EXPLORANDO

Gadd y Emmett abren cuatro largos más de hielo spray

Will Gadd y Tim Emmett alargan su Spray On hasta el muro vertical de salida de la cueva, aunque evitan pronunciarse sobre el grado: «Es más una experiencia estética y preciosa que un grado». El estadounidense relata la experiencia.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Tim Emmett en un largo horizontal  (Christian Pondella)
Tim Emmett en un largo horizontal

Iban a volver. Lo habían anunciado ya el año pasado, cuando difundieron su descubrimiento de un nuevo tipo de escalada en hielo: el hielo spray, creado a partir de las salpicaduras de una cascada en las paredes de una enorme cueva de la Columbia Británica. Y así lo han hecho.

Will Gadd y Tim Emmett se aliaron con los guardas del refugio de Helmcken Falls para que les mandaran periódicamente fotografías del estado del hielo de la cueva de 140 metros de altura, a medida de que fuera formándose a partir del mes de diciembre. “En cuanto vimos una cantidad razonable de blanco en las fotos, Tim y yo cancelamos todos los planes, trabajo y cualquier otra cosa que nos atara y nos dirigimos a la cascada”, indica Gadd.

“Estoy seguro de pocas cosas en la vida, pero una de ellas es que la cueva de hielo spray de las Helmcken Falls es la zona de escalada en hielo más salvaje, mejor y más loca que haya visto nunca”, sentencia el estadounidense, que añade que “va a convertirse en destino para algunos, no para cualquiera, y seguro que será fantástico!”.

Una vía de cinco largos y nada que decir sobre el grado

El resultado del trabajo realizado por los dos escaladores entre el 16 y el 25 de enero ha sido una ampliación de cuatro largos más de su Spray On, que ahora recorre toda la cueva hasta salir de ella y encaramarse por la pared vertical exterior.

“¿El grado?”, se pregunta Gadd, “continuamos recibiendo emails preguntándolo, y aquí está la única respuesta que voy a dar: Echad una ojeada a las fotografías y leed la historia que publiquemos Tim y yo. ¿Qué pensáis? La escalada en hielo es como las olas para mí, una experiencia estética y preciosa más que un grado. Los agarres en una vía de escalada en roca se mantienen más o menos iguales, pero una vía de escalada en hielo es siempre diferente. Echad una ojeada a las fotografías, escuchad las historias, disfrutad del espectáculo, id a escalar allí, haced todas estas cosas o no hagáis ninguna, pero tened en cuenta que siempre hay algo para todo el mundo en la cueva, aunque sea solamente contemplarla desde el mirador. Las Helmcken Falls son impresionantes”.

Un escenario muy cambiado

A decir de Will Gadd, encontraron la cueva bastante cambiada con respecto al año pasado: “más hielo, un glaciar del tamaño de un par de edificios con sus grietas incluidas, ¡y un montón de hielo spray!”. Según su propia descripción, los primeros 20 metros  tienen un desplome de entre 30º y 45º, aunque advierte que “el suelo de la cueva de hielo estaba esta vez unos 10 metros por encima que el año pasado, así que el primer largo era más corto”.

Después, la línea seguía horizontalmente, a lo largo de unos 50 metros por “este bosque sobrenatural de carámbanos con continuos ascensos y descensos en 3D; y todo ello en libre sobre el hielo, con sólo dos movimientos de drytooling”. Gadd y Emmett decidieron cortar la escalada en cinco largos relativamente cortos, debido a la naturaleza de la escalada (ascensos y descensos continuos) y también por seguridad, para evitar ser arrastrados por alguna de las frecuentes caídas de pedazos de hielo.

Al final, la línea total tiene un recorrido de algo más de 60 metros, momento en el que tuvieron que salir huyendo de la cueva, ya que un aumento de las temperaturas dio inicio a un auténtico bombardeo de enormes estalactitas. Casi todos los seguros colocados fueron parabolts, ya que el hielo era demasiado blando para aceptar tornillos y la compacta lava volcánica no da oportunidades para colocar seguros de otro tipo. De hecho, Emmett lo describe de un modo bien gráfico: «el hielo aquí es como merengue, suave y esponjoso por dentro y con una especie de cáscara por fuera».

En cuanto al estilo de la escalada realizada, Will Gadd y Tim Emmett consiguieron liberar la vía alternándose largos: ambos han escalado los dos primeros largos, pero a partir de allí Emmett se hizo con el tercero y Gadd, con el cuarto y el quinto. Emmett explica que «el primer largo era la escalada en hielo más dura del mund, el segundo largo es más duro todavía, y el tercero es aún más duro; el cuarto es más o menos como el segundo». “Un mejor estilo es posible, como ascender cada uno de nosotros desde abajo hasta arriba, pero fue un esfuerzo de equipo y estamos contentos con ello por el momento”, admite Gadd.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias