EXPLORANDO

Nueva vía mixta de Lavigne y Slawinski en el Mt. Patterson

Joshua Lavinge y Raphael Slawinski se hacen con la primera ascensión de Tsunami (300 m, M5, WI5+), una nueva y bella línea de seis largos de escalada mixta en el Mt. Patterson, en las Rocosas Canadienses.

Autor: | 2 comentarios | Compartir:

Raphael Slawinski vuelve a ser noticia por una nueva apertura en las Rocosas Canadienses, aproximadamente un mes después de haber escalado con Grant Meekings The peach (110 m, WI5, M8) en la zona de Storm Creek. El 1 de mayo, y con Joshua Lavinge como compañero de cordada, se hizo con Tsunami (300 m, M5, WI5+) en el Mt. Patterson.

Según explica Lavigne en su blog, “después de un largo invierno de esquí, finalmente había tenido suficiente, eché los miserables bastones a un lado y afilé las herramientas de hielo; Raphael Slawinski y yo habíamos hecho planes para probar una línea alpina de hielo que le había cautivado. La había descubierto mientras escalaba la clásica vía mixta Rocket man; está situada justo a la derecha de la icónica Riptide, en el espectacular circo bajo el Mt. Patterson”.

“Cuando está formada, es una línea obvia”, añade Slawinski en su propio blog, antes de pasar a describir la ruta: “Los primeros dos largos ascienden con tendencia primero hacia la derecha para luego volver hacia la izquierda, sobre pendientes bastante pronunciadas de nieve y roca, hasta un campo de nieve”. Él mismo comenta que “en la primera ascensión, el hielo no llegaba hasta el campo de nieve, con lo que tuvimos que acceder a él escalando un sistema de fisuras de roca mala pero bien protegida a la izquierda”. Y concluye con “los últimos tres largos escalan un hielo que se va haciendo más fino a medida que se gana altura hasta –y a lo largo de- la barrera de seracs”.

Para Lavigne, “a primera vista, parece que la vía está amenazada por los seracs, pero una vez allí arriba cerca de ellos, parecen bastante benignos”. El escalador destaca especialmente que “para acceder al hielo, escalamos tres largos de un estilo muy alpino, con hielo muy delgado y terreno pobre de escalada mixta. Una vez estuvimos en el hielo, otros tres largos sostenidos nos llevaron hasta la cima de los seracs”.

La escalada de ese serac final es uno de los momentos más exigentes técnica, física y psicológicamente de toda la vía. Slawinski coincide con Lavigne en que “el serac con el que finaliza la vía parece ser benévolo”, aunque advierte que “uno nunca lo sabe con los seracs”. Y reflexiona sobre la cuestión de que “las capas de hielo glacial se han ido acumulando durante miles de inviernos; le da a uno algo en qué pensar al clavar las herramientas en ese hielo…”, aunque también señala que “afortunadamente, una corriente de hielo-agua surge de una fisura de la pared del serac, y permite un paso vertical desde el mundo de sombras inferior hasta la soleada nieve de arriba”. Un tipo de hielo que le salvó “de tener que tallar agujeros en el viejo y duro hielo glacial”.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias