40 ANIVERSARIO

Reinhold Messner, Peter Habeler y su equipo viajan a Nepal para recordar la primera al Everest sin oxígeno

Reinhold Messner y Peter Habeler han vuelto a Nepal acompañados por los miembros del equipo con el que conquistaron la cima del Everest sin oxígeno en 1978. Están allí para conmemorar los 40 años de uno de los hitos que cambiaron la manera de entender el alpinismo.

Reinhold Messner y Peter Habeler fueron los primeros en alcanzar la cima del Everest sin oxígeno (8 mayo 1978).
Reinhold Messner y Peter Habeler fueron los primeros en alcanzar la cima del Everest sin oxígeno (8 mayo 1978).
| 3 comentarios |

Mucha gente creía que era imposible, pero el 8 de mayo de 1978 Reinhold Messner y Peter Habeler consiguieron llegar hasta la cima del Everest sin usar oxígeno artificial. Detrás había un equipo con más alpinistas de distintos perfiles que esta semana, a punto de cumplirse el 40 aniversario de aquel hito, han vuelto a Nepal para celebrarlo.

El grupo original tenía 12 miembros y han viajado a Katmandú los ocho que aún viven, todos septuagenarios, que son Reinhold Messner, Peter Habeler, Wolfgang Nairz, Helmut Hagner, Hanns Schell, Robert Schauer, Oswald Ölz y Raimund Margreiter. Los cuatro que faltan fueron Horst Bergmann, Josl Knoll, Reinhard Karl y Franz Oppurg, ya fallecidos.

“Sí, mucha gente creía que era imposible subir sin oxígeno, pero también había quien nos decía que era posible, que podíamos, que éramos jóvenes y fuertes”, contaba Peter Habeler hace unos meses en esta entrevista. “Messner y yo pensamos que podía hacerse si íbamos ligeros, nada de grandes mochilas, y eso fue la clave de nuestro éxito”.

El nuevo hito abrió un camino inexplorado, pero no eliminó la dependencia del oxígeno artificial

Cuando Messner y Habeler bajaron de la cima del Everest no solo tenían una nueva línea en su historial de montaña. También habían zanjado los dimes y diretes del debate sobre si el ser humano era capaz de sobrevivir a tanta altura sin oxígeno artificial y, lo más importante, habían inaugurado una nueva forma de entender el alpinismo. Desde entonces, subir sin botellas se convirtió en un rasgo de buen estilo en la montaña.

En aquellos días otros miembros del equipo también intentaron la cima del ochomil más alto y algunos la conquistaron, pero ellos sí respiraron aire artificial. Bergmann, Schauer y Wolfgang precedieron a la cordada principal el 3 de mayo, y Ölz y Karl escalaron después, el día 11. El día 14 de mayo subió Oppurg. Su compañero Knoll se tuvo que dar la vuelta cerca del campo 4 por un defecto en la bombona de oxígeno, igual que Margreiter, Hagner y Schell, quienes habían desistido unos días antes por malas condiciones.

Hasta aquel momento, un total de 63 personas habían alcanzado la cumbre del Everest, todas con la ayuda de bombonas y respiradores. El nuevo hito abrió un camino inexplorado, pero no eliminó la dependencia del oxígeno artificial de muchos alpinistas. De hecho, el uso de las botellas ganó una nueva legión de adeptos con el nacimiento de las expediciones comerciales en los años 90 y ha continuado creciendo hasta llegar a ser la base de un nuevo turismo de alta montaña en Nepal y Tibet.

«Hace falta tener sentimientos hacia las montañas”

“Es turismo, no escalada”, ha dicho Messner en su visita a Nepal en unas declaraciones recogidas por el diario The Himalayan Times, “pero Nepal necesita más turistas”. Habeler, por su parte, opinaba así hace unos meses: “Hay demasiada gente en el Everest y creo que… en fin, que algunos no deberían estar. Muchos piensan que subirlo es un récord, pero no lo es, hace falta tener sentimientos hacia las montañas”.

“No recuerdo todo, pero las cosas más importantes no se me olvidan: la cima, los buenos ratos que pasamos todos juntos, los dos doctores”, contaba Habeler en la misma entrevista. Durante el viaje en grupo a Nepal todos recibirán un homenaje que les ha preparado el Departamento de Turismo de Nepal y la Federación de Montaña del país para el próximo 19 de abril, y también tienen programado el rodaje de un documental llamado Land of the Mountains dirigido por un equipo austriaco.

Entretanto, el equipo va pasar unos días en Lukla para visitar un hospital que construyó Edmund Hillary y que la fundación que financia Reinhold Messner ha apadrinado a partir del terremoto que asoló Nepal en 2015. También visitarán el campo base del Everest y esparcirán, en algún punto de su viaje, las cenizas del alpinista y documentalista Norman Dyhrenfurth, que murió el año pasado a los 99.

Comentarios
3 comentarios
  1. …para cuando una reedición de «Everest sin oxígeno» de Messner…???

  2. Estamos en una época de éxitos de colección, con el único valor de ser exhibidos. De ahí vienen las ascensiones con oxígeno y todo ese ejército de corredores de ultras a cualquier precio que pululan. Al final todo el mundo habrá ascendido al Everest o habrá completado una Ironman pero nadie se preguntarà de que patética manera.

  3. Y ya que estan, un paseito por la cumbre asi como quien no quiere la cosa?? oiga que si no estan muy ocupados se hacen la travesia Everest Lhotse y estan en el campo base a la hora del té.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.