ALPINISTA Y GEÓGRAFO

Pedro Nicolás, nuevo presidente de la sociedad Peñalara

El alpinista y geógrafo Pedro Nicolás es el nuevo presidente de la Sociedad Peñalara. Pedro Nicolás ha participado en diez expediciones al Himalaya, donde ha ascendido dos ochomiles y tres sietemiles. Profesor en la universidad es también escritor, conferenciante y deportista muy activo: además del alpinismo, escalada y esquí de montaña practica también la bicicleta y ha participado en numerosas carreras por montaña.

Autor: Darío Rodríguez | No hay comentarios | Compartir:
Pedro Nicolás
Pedro Nicolás

«Queremos mantener la llama del alpinismo»

Pedro Nicolás es una persona muy activa deportiva e intelectualmente. Geógrafo, profesor en la Universidad Autónoma, ha publicado numerosos artículos y trabajos científicos y ha participado en tres campañas de investigación antártica.
Es también una personas muy preocupada por la conservación de la naturaleza; ha participado en diversos estudios de gestión de Espacios Naturales Protegidos. También ha sido director de la sección sobre uso público y deportivo del estudio del Plan de Ordenación de Recursos Naturales para la declaración del actual Parque Nacional de la Sierra de  Guadarrama.
Su actividad como alpinista, deporte que empezó a practicar en 1970, es muy intensa. En 1977 realizó su primera expedición a los Andes, montañas que ha visitado en otras seis ocasiones. En 1979 participó en la primera expedición al Karakorum a donde viajó desde Madrid en una furgoneta. Allí vivió una gran tragedía con la desaparición de los tres compañeros (Arturo Romero, Ramón Jaúdenes y Enrique Temprano) con los que hizo cima en el Diran Peak (7.266 m.)
En total ha participado en 10 expediciones y 4 trekkings a las montañas del Himalaya, ascendiendo dos ochomiles: Nanga Parbat (8.125 m.) y Gasherbrum II, (8.035 m.) y tres sietemiles: Diran Peak  (7.266 m.), Muztag Ata (7.546 m.) y Gurja Himal (7.190 m.). Ha realizado la primera ascensión española, en 1990, al Monte Vinson, punto culminante de la Antártida.
Ha escrito varios libros, publicado numeros artículos e impartido numerosas conferencias sobre alpinismo, expediciones, geografía y conservación de las montañas.
Pedro Nicolás es un apasionado por el deporte en la naturaleza, además del alpinismo, escalada, esquí de travesía… también practica la bicicleta de montaña y carretera, y es un buen conocedor de las carreras por montañ que practicó asiduamente en su juventud.

«La nuestra es una asociación de alpinistas y para el alpinismo»

Una decisión comprometida presentarte como Presidente de Peñalara. Eres una persona muy activa, intelectual y deportivamente, y esta función te va a quitar mucho tiempo ¿porqué decidiste presentarte?

Me lo sugirieron y tras 19 años de la estupenda presidencia de Pepe Hurtado, me pareció que no podía negarme, que alguien estaba obligado a darle el relevo. Una vez que tomas conciencia de que vas a hacerlo lo afrontas con mucha ilusión.
Peñalara es una entidad que cuenta con personajes muy importantes; somos casi mil seiscientos socios, con mucha y buena trayectoria de montaña. Es una entidad que está situada estratégicamente en los temas de conservación del Guadarrama, en las carreras por montaña y en todos los restantes deportes de monte. Si lo hacemos bien es posible que juguemos un papel positivo dentro de todos estos temas que son tan decisivos para el futuro de nuestras montañas.
Ha habido también antes elecciones en el Grupo de Alta Montaña y tenemos un nuevo presidente, Luís Guillén, una persona capaz y muy alpinista, que se ha rodeado de un equipo estupendo que creo lo va hacer muy bien. Lo que queremos ahora fundamentalmente es mantener la llama del alpinismo, que no goza en general de su mejor momento, ofrecer todo el respaldo y todo el amparo posible al alpinismo hasta que vengan tiempos mejores, pues la nuestra es una asociación de alpinistas y para el alpinismo y esto lo quiero seguir manteniendo y proclamando.

«En el debate carreras por montaña y medioambiente hay que escuchar a todas las partes y apelar a razones que no aparecen en los estudios ambientales; me refiero a valores y sentimientos»

El alpinismo por tanto preferente, pero también el medioambiente. Por ejemplo, Peñalara tiene una larga historia en un tema que es muy de actualidad: las carreras por montaña y su relación con el medioambiente. Es algo que hay que afrontar con trabajo, estudio, escuchando a todas las partes y apelando a razones que no siempre, más bien casi nunca, aparecen en los estudios ambientales; me refiero a valores y sentimientos. Una asociación como Peñalara que mantiene ahora mismo cinco carreras de gran tradición, tiene que ser referencia en este debate, buscando ámbitos de acuerdo. No es lo mismo que si lo hace una asociación exclusivamente ecologista ni una exclusivamente atlética.

«Peñalara no debe mirar exclusivamente hacia sí misma sino también a todo el colectivo montañero intentando ser realmente un referente»

También tenemos una base documental enorme, que creo no está puesta suficientemente en valor ni al servicio, no sólo de los socios de Peñalara, sino de la comunidad montañera. En este sentido creo que Peñalara no debe mirar exclusivamente hacia sí misma sino también a todo el colectivo montañero, no sólo madrileño, intentando ser realmente un referente. Vamos también a cambiar la página Web, para salir de este ámbito local, y para que muchos aficionados puedan consultar cosas de interés, como meteo y climatología, medio ambiente, montañas, actividades, conferencias, foros…
Vamos a quitar alguna  vocalía con menos demanda como la bicicleta de montaña y vamos a recuperar actividades más estrictamente de montaña como el esquí de fondo. Crearemos también una vocalía de atención al socio que funcionará como eslabón entre los socios y la dirección.
Soy muy partidario del trabajo colaborativo y de las buenas relaciones institucionales y deseamos una Sociedad Peñalara muy abierta. Hacia todo esto caminan nuestras ideas.  Después…ya veremos, esperamos poder hacerlo con alegría y no dejar de salir a la montaña,

Debe dar casi vértigo ser Presidente de Peñalara, un club con tanta historia, y que ha tenido a personajes históricos tan importantes como presidentes…

Todavía no me lo creo mucho, ni lo he pensado así…. Voy a tener una labor institucional seria pero tampoco es para tanto. Respecto a la trascendencia histórica, sin duda es algo que ilusiona, pero no lo he buscado; son las circunstancias las que te ponen en esa encrucijada y si aceptarlo me coloca en nuestra pequeña historia pues bienvenido sea.

«Cada sociedad de montaña, al igual que cada pueblo, tiene una proyección universal y también rasgos particulares»

¿Qué sentido tiene un club de montaña en el año 2014?

Yo creo claramente que lo tiene. Cada sociedad de montaña, al igual que cada pueblo, tiene una proyección universal pero también rasgos particulares. Es como las lenguas, aunque todos queramos hablar inglés para poder entendernos, la forma de expresarse en cada una de las lenguas tiene matices que enriquecen a la humanidad, y lo mismo, salvando mucha distancia, ocurre con las sociedades de montaña. Teógenes Díaz es Peñalara, pero Carlos Suárez también es Peñalara, y la revista, con sus 547 números y cien años de trayectoria, se ha ido forjando desde unas raíces fundacionales con las que nos seguimos identificando, y así aparece, por ejemplo, un personaje como Eduardo Martínez de Pisón que nos sigue regalando su magisterio… Todo ello conforma un marco de expresión y consolidación de un ideario, un punto de encuentro; eso es Peñalara y lo mismo ocurre en mayor o menor medida con otras muchas sociedades.

«Las excursiones en autobús tienen valores y ritmos que yo creo que hay que reivindicar»

Los clubes de montaña nacieron en una época en que eran imprescindibles como punto de encuentro, e incluso para facilitar el transporte en una época en que casi nadie disponía de un vehículo… En la era digital en que la información es muy accesible, todo el mundo tiene su propio vehículo, y vivimos en una sociedad muy individual ¿qué sentido tienen los clubes de montaña?

Reitero lo anterior. Primero como  reconocimiento a lo inmaterial, aunque no sea ni lo único ni suficiente. En concreto: porque a los socios les apetezca ser de Peñalara por identificación con el espíritu que representa. Y además de lo espiritual y lo sentimental porque ofrezca servicios, de modo que los socios puedan realizar actividades con gente afín, organizados, por ejemplo, con un grupo excursionista para los que quieren caminar tranquilos pero con más “ilustración”; un grupo de montaña para los más montañeros; otro de alta montaña para el alpinista de más aspiraciones; una escuela de montaña profesional con enseñanzas muy valoradas; una revista como órgano de expresión en la que se puede escribir; una biblioteca y todo un conjunto de información a su disposición, actividades con los hijos pequeños, travesías de esquí organizadas…
Respecto al medio de transporte. En una sociedad en la que todo el mundo tiene su propio vehículo, tenemos idea de recuperar parcialmente el viaje en autobús. Este tipo de excursiones tienen valores y ritmos que yo creo que hay que reivindicar, porque sabemos quiénes vamos, se explican y comentan los lugares que recorremos y se les otorga contenido. Además se ahorra y es más sostenible. No hay que desestimarlo ni pensar que son cosas del pasado. Mi experiencia de bastantes años con la Sociedad Geográfica Española, a la que pertenezco y he acompañado y orientado en muchas actividades, siempre en autobús, me lo confirma,
Ahora toca, además, seguir manteniendo y buscando nuevas ofertas y servicios complementarios para el socio por ejemplo en el comercio especializado, en servicios médicos y de mantenimiento deportivo…

«Como reconocimiento a la histórica labor en pos del Parque Nacional del Guadarrama a Peñalara se le ha concedido un puesto en el Patronato, lo que es un reto importante»

A veces parece que hay cierto solapamiento o incluso competitividad entre clubes, federaciones territoriales e incluso la propia Federación Española…

No tendría por qué. Una federación tiene un carácter más oficial; ha de mirar por el desarrollo de nuestro deporte a un nivel más de números y de promoción, de montañismo como estricto deporte. No tiene por qué solaparse; nosotros tenemos una escuela de montaña con unos profesionales titulados, grupos de alta montaña y una personalidad concreta y propia porque cada club tiene la suya. Cada uno ofrece unas cosas y no tienen que entrar en competencia los fines de unos y de otros. Creo en la colaboración y en la cooperación. Peñalara aporta casi seiscientos federados por lo que los objetivos pueden y deben ser comunes: una mejor presencia de la montaña en la sociedad y mayor facilidad para llevar adelante nuestra actividad.
Otro asunto es el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama. Como reconocimiento a la histórica labor en pos del Parque de la Real Sociedad de Alpinismo Peñalara se le ha concedido un puesto en el Patronato, lo que es un reto importante, pues tenemos un perfil diferente y complementario a los otros miembros de dicho Patronato y por ello opiniones que pueden ser enriquecedoras para este espacio natural.

«El carácter simbólico y emblemático de las montañas y de los valores que una parte de los montañeros, científicos e intelectuales las otorga hacen que las competiciones masivas o no caben o lo hacen muy forzadamente»

¿Qué opinión tienes del debate generado entre carreras por montaña y conservación medioambiental?

El próximo día 24 de abril, dentro de las actividades previas al Gran Trail de Peñalara vamos a tener una mesa redonda sobre este asunto en nuestra sede que me toca moderar. Todos deseamos unos argumentos, unas razones científicas incuestionables que lo resuelvan; el problema es que hay un momento en el que la ciencia no ofrece más que verdades aproximadas, muy sometidas a variables múltiples y complejas. Cuando mides la capacidad de carga de un camino y cuál es la compactación de las arenas o otros sustratos, o cuáles son los elementos en riesgo de la biosfera, las cosas dejan de ser tan fáciles. Las mediciones y estudios de impacto ambiental se llevan a grandes proyectos, para vías férreas, presas, etc.. pero en este tipo de eventos los efectos muchas veces son más sutiles, más complicados…; además lo cierto es que en la mayoría de los casos ni se está ni planteando la evaluación rigurosa de su impacto, aunque no sea exacta, por lo que en verdad no sabemos si podemos hacer una carrera de doscientos corredores o de mil, adoptándose, en general, medidas de precaución o limitaciones de participantes basadas en otras razones. Pero por otro lado está, y eso es un tema mucho más importante de lo que la mayoría cree, el carácter simbólico y emblemático de las montañas y de los valores que una parte de los montañeros, científicos e intelectuales las otorga, donde las competiciones masivas o no caben o lo hacen muy forzadamente. Es importante respetar el derecho a la tranquilidad y a la vivencia de la naturaleza en paz, al menos tanto como al esfuerzo atlético en grupo; hay por ello que buscar acuerdos pero con el conocimiento cabal de lo que hacen y sienten todos los implicados.


 

¿Hasta qué punto crees que tienen sentido varios clubes en Madrid?

Es una expresión de libertad de gente que se encuentra con sus amigos y tienen ganas de realizar un proyecto. Hay ejemplos de nuevos clubes que son muy interesantes y están dando riqueza conceptual y oportunidades a los montañeros. No veo razón para estar en contra.

«Peñalara está abierta a cualquier persona que se interese por el mundo de las montañas»

¿Es Peñalara un club elitista?

No lo creo en absoluto. Dentro de la Sociedad hay gentes de todo tipo. Esta idea, de existir, es un tópico sin fundamento. Peñalara está abierta a cualquier persona que se interese por el mundo de las montañas.

En estos momentos parece que es la competición el eje en torno al cual giran la mayor parte de las actividades de las federaciones y los clubes de montaña.

Nosotros no lo estamos propiciando especialmente. Peñalara no tiene por ejemplo equipo oficial de esquí de montaña; compite mucha gente pero lo hacen por libre; no es una línea preferente ni estratégica en nuestra Sociedad. Hay trofeos dentro de nuestro club para reconocer y alentar la actividad deportiva pero no se compite uno contra otro…

¿Alguien a quien admires especialmente de los personajes históricos de Peñalara?

Siempre se habla de Teógenes  Díaz  o de Ángel Tresaco, pero por ejemplo Baldomero Sol o Florencio Fuentes, en la época de la posguerra, fueron alpinistas muy importantes. Yo destacaría a los que se conocen un poco menos por el gran público, los que quedaron  en segunda línea pero que han dado enorme calidad y desarrollo al alpinismo y al asociacionismo de Peñalara, como por ejemplo Antonio Moreno en lo deportivo o a Díaz Duque en la montaña social y cultural.

¿Quiénes van a formar parte de tu equipo?

El vicepresidente va a ser Carlos Muñoz Repiso, antiguo presidente, que lleva años dirigiendo la revista que ahora vamos a encomendar a  Ángel Pablo Corral. El Secretario General es José Luís Aberturas. Luís Guillén es el nuevo presidente del GAM; Horacio Márquez va a ser vicepresidente deportivo, Miguel Puertas con quien he compartido muchas montañas y carreras de esquí, va a llevar la renovación informática y de sistemas. Marina Fernández, una buena y joven alpinista, se encargará de la economía junto con Javier Garrido, mi compañero en la cima del G-II… Luego están Miguel Tébar en biblioteca y documentación; Enrique Hidalgo en actividades culturales; Miguel A. Arias en la sección de excursiones; GonzaloValle  en la infantil; Jesús Vázquez en esquí de montaña; Felipe Rodríguez, el responsable del Gran Trail, en carreras de montaña; Francisco Martínez en esquí de fondo; Gloria Minguito en grupo de montaña, Emilio Lapeña en los temas de medioambiente y ciencias de montaña y, por último, Nacho Gonzalo para atender las demandas de los socios peñalaros.

En lo que sí han perdido sentido los clubes de montaña es en la gestión y “posesión” de refugios de montaña…
Solamente nos quedan dos refugios. Ambos están arrendados pues de no hacerlo así, dado el mínimo uso que les dábamos, estos edificios son imposibles de mantener para una Sociedad como la nuestra. Está el albergue del Puerto de Navacerrada, donde los socios tenemos nuestro sitio con condiciones, pero que está abierto al público y  el refugio Giner de los Ríos en La Pedriza que también está arrendado y abierto por tanto a todos los montañeros en las condiciones que determina su arrendador, por cierto un socio y buen alpinista de Peñalara.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.