EXPLORANDO

¿La montaña y los niños son compatibles? Te contamos todos sus secretos…

¿La montaña y los niños son compatibles? Casi todo en esta vida es compatible si existen voluntad y ganas de alcanzar un objetivo… Jekaterina Nikitina y Víctor Riverola nos contarán todos sus secretos y experiencia en el manual Montañismo con niños, en el que aprenderemos cómo ir a la montaña en familia sin morir en el intento.

Autor: | 18 comentarios | Compartir:
Montañismo con niños.Cómo ir a la montaña en familia
Montañismo con niños.Cómo ir a la montaña en familia

¿La montaña y los niños son compatibles? Casi todo en esta vida es compatible si existen voluntad y ganas de alcanzar un objetivo. A muchas familias seguro que les han preguntado varias veces aquello de «vosotros, ¿dónde vais de vacaciones, a la montaña o la playa?» o «¿qué hacéis con los niños durante el verano?».

Es evidente que la playa y el mar tienen sus ventajas a la hora de planificar unas vacaciones y muchos niños y niñas disfrutan como locos bañándose y jugando en la arena.

Pero si tenemos muy claro que lo nuestro es la montaña, lo llevamos en el corazón desde hace años y es nuestro deseo fomentar el amor, el respeto y la pasión por la misma en los más pequeños, la lectura de Montañismo con niños, sin duda, nos será de gran ayuda.

La presentación del libro será el miércoles 18 de abril a las 19 horas en la Librería Desnivel, C/Plaza Matute 6 – 28012 Madrid. Metro: Antón Martín

Prólogo de John Harlin para el Manual de montañismo

¿EL RECUERDO FAVORITO DE MI INFANCIA? 

Fácil: todo el verano de 1963, cuando tenía siete años de edad.

Aquel verano vivimos en una tienda de campaña en Chamonix. Cada día, mi hermana menor y yo explorábamos el bosque cercano a nuestro cam- pamento. Recuerdo que saltábamos de roca en roca a través de ruidosos to- rrentes, trepábamos a los árboles y salíamos de excursión… La mejor semana de todo el verano la vivimos cuando mi padre necesitaba nuevas provisiones para intentar una nueva vía de escalada en la cara Sur de la Fou. Cargamos nues- tras mochilas con queso y baguettes y subimos desde el fondo del valle hasta el refugio que su equipo estaba utilizando como campo base para la escalada. Du- rante las paradas que realizábamos por el camino, mi hermana y yo dejábamos nuestras mochilas y jugábamos a correr con los brazos extendidos como si fue- ran alas, pensando que íbamos a volar. Nos atamos bien los crampones a nuestras botas en el glaciar de la Mer de Glace. Recuerdo perfectamente el crujido del hielo bajo mis pies,el vértigo al mi- rar fijamente dentro de las grietas profundas y el rumor de un misterioso río in- visible que fluía por debajo. Todo aquello era fascinante, me encantó. Para mí, la vida en la montaña era el cielo en la tierra, y hoy día lo sigue siendo. Me siento muy feliz al pensar que la mejor parte de mi infancia transcurrió en las monta- ñas, y creo que el mejor momento o lo mejor de ser un adulto es cuando me sien- to como un niño otra vez.

Actualmente tengo una hija adolescente. Cuando Siena tenía solo tres me- ses de edad, mi esposa y yo nos la llevamos de camping a la nieve en un viaje inolvidable. Desde entonces ella ha acampado en las playas de México, ha dor- mido en refugios en los Alpes y ha subido a una montaña en Alaska.Todas fue- ron experiencias muy importantes para ella. Sin embargo, el senderismo, el al- pinismo y la escalada puede que nunca se conviertan en su pasión tal y como me ha sucedido a mí. Eso está bien, ella es una persona increíble, con un alma profunda y un buen corazón, y le encanta la naturaleza. Eso es lo que importa.

La gran lección que aprendemos al ser padres es que nuestros hijos se con- viertan en las personas que ellos quieran ser, en su propia persona, no importa lo que hagas, solo importa lo que ellos logren hacer. Este es su trabajo. Nuestro trabajo como padres es abrir algunas puertas que nosotros creemos que son significativas, importantes. Para mí, la puerta más importante de todas es la que conduce hacia el exterior, hacia las montañas. Siempre estaré agradecido a mis padres por abrírmela.

Amigo lector, si estas leyendo estas líneas, puede que seas un padre joven lleno de esperanza, que sueña con ver crecer a su hijo con la esperanza de po- der transmitirle el mismo amor por la naturaleza que tú sientes. Aquí tienes mi consejo: abre la puerta y empieza a caminar. ¿Necesitas unos cuantos consejos más? Sigue leyendo a continuación.VíctorRiverola y Jekaterina Nikitina tienen un montón de buenas ideas. Seguid su ejemplo y vuestros hijos tendrán mon- tañas de diversión para el resto de sus vidas.


 
John Harlin III

 

 


 
Lecturas relacionadas
Comentarios
18 comentarios
  1. Me parece muy raro y me alarma, que algunos lectores o seguidores de Desnivel vean como algo raro hacer montaña en familia o con niños. Yo pregunto ¿es un pecado ir de viaje a la montaña con los hijos?. ¿Si nos gusta la montaña, porque no podemos transmitirles el amor y el respeto por el monte que nuestros padres nos transmitieron a nosotros?. No me gustan algunos comentarios que se están vertiendo en esta noticia, ¿acaso los niños no se lo pasan bomba de colonias o de campamentos?

  2. Mañana me pasaré por la librería Desnivel, tengo ganas de ver que nos cuentan porque desde hace años nosotros una vez al año hacemos montaña con los críos en los Alpes y la verdad es que se lo pasan muy bien. También les gusta el mar, y es que no creo que tenga nada de incompatible una cosa con la otra. Nuestra hija mayor (tiene 13 años) está entusiasmada con la escalada y hace unos meses decidimos llevarla a escalar con varios amigos profesionales y no veáis como disfruta.

  3. En el libro dejamos muy claro que hay niños que disfrutan mucho mas en la playa que en la montaña, y no pasa absolutamente nada. No creo que tengamos que enfocar el tema para hablar de egoísmo o peligrosidad, solo pensamos que hay familias que, de un modo natural, se llevan de vez en cuando a sus hijos al monte y disfrutan todos en familia. También están los clubes y las entidades, que son escuelas de montaña fantásticas. ¿Que pensáis de apuntar a un niño a un club o a una agrupación escolta?

  4. .. con sus amigos. Siempre he pensado que muchos niños pasan demasiado tiempo con sus padre y poco con otros niños. Y no voy hablar de esos padres que suben a niños de 5 años a montañas o barrancos que no deberian subir ni bajar por que eso si que es egoismo. Vamos que es un tema que da para mucho y decir que alguien que deja a un niño con su abuela es egoista creo que es juzgar muy alegremente. Un saludo Ramon … es mi punto de vista.

  5. Hola Ramon, el que me vaya a escalar con mis compañeros nada tiene que ver con el no pasar el suficiente tiempo de mi vida con mis hijos o ser mejor o peor padre. De todos modos tambien «los aparco» como tu dices cuando voy a trabajar. ¿te has preguntado que a muchos niños no les gusta la montaña? a mi hijo le gusta el mar y no quiere saber nada de montaña salvo contadas ocasiones que me lo pide y se lo doy. Ademas la abuela no es ningún ogro es una persona con la disfruta disfruta al igual q ..

  6. ¿Pero que comentarios son estos?, ¿tanto cuesta poner: que bien, un libro para hacer montaña con niños, escrito por gente que domina y con la colaboración de profesionales como la copa de un pino?. Ahora resultará que John Harlin, Riverola y muchos mas están todos locos ¿no?. ¿Tan acabados estamos?, ¿tanto miedo tenemos?…Vaya mierda de sociedad, siempre con miedo, quejándose por todo, con mala leche, aburridos. Hoy en día miles de familias van a la montaña con los niños y me parece genial.

  7. ¿Y por eso ya no haremos montaña con los niños?. Es el miedo que quieren infundirnos en la actualidad. Antes, hacías lo que querías de viaje, disfrutando como locos todos juntos. Conozco a guías y a alpinistas que lo hacen sin problemas y les importa un pimiento lo que puedan decir los demás. Antes los niños jugaban en la calle, se pegaban unos tortazos de aúpa y no pasaba nada. Yo mismo hacia el cabra a tope y era muy feliz, y lo sigo siendo. En Austria, Escandinavia o Suiza lo tienen muy claro

  8. Es muy bucólico llevarte a un niño de tres semanas a dormir a la nieve, pero luego si pasa cualquier cosa los programas de corazón, los telediarios, el defensor del menor, la consejería de asuntos sociales y hasta el padre de Domingo Ortega va a por ti para quitarte la custodia.

  9. ¿En modo irónico supongo? porque el comentario de la abuela me parece de un egoísta que tira de espaldas. ¿Entonces, para que tenemos hijos, para aparcarlos, para quedar bien?. Es una pasada hacer montaña con los niños, verles crecer en la montaña, con felicidad…Espero poder ir el miércoles a la presentación, y si puedo me llevaré a los niños (que por desgracia no tienen abuela desde hace años).

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias