PRIMERA BIOGRAFÍA

Grandes del alpinismo madrileño arropan a Carlos Soria en la presentación de su biografía

Un arco de personajes alrededor de tres sillas: la de Carlos Soria, el protagonista. La de Darío Rodríguez, que ha plasmado su vida en el papel. Y la de Pedro Nicolás, director de un coro de amigos con mucho que contar. Así fue la presentación de la biografía Carlos Soria. Alpinista.

Familia y amigos en la presentación de la biografía Carlos Soria. Alpinista en Madrid. Diciembre 2016.  (Ángel Pablo Corral)
Familia y amigos en la presentación de la biografía Carlos Soria. Alpinista en Madrid.
Ana Torres | No hay comentarios |

“Si miro a mi alrededor veo todas las montañas: los Alpes, Gredos, el Himalaya…”. Alrededor no era el monte, sino un escenario en el Centro Cultural Casa del Reloj de Madrid, y las montañas tampoco eran tales. En realidad, Eduardo Martínez de Pisón se refería a las caras: la de Cristina Gómez, Antonio Riaño, Carlos Muñoz-Repiso, Pepe Hurtado, Sito Carcavilla y tantas otras, más de veinte, que el martes arroparon a Carlos Soria en la presentación de su biografía. Todos rostros amigos al descubierto que, seguramente, cuando más han disfrutado juntos ha sido envueltos en gorros, cascos y capuchas camino de las cumbres.

“Carlos representa la unión de todas las montañas”, seguía su amigo Eduardo. Él es el nexo entre cimas cercanas y lejanas; la pieza que vincula expediciones al viejo modo y los viajes modernos. La constante en proyectos que una vez se hicieron, que acaban de cerrarse y que todavía están por empezar.

“La edad de Carlos no es ningún secreto”, bromeaba Pedro Nicolás, maestro de la ceremonia, y ese dato es el asunto central de esta historia: los 77 años de Carlos dan para escribir una biografía de las reales (“Las librerías están llenas de biografías de personajes de 40 años”, constataba Darío Rodríguez, autor del libro), pero lo excepcional del personaje es que todavía juega con la expectación de lo que está por llegar. A una edad en la que el imaginario popular evoca una jubilación tranquila, él pelea para ascender las dos montañas que le faltan para completar los Catorce ochomiles.

«Me encantaría ir a tu boda pero en mayo estoy de expedición»

La presentación de Carlos Soria. Alpinista fue, sin embargo, una gran reunión de compañeros donde las batallitas y las risas que siempre provocan los recuerdos fueron el eje de la presentación. «Con todos estos amigos he estado atado a la misma cuerda muchas veces», decía él, y su amigo Riaño matizaba: “Carlos ha creado una cuerda invisible con todos los que estamos aquí y de vez en cuando da un tironcito para decir ‘¿cómo estás, camarada?”. Los tirones del martes fueron cortos; todos estaban cerca unidos por el micrófono.

Tomaron la palabra, por ejemplo, tres de las hijas de Carlos para dibujar con tino la figura de su padre: “Ir a la montaña con él era como salir de gira con los Rolling Stones. Con toda la gente que hay aquí sentada, imaginad hacer cada fin de semana algo con alguno de ellos”, contaba Sonsoles, la mayor, y establecía el primer pilar: la pasión contagiosa. Añadía luego Cristina: “Nuestra casa era muy alegre. Se organizaban cenas a las que venían muchos amigos y se ponían diapositivas de montaña”. Segundo pilar: la pasión compartida. Cerraba Patricia con la anécdota más divertida, la de la pasión por encima de (casi) todas las cosas: «Me encantaría ir a tu boda pero en mayo estoy de expedición» le dijo su padre cuando le anunció su boda. Y al final se tuvo que casar en marzo.

Salvador Rivas también destacó la época de alpinismo familiar en su intervención y dijo que la recordaba “como una de las más excepcionales de su vida”. El capítulo quinto del libro, Alpinismo en familia, da cuenta de las estrategias que puso en marcha Carlos Soria para alcanzar la tan ansiada conciliación de la que ahora se habla… montañera, en su caso.

Vinieron después constataciones y alabanzas: “Su principal virtud es la sinceridad, ni exagerado ni mentiroso, Carlos más bien peca de exceso de austeridad en la narración”, decía Carlos Muñoz-Repiso. «Solo si se es un sabio como él puedes volver de tantas expediciones sin romperte física y espiritualmente», apuntaba Luis Bernardo Durand. Salvador GarcíaAtance hablaba de su enfoque extremadamente competitivo y preciso a la hora de usar el oxígeno adicional. Contaba que la línea más o menos aceptada por todos suele diferenciar si se ha usado o no, si importar la cantidad, algo que a Carlos le trae de cabeza. “Solo una botella”, “solo a la bajada”, matices que comparte con su amigo cada vez que vuelve de expedición.

En la presentación sonaron las voces que orbitan alrededor de Carlos

Otros compañeros destacaban su inteligencia fina y crítica y llamaban espejo a la montaña, allí donde se reflejan las cosas. “Es un gran alpinista porque es una gran persona”, era el diagnóstico de su viejo compañero Eduardo Martínez de Pisón. Sito Carcavilla, de la hornada de los nuevos, hablaba en la misma línea: “Carlos es un gran lector de montaña. Es el que más instinto tiene para leer las condiciones, para saber en qué momento subir y bajar”. Carlos Martínez, el médico que le ha acompañado en las últimas expediciones, reconocía: “Al principio me intimidaba mucho tener que dar ejemplo en ciertas cosas cuando el que está delante de ti sabe más que tú de todo”.

Voces. En la presentación sonaron las voces que orbitan alrededor de Carlos. En su vida real y en las historias plasmadas en el libro en forma de entrevista. Su biografía tiene tres niveles. El relato del protagonista en primera persona; los textos de Darío Rodríguez para contextualizar las escaladas, la época y los personajes y, por último, los matices que aportan quienes forman su círculo.

Las 500 páginas del volumen son también un paseo por la historia reciente del alpinismo español que puede leerse y verse, pues la colección de fotos que incluye la biografía descubre (o trae a la memoria, según cada cual) ropas y materiales que hoy ya no se ven. Reunir el material ha sido un trabajo tan costoso como una cima maldita: “La agenda de Carlos no tiene huecos y la del escritor del libro tampoco”, bromeaba Pedro Nicolás. “He hablado muchos años de mi libro —confesaba Carlos—, pero hablaba de él como si fuese un objeto, una silla. Hace unos días se presentó Darío en mi casa con Alex Huber y me dijo que me habían traído un regalo. Entonces me di cuenta, fui consciente de lo que de verdad implicaba, me emocioné”.

«La enorme inteligencia de Carlos le ha conducido a una estrategia de adaptación, comprensión y renovación»

“La de Carlos es una historia única, no hay nadie en el mundo que esté haciendo lo que hace él. Transmite claves para la vida, es un ejemplo para todos sobre cómo afrontar la vejez”. Esta es la visión de Darío Rodríguez, compartida con Pedro Nicolás. En un bonito pasaje del prólogo lo expresa así: “La vejez es un proceso en el que abdicas de esperanzas e ilusiones y aceptas renuncias a algunos de los rasgos que más reconocías y gustabas de ti mismo. Esto apenas ha ocurrido en el caso de Carlos pues su enorme inteligencia le ha conducido a una estrategia de adaptación, comprensión y renovación que le mantiene en condiciones propias de quienes tienen muchos años menos”.

Los círculos de amigos, especialmente cuando los lazos nacieron hace mucho, tienen una ley casi sagrada, la que dice que en medio de la alabanzas y los reconocimientos vuelan también las puyas dichas desde la confianza. “Todos dicen que soy cascarrabias y que tengo mala leche”, se quejaba Carlos mientras a los demás se les escapaba una sonrisa. “No es verdad, pero si todos lo dicen, ¡prometo ser mejor!”.

 

* Desnivel agradece al Centro Cultural Casa del Reloj de Madrid toda su colaboración y apoyo. 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.