COOPERACIÓN EN PAKISTÁN

Éxito del proyecto ‘Climbing for a reason’ en el Valle de Shigar

La organización completa la iniciativa de Juan Pablo Mohr de llevar la escalada al pueblo pakistaní para que sus mujeres y niñas tengan nuevas oportunidades. El proyecto contó con la colaboración de Tamara Lunger.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Semanas atrás nos hicimos eco del proyecto ‘Climbing for a Reason’ que, nacido de la voluntad de Juan Pablo Mohr, iba a echar a andar en Pakistán. Durante este verano, esta organización sin ánimo de lucro ha dado eco al legado del himalayista chileno y ha trabajado en el pueblo de Daskoor (Valle de Shigar).

La comunidad local ha recogido el testigo de manos de Tamara Lunger, que se ha involucrado en la iniciativa, y ha comenzado a desarrollar con pasión la nueva actividad. Cuentan ya con un sector de escalada deportiva en roca, así como con un rocódromo para perfeccionar su técnica.

Lucho Birkner, impulsor del proyecto junto con Juan Pablo Mohr y Mateo Barrenengoa, resume a continuación la experiencia en Pakistán y recuerda que todavía es posible seguir colaborando a través de la campaña de crowdfunding.

El 5 de febrero fue el último día que supimos de Juan Pablo Mohr y fue exactamente ese mismo día cuando supimos que, apenas llegara el verano, estaríamos allí para cumplir uno de sus últimos sueños: Climbing for a Reason en Pakistán.

Juan Pablo Mohr, al comenzar su viaje al K2 invernal, caminaba por los pueblos de camino al campo base buscando algo más que una cumbre; buscaba sin parar un pueblo con rocas y una comunidad que estuviera dispuesta y abierta a recibir una nueva herramienta de vida para sus niños: la escalada.


 

Que JP no haya vuelto físicamente de la montaña no es excusa para no realizar espiritualmente el proyecto que tenía en mente con sus amigos chilenos Lucho Birkner y con Mateo Barrenengoa, que ya planificaban juntos desde el campo base, con la ayuda del pakistaní Ali Sadpara y la italiana Tamara Lunger. Ella se uniría a este homenaje y legado posteriormente, tras ser la única en descender de la montaña con vida.

Así fue como un equipo, conformado también por Waffa Ammer, Fede Scheuch, Nicolás Díaz, Agustín de la Cerda, el fotógrafo José Cheyre y el documentalista y cineasta Mateo Barrenengoa, emprendió viaje hacia el pueblo de Daskoor, en el Valle de Shigar (Pakistán).

La misión era clara: convertir a mujeres musulmanas en escaladores de sus propias rocas. Tener la oportunidad de entregar una herramienta como esta a niñas que prácticamente viven en una cultura donde la mujer tiene prohibido o limitado el realizar un sinfín de actividades, nos dio la fuerza para darlo todo.

Así fue como se lograron ciertos objetivos:

En lo técnico
-19 nuevas rutas de escalada deportiva y la creación del primer sector de la región (Ammacha-Khari Dong).
-1 muro artificial reclinable con 500 agarres y volúmenes.
Talleres de seguridad (niñas que ya saben puntear una ruta, hacer sus nudos y escalar de manera segura).
Equipo básico y técnico donado para los próximos 7 años.
-En proceso, la creación del primer club de escalada deportiva del Valle de Shigar.

En lo emocional
-Una comunidad de mujeres unidas a través de la escalada.
-Una familia local decidida a darlo todo para que la escalada en su pueblo sea la nueva herramienta de vida y oportunidades de las niñas.
-Un pueblo que comienza a ver sus rocas desde otro punto de vista y le da un giro de 180 grados al cuidado de su entorno natural.
-Una familia (JP Mohr) que, presente en el desarrollo del proyecto, va cerrando ciclos y dando espacio al amor en sus corazones al ver que los sueños de su hijo/hermano, no mueren con él.

En conclusión, un sueño cumplido… tanto para nosotros como para una comunidad de mujeres que pedían a gritos nuevas oportunidades para avanzar.

Ver a estas niñas escalar por primera vez en sus vidas, verlas jugar entre ellas en el jardín en su nuevo muro de escalada y en sus propias rocas y verlas sentir que le estaban dando un puñetazo a una historia de mujeres reprimidas, no tiene precio.

Verlas salir todas las mañanas a esperar a que llegáramos para realizar los talleres o por ningún motivo querer dejar de ir a escalar en roca en las tardes, es algo que nunca podremos sacar de nuestros corazones…. La escalada no les gustó, ¡les encantó!

Es realmente increíble cuando escuchas a una madre de ellas decir: “Esperamos toda la vida una oportunidad como esta, en que nuestras pequeñas tengan la posibilidad de crecer y ser libres en algo que les apasione, que puedan tener aspiraciones; es algo que presenta un nuevo precedente para nuestras niñas. Después del nacimiento de una bebé, la mujer en Pakistán tiene dos opciones: se hace miserable ella misma o entre todas la hacemos fuerte; gracias Climbing for a Reason por empoderar a nuestras mujeres y darles una herramienta en la cual creer y crecer“.

Nos hace sentir que la causa del objetivo era la correcta. Como organización hemos visto una vez más cómo la escalada es un agente de cambio gigantesco para niños que viven situaciones de vida muchas veces precarias en oportunidades, y necesitan simplemente un pequeño aporte de nuestra parte para darle un giro gigantesco a sus vidas. 

Recordemos que Climbing for a Reason  es una organización sin fines de lucro que al menos una vez al año viaja a distintos destinos del mundo con el fin de convertir gente local en escaladores de sus propias rocas.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.