EXPLORANDO

Un par de compes, varias vías y un montón de kilómetros

La selección española de escalada en hielo ha completado su periplo en furgoneta por las pruebas de Copa del Mundo de Italia y Suiza, con un paréntesis en Kandersteg.

Manú Cordova  ()
Manú Cordova
| No hay comentarios |
Manú CordovaManú Cordova

“Hemos batido el récord del mundo de permanencia en furgoneta”, nos anuncia solemnemente Carlos Logroño ‘Citro’, antes de echarse a reír a carcajadas. Aunque no lo dice del todo en broma. El equipo español de escalada en hielo llegaba la madrugada del lunes a Huesca tras una tirada ininterrumpida de 17 horas de carretera desde Suiza en la furgoneta que les ha servido de casa los últimos diez días. Por el camino han quedado las pruebas de la Copa del Mundo de Val Daone (Italia) y Saas Fee (Suiza) y una mini-concentración en Kandersteg (Suiza) para entrenar entre la una y la otra.

“No me dejaron conducir ni un solo kilómetro, a pesar de mi insistencia; decían que era un peligro público. Así que me he dedicado sólo a echar unas risas”, explica Ciro, y vuelve a reír. El buen humor y la convivencia entre los escaladores ha sido lo mejor del viaje. La selección, formada por Manu Córdova, Javi Bueno, Israel Blanco, Carlos García y el propio Carlos Logroño ha hecho un papel más que digno en las competiciones.

La mejor actuación en cuanto a las clasificaciones ha correspondido a Javi Bueno, que logró meterse en la final de Saas Fee y finalmente terminó en octava posición. “En la final, tuve mala suerte; me salió volando el piolet al principio de la vía”, comenta Bueno, quien piensa que en ambas pruebas podría haber quedado más arriba de mediar algo de suerte.

Donde todos los miembros del equipo rayaron a una gran altura fue en las jornadas de entrenamiento que tuvieron entre la prueba italiana y la suiza. Se refugiaron en la población suiza de Kandersteg del frío que tuvieron que soportar en Italia y allí no desaprovecharon la oportunidad de escalar en el medio natural. “Buscamos vías de calidad, desplomadas y con bastante hielo, y nos dedicamos sobre todo a realizar series sobre las vías, más que a petarnos con la máxima dificultad”, comenta Bueno sobre los objetivos del equipo, especialmente destinados a adquirir resistencia.

Así pues, la mayor parte del equipo trabajó sobre vías desde M7 a M10+. Vías clásicas como Pink Panther (M9) o Twin Towers (M10) les sirvieron como escenario ideal donde realizar hasta cinco repeticiones seguidas. También se centraron en las vías del último Open de Kandersteg para intentar coger el ritmo y la coordinación tan necesarios en las rápidas y exigentes competiciones de la Copa del Mundo.

El vencedor del Open de Kandersteg 2010, Israel Blanco, tuvo tiempo incluso de enfrentarse a un tema pendiente y, por supuesto, resolverlo. Se trataba de Matador, una vía de M11 que tenía entre ceja y ceja y a la que logró poner el punto rojo. Finalmente, Manu Córdova, por su parte, se fue en busca de alguna cascada, y se encaramó a un sexto grado de hielo.

Tras este periplo de dos semanas consecutivas de competición, la Copa del Mundo descansa hasta el primer fin de semana de marzo. Entonces se celebrará la última prueba en Busteni (Rumanía), que será también Campeonato de Europa de la especialidad.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.