HISTORIAS DE LA HISTORIA

El récord de mayor altura escalada que terminó con el primer Everest

Durante un siglo, estuvo vigente la competencia por haber alcanzado la altitud máxima por un ser humano. El 29 de mayo de 1953, el récord quedó obsoleto al ascender Edmund Hillary y Tenzing Norgay los 8.848 metros del pico más alto.

Autor: | 2 comentarios | Compartir:
Vertiente norte del Everest
Vertiente norte del Everest   ©Adventures Global

El 29 de mayo se cumple el aniversario de la primera ascensión al Everest, culminada por Edmund Hillary y Tenzing Norgay en 1953, formando parte de la enésima expedición británica que lo intentaba. El histórico logro ocupó también, desde ese momento y para siempre, el primer puesto en los récords de mayor altura jamás alcanzada por un ser humano y de montaña más alta escalada. A partir de entonces, se podría hacer sin oxígeno, en solitario o con un estilo más limpio, ligero o expuesto, pero nadie iba a poder llegar más arriba nunca más.

Antes de ese 29 de mayo de 1953, pasaron cien años en que los montañeros tiraron de sentido de exploración para ir ganando metros de altura en sucesivas escaladas. Y es que, para empezar, el registro del récord comienza en la década de 1850 porque fue entonces cuando se comenzaron a escalar altitudes superiores a las que habían ascendido las tribus precolombinas en los Andes: está documentado un sacrificio inca que legó a la posteridad los cuerpos de tres muchachos en la cima del volcán Llullaillaco (6.739 m), en la Puna de Atacama.

Algunas fuentes apuntan a que los incas también habrían escalado el Aconcagua (6.962 m), aunque no existen evidencias claras de ello más que una momia hallada en un santuario incaico a 5.300 m. Un esqueleto de guanaco fue descubierto en su arista somital –hoy llamada Filo del Guanaco– y algunas hipótesis apuntan a que llegó hasta allí acompañando a un hombre, quizás también de época precolombina.

El Aconcagua del siglo XIX

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el récord de mayor altura escalada se batió pocas veces y tampoco es que se superara con demasiada diferencia el Llullaillaco de los incas. Los hermanos científicos y exploradores alemanes Adolf y Robert Schlagintweit lo lograron en 1855, al alcanzar los 6.785 metros en un intento al Kamet (7.756 m), en el Himalaya de Gharwal, mientras participaban en un estudio topográfico para la agencia Survey of India a las órdenes de Andrew Scott Waugh (quien propuso el nombre de Everest para el Everest).

Tres décadas después, en 1883, el inglés William Graham y los suizos Emil Boss y Ulrich Kaufmann aseguraron haberse quedado a escasos diez metros de la cima del Kabru Norte, cuyos 7.338 m se alzan al sur del Kangchenjunga en la frontera indo-nepalí. Sus logros no fueron aceptados por la comunidad exploradora de la época, que les achacan falta de precisión en sus descripciones. No obstante, los noruegos Carl Wilhelm Rubenson e Ingvald Monrad Aas, que se quedarían a 50 metros de la cima en 1907, afirmaron que sus predecesores habrían llegado a su misma altura.

De todos modos, la historia sitúa todavía al guía suizo Matthias Zurbriggen y su cima del Aconcagua (6.962 m) de 1897 como la cota más alta escalada hasta la conclusión del siglo XIX.

El Chogolisa del Duque de los Abruzzos

Durante los primeros años del siglo XX, antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, se consolidaron los 7.000 metros. Sus pioneros fueron el explorador inglés Tom George Longstaff y sus guías de Courmayeur, Alexis y Henri Brocherel. El terceto estimó haber alcanzado, junto con seis porteadores locales, una altura de entre 7.000 y 7.300 m en un intento de julio de 1905 al Gurla Mandhata (7.694 m), en el Tíbet. Más precisa fue su cumbre del Trisul (7.120 m), en el Himalaya indio, conseguida dos años después, en junio de 1907, por ellos tres y el local Karbir.

Su récord de altura, no obstante, no duró demasiado, puesto que en octubre de ese mismo 1907, llegó el citado intento de los noruegos Carl Wilhelm Rubenson e Ingvald Monrad Aas, que alcanzarían los 7.288 m y se quedarían a 50 metros de la cima en el Kabru Norte.

Aunque, sin lugar a dudas, la gran estrella de la exploración en altura de la época fue el Duque de los Abruzzos. Una de las expediciones al Karakórum que lideró marcó el último récord de altura en una montaña que no fuera el Everest al rozar los 7.500 metros en el Chogolisa (7.668 m).

Los sietemiles altos de los ingleses

Durante el período de entreguerras, la escuela británica dominó las alturas. Por un lado, el récord de mayor altitud escalada se situó en las sucesivas expediciones al Everest de la década de 1920, que lo fueron ampliando a medida que le ganaban terreno a la montaña. Por otro lado, las montañas más altas escaladas también correspondieron a los ingleses de la época.

Después del Pico Lenin (entonces Kaufman) de los alemanes Karl Wien y Eugen Allwein en 1928 y del Jongson Peak del austriaco Erwin Schneider y el alemán Hermann Hoerlin en 1930, llegaron los primeros sietemiles altos de manos de algunos de los más reputados exploradores ingleses. Los primeros en alcanzar una cima por encima de 7.500 m fueron Frank Smythe, Eric Shipton, R.L. Holdsworth y Lewa Sherpa en el Kamet (7.756 m), de 1931.

Y antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Bill Tilman y Noel Odell posaron la ansiada cumbre del Nanda Devi (7.816 m), también en el Himalaya indio.

La carrera de los ochomiles

Hubo que esperar a la década de 1950 para que el mundo sanara un poco las heridas de la Segunda Guerra Mundial y volviera a haber expediciones a las grandes montañas. Precisamente, ese 1950 significó la ascensión del primer ochomil, el Annapurna (8.091 m), a cargo de la expedición francesa de Maurice Herzog y Louis Lachenal.

Ellos no batieron el récord de mayor altura escalada. Ya el 20 de mayo de 1922, George Mallory, Howard Somervell y Edward Norton lo habían trasladado a la cara norte del Everest, donde subieron hasta los 8.170 m sin la ayuda de oxígeno artificial. Durante esa misma expedición, el 23 de mayo, George Finch y Geoffrey Bruce marcarían 8.320 m con oxígeno.

El 4 de junio 1924, de nuevo Edward Norton subió sin oxígeno hasta una altura de 8.570 m. Y tres días después, se produjo la histórica desaparición de George Mallory y Andrew Irvine, de quienes no se sabe a ciencia cierta qué altura llegaron a alcanzar en su intento de cima. Aunque es muy probable que superaran los 8.600 m que marcó la expedición suiza en 1952, con Raymond Lambert y Tenzing Norgay por la cara sur.


 

Finalmente, llegó la definitiva expedición británica de 1953, de nuevo por la cara norte. El 26 de mayo, Tom Bourdillon y Charles Evans llegaron hasta los 8.760 m, donde se tuvieron que dar la vuelta por una avería en su sistema de oxígeno. Tres días después, el neozelandés Edmund Hillary y el nepalí Tenzing Norgay alcanzarían por fin la cumbre.

Mayor altura escalada

  • 6.785 m (1855): Adolf Schlagintweit y Robert Schlagintweit, en el Kamet (7.756 m).
  • –7.328 m (1883): William Graham, Emil Boss y Ulrich Kaufmann, en el Kabru Norte (7.338 m)—
  • 6.962 m (1897): Matthias Zurbriggen, cima del Aconcagua.
  • 7.000 m/7.300 m (1905): Tom George Longstaff, Alexis Brocherel, Henri Brocherel y seis porteadores locales, en el Gurla Mandhata (7.694 m).
  • 7.120 m (12/06/1907): Tom George Longstaff, Alexis Brocherel, Henri Brocherel y Karbir, cima del Trisul.
  • 7.288 m (20/10/1907): Carl Wilhelm Rubenson e Ingvald Monrad Aas, en el Kabru Norte (7.338 m).
  • 7.498 m (1909): Expedición del Duque de los Abruzzos, en el Chogolisa (7.668 m).
  • 8.170 m (20/05/1922): George Mallory, Howard Somervell y Edward Norton, en el Everest (8.848 m), sin oxígeno.
  • 8.320 m (23/05/1922): George Finch y Geoffrey Bruce, en el Everest (8.848 m).
  • 8.570 m (04/06/1924): Edward Norton, en el Everest (8.848 m), sin oxígeno.
  • –8.610 m o más (07/06/1924): George Mallory y Andrew Irvine, en el Everest (8.848 m)–
  • 8.600 m (26/05/1952): Raymond Lambert y Tenzing Norgay, en el Everest (8.848 m).
  • 8.760 m (26/05/1953): Tom Bourdillon y Charles Evans, en el Everest (8.848 m).
  • 8.848 m (29/05/1953): Edmund Hillary y Tenzing Norgay, cima en el Everest.

La montaña más alta escalada

  • Aconcagua (6.962 m), por Matthias Zurbriggen en 1897.
  • Trisul (7.120 m), por Tom George Longstaff, Alexis Brocherel, Henri Brocherel y Karbir el 12/06/1907.
  • Pauhunri (7.128 m), por Alec Kellas y dos sherpas el 14/06/1911.
  • Kaufman (posteriormente Pico Lenin, 7.134 m), por Karl Wien y Eugen Allwein el 15/09/1928.
  • Nepal Peak (7.177 m), por Erwin Schneider el 24/05/1930.
  • Jongsong Peak (7.462 m), por Erwin Schneider y Hermann Hoerlin el 03/06/1930.
  • Kamet (7.756 m), por Frank Smythe, Eric Shipton, R.L. Holdsworth y Lewa Sherpa el 21/06/1931.
  • Nanda Devi (7.816 m), por Bill Tilman y Noel Odell el 29/08/1936.
  • Annapurna (8.091 m), por Maurice Herzog y Louis Lachenal el 03/06/1950.
  • Everest (8.848 m), por Edmund Hillary y Tenzing Norgay el 29/05/1953.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.