksandra Taistra fue Amico fragile, una vía de siete largos con primera ascensión de Matteo della Bordella, Fabrizio Frantagnoli, Simone Pedeferri y Marco Vago en el Monte Donneittu. En este caso, las máximas dificultades se sitúan casi a media vía, en el L3.

El día siguiente de la llegade de su novio Read Macadam a Cerdeña, Aleksandra Taistra tuvo la idea de llevarlo a conocer el largo de 8b de Amico fragile, que ya había estado probando. Sin embargo, una vez allí, tanto él como Gianfranco Boi la animaron a probarlo desde abajo (los dos largos iniciales son más asequibles: L1 6b y L2 6c).

Con esta estrategia en mente, se podría decir que íbamos a llegar decididamente tarde a la pared, pero después de escalar cuidadosamente los largos de entrada y sus alejes, me dije “¿por qué no?” y me embarqué en lo que fue un viaje de hora y media que resultó en el encadenamiento del largo clave!

Bueno, ese es el crux sobre el papel, pero yo todavía no había escalado la parte de arriba, así que todo era nuevo! El siguiente 7b es conocido por la frondosa higuera a media altura y por la sucia roca, cubierta en polvo de chorrera. Por suerte, Read se ofreció a ir primero con un gran cepillo y una pequeña sierra para limpiar las presas y podar el árbol, que bloqueaba completamente el acceso a la pequeña repisa en la que crece. Después de una hora o más de limpieza y jardinería, Read bajó a la reunión y me explicó la vía, que conseguí escalar en mi primer pegue… en 7b, es difícil!

Mirando arriba, me sentí aliviada. Estaba en mi vuelta de honor hasta la cima, con solo un 6a, 6b+ y 6a+ sobre placas de un gris brillante. Estaba equivocada. El sol había llegado y, con las temperaturas bien por encima de los 30ºC, estábamos sufriendo. Los últimos tres largos tienen muchos alejes y le añaden mucho a la ruta en global, requiriendo pies fuertes y una mente también fuerte. Read trajo algunos pequeños friends y empotradores con él, lo que vino de perlas y se lo recomiendo a otros repetidores que no estén acostumbrados al estilo más alpino de placas con alejes.

Mientras los chicos sufrían por el calor en la reunión, yo sufría en la pared, teniendo que detenerme en buenas presas de pies para sacarme los pies de gato con una mano mientras me equilibraba con la otra mano y pie para poder aliviar el dolor! Fue saliendo lentamente, pero el largo final es un brillante surtido de diedro, fisura, arista y finalmente, sin planearlo, había escalado mi segundo proyecto en dos semanas.


 
Lecturas relacionadas
Desnivel 406 Abril/Mayo 2020

Desnivel nº 406

En este número de abril/mayo es un Especial Mujeres 150 años de alpini…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

Novedades editorial

Últimas noticias