Entrevista a Miguel Sancho, autor del libro

«El curioso arte de disfrutar de la escalada» o cómo trascender los obstáculos de nuestra mente

Vivir como quieres vivir, disfrutar de la escalada, apreciar lo que cada sesión de entrenamiento, de roca, de monte, te aporte. Progresar olvidándote de progresar… Miguel nos desvela muchas de las claves de su interesante libro en esta entrevista.

El curioso arte de disfrutar de la escalada
«Escalando, ‘Perlen vor die Säue’ o comúnmente ‘Gelbe Mauer’ es la vía de escalada que más me ha desafiado hasta hoy» Miguel sancho.
| 2 comentarios |

Dejó su trabajo de ingeniero en Australia para buscar un estilo de vida que tuviera más sentido, más salud y más alegría. Aunque no ha sido un camino fácil, hoy por hoy se dedica profesionalmente al entrenamiento de las cualidades psicológicas, físicas y tácticas, a ayudar a la gente a desarrollar su potencial como escaladora, como escalador y de forma paralela intenta ir sembrando estas ideas de cómo superar los obstáculos en la escalada, que es dónde más veía que podía aportar, para que también impregnen otras áreas de la vida de las personas que escalan. 

Lo hace en su podcast Rock&Joy Origen, y con en el reciente libro publicado por Desnivel El curioso arte de disfrutar de la escalada.

Manual El curioso arte de disfrutar de la escalada por Miguel Sancho.

El curioso arte de disfrutar de la escalada

por Miguel Sancho

¿De dónde te surgió el impulso de dedicarte concretamente a esta faceta de la escalada, dejar tu trabajo como ingeniero…? 
Me surge de no querer dedicarme bajo ningún concepto a la construcción y de buscarme un estilo de vida que me resultara más acorde con mis valores y con lo que yo quería para mis problemas de espalda, y ahí me dije, bueno, puedo dedicarme al mundo de la montaña o el senderismo, que va a haber más clientes, pero es que a mí lo que más me apasiona es la escalada. Y esa faceta psicotáctica, o como lo queramos llamar porque hay muchas cosas englobadas, surge de sentarme y ver a las personas que tengo a mi alrededor, de estar en los sectores y ver en qué podía aportar más. 

Ahora estoy muy formado en el ámbito del entrenamiento físico con Pedro Bergua, que es mi socio en un nuevo proyecto, me resulta algo muy apasionante. Pero veía que había una carencia muy grande y no en saber cómo entrenar sino en saber cómo pasártelo bien, en saber cómo sacarle partido, cómo no frustrarte… y como todo esto me lo había currado tantísimo en mi vida personal, pensé que esas herramientas de desarrollo personal, de coaching, se podían trasladar al mundo de la escalada y sería algo maravilloso.

Creo que aquí puedo aportar un montón y además creo que hace falta ese aporte. Y en mi podcast veía que cuando hablaba de estos temas a la gente le llegaba y le servía. 

Y el humor ¿crees que es esencial en ese reflexionar y crecer? 
Esencial no es, podría ser todo mucho más serio, pero te ayuda en el proceso, la vida ya es lo suficientemente seria. Yo me levanto todos los días con dolor de espalda, hay días que no me puedo lavar la cara cuando me levanto porque no tengo movilidad para poder ponerme derecho. Es una putada y tengo que vivir con ello, hay gente que tiene un cáncer y gente que no tiene para comer y para beber, si solo nos centramos en esos aspectos negativos y dejamos que definan todo el discurso, pues vivimos en el sufrimiento, todo el mundo va a encontrar razones para estar incómodo y sufrir. Yo no digo que esté iluminado ni que esté por encima de todo eso, yo me cago en la puta todos los días y muchos días me quejo, aunque sé que no me va a llevar a ninguna parte. Ese humor, ese mirar las cosas desde otro punto de vista, poder reírte de tus historias mentales, de tus discursos y decir «hay que ver» y darte cuenta de que al final esos procesos son parecidos para todos… te ayuda muchísimo.

Y a la hora de escribir un libro tenía muy claro que no quería hacer un manual, que no quería hacer un libro serio. Quería hacer un libro desde un enfoque cercano, fresco, poder charlar de cosas que a priori parecen transcendentales pero que las desvestimos de toda esa pompa y parafernalia, y en eso el humor ayuda un montón. Esencial no, pero creo que es muy muy positivo y que todos podríamos aprender a tener un mejor humor, yo el primero. 

El curioso arte de disfrutar de la escalada_03
Miguel Sancho con un compañero de cordada en la cima Piccola de Lavaredo

Afirmas que la escalada es un marco maravilloso para observar tu mente, ¿a qué te refieres? 
Es muy fácil ponerte en situaciones que objetivamente no son muy arriesgadas o nada arriesgadas para tu integridad física y, sin embargo, la mente las percibe como una amenaza, y en esto estamos solamente hablando de ese miedo a la caída y al abismo… Pero además, como en cualquier otro deporte, si tenemos una relación en la que queremos progresar también nos encontramos con toda una serie de obstáculos, psicológicos y tácticos, que tienen su respuesta en tu relación contigo mismo y en tu autodiálogo. Y esto no es específico de la escalada, pero quizá en la escalada te lo encuentras más porque a la intensidad física se le une el estrés psicológico, y por eso es un marco maravilloso, porque es difícil. Porque al poner de manifiesto toda esa mezcla de emociones y pensamientos, nos da un campo de juego magnífico para el que quiere ahondar un poquito más en ese crecimiento personal. En mi experiencia el crecimiento no surge cuando todo va bien; cuando todo va bien te dedicas, si puedes, a disfrutarlo y si no, a preocuparte por mierdas, pero cuando hay cosas que molestan, que pican, que duelen, es cuando nos planteamos toda esta serie de cuestiones y la escalada molesta, pica y duele en muchas ocasiones.

Y esto de que esto del factor mental en la escalada es enorme y que va más allá del miedo a la caída… 
Por supuesto, es que le llamamos factor mental porque le hemos puesto esta etiqueta por no decir que hay 200 factores que influyen en el rendimiento en la escalada  y cada uno pesará lo que pese para cada persona de forma independiente, y esto es una cuestión bastante compleja. 

Pero todo lo que no tenía que ver con dominadas, tracciones, suspensiones o mueve el cuerpo p’acá o p’allá pues lo llamaban factor mental.

En esto el miedo a la caída es un aspecto importante para mucha gente, para otros no, la relación con la dificultad, la motivación, la atención, el propio aprendizaje… Hay tantísimas cosas en las que se puede mejorar ahí que quedarnos con que el factor mental es escalar, con más o menos miedo, pues es una simplificación que le quita mucho matiz a todo. Hay muchísimas más cosas y explorándolas te puedes encontrar con un mundo apasionante en el que no solo mejorar en tu escalada sino en tu relación contigo mism@.

Manual El curioso arte de disfrutar de la escalada por Miguel Sancho.

El curioso arte de disfrutar de la escalada

por Miguel Sancho

En tu podcast, y también en El curioso arte de disfrutar de la escalada, analizas muchos de los patrones de comportamiento que tenemos integrados como parte de la cultura escaladora, ¿cómo te dio por ahí? 
Por curiosidad y por hacer el ejercicio de ver cómo podía aportar más. En ese ejercicio me empecé a preguntar por qué estamos frustrados, por qué esos gritos en el sector cuando nos caemos, por qué ese tío se va de un sector de puta madre enfurruñado a casa, por qué esta chica que en el rocódromo está haciendo unos bloques increíbles luego llega a la roca y no se mete o por qué, si se mete, luego no es capaz de transferirlo… todo esto me lo he preguntado para intentar ser capaz de ayudar a la gente y de ayudarme a mí mismo. Ha surgido por la motivación de realmente dar un servicio de calidad, ya sea como comunicación o como formación. 

Miguel Sancho en una entrevista para su podcast Rock&Joy
Miguel Sancho en una entrevista para su podcast Rock&Joy

Los grandes obstáculos con los que nos encontramos quienes practicamos la escalada, ¿cuáles dirías que son en plan titular? 
Eso es un poco el contenido entero del libro. El primer gran obstáculo del que hablo en el libro es tu mente, tu mente vaga paleolítica, esa que quiere que todo sea rápido, fantástico, indoloro, sin ningún tipo de incomodidad, y nos encontramos con esa disonancia: queremos que todo sea de una forma y la realidad es de otra y nos encontramos con el obstáculo de que es difícil, no solo a nivel mental es difícil a nivel físico y a nivel técnico. La escalada es un deporte que para entender bien qué está pasando requiere mucho más tiempo que en otros, por el contexto, porque no puedes practicar seis horas de escalada al día efectivas, porque la intensidad física es tremenda, practicas una hora de escalada realmente y han sido cuatro horas en el campo, más una de ida más una de vuelta, como poco. Si quieres practicar y practicar pues son días y días y la mayoría tenemos trabajos o estudios o una vida que no nos permite una práctica ideal, como podría ser en otro deporte que tiene un entorno mucho más amable y que te permite ser muy efectivo con tu tiempo, esos son los grandes obstáculos en plan titular. 

Me gusta mucho lo que hablas en El curioso arte de disfrutar de la escalada, de mentalidad resultadista y cortoplacista… ¿A qué te refieres y por qué nos limita tanto en la experiencia de la escalada? 
Esto es el principio del libro. Hago una reflexión sobre los tiempos que corren y nuestra cultura occidental. Hablo de los avances tecnológicos que han ocurrido desde que yo nací que son inmensos. Ahora mismo con un teléfono en la mano somos capaces de resolver problemas que en otro tiempo nos llevarían días o semanas, hablo de que queremos comunicarnos con alguien y plin, queremos hacer una reserva y plin, realizar un viaje y plin, quiero tener el artículo tal y mañana te está llegando a casa, estamos acostumbrados a eso y es una comodidad increíble y nos encanta.  Sin embargo, las cosas importantes de la vida siguen el mismo ritmo de siempre, orgánico. Quieres tener una buena carrera profesional y no es plin, te lleva mucha energía, mucha constancia, mucho tiempo. Quieres tener una buena relación de pareja y eso no llega porque tú te enamores y tengas buen sexo durante unos cuantos meses, requiere una construcción. Quieres progresar en un deporte, sea el que sea y la escalada quizá un poquito más difícil, pues requiere atención, tiempo, constancia, dedicación, paciencia… y todo eso con calidad y con cariño. Y si buscamos el atajo, el llegar rápido y el conseguir el grado de forma fácil, pues en realidad lo que estamos haciendo son evitaciones de precisamente enfrentarnos a esos obstáculos que son los que nos van a hacer crecer, y esto es inherente a todo lo que nos rodea no solo propio de la escalada. Nos limita la experiencia en la escalada y nos limita la experiencia en la vida. 

El curioso arte de disfrutar de la escalada
Miguel Sancho con un compañero de cordada en la cima Piccola de Lavaredo

 «Tú no eres tu rendimiento» ¿Cómo nos desapegamos de eso, de tomarnos el fallo de manera personal? 
Aquí hay varios conceptos diferentes. Lo primero de todo es cómo identificamos, cómo narramos qué es esto del éxito y qué es esto del fallo. En el momento en que tú identificas que para la mejora en la escalada la dificultad es algo inherente y necesario, y que si quieres convertirte en ese escalador o en esa escaladora que quieres ser, tienes que enfrentarte a esa dificultad, entonces enfrentarte a esa dificultad y fallar no lo identificas como un fracaso, sino como una parte del proceso. Hay una parte del proceso que es caerse, que es probar y que es dedicarle tiempo y perseverar, y esto va de nuestras expectativas de rendimiento y va de cómo adecuamos nuestras expectativas y nuestros objetivos a la realidad. Eso por un lado. 

Por otro lado, la identificación con el propio rendimiento, sea mejor o peor, y para esto no hay una vacuna, solo una reflexión. Si estamos muy inmersos en la escalada, muy involucrados, es fácil que nos identifiquemos con ese o esa que hace 7a, 8a o 9a o lo que sea. Sin embargo, si tomamos un poquito de perspectiva con el tiempo de nuestra vida que llevamos, versus el tiempo que llevamos haciendo rendimiento en escalada, la persona que somos, las relaciones personales que tenemos… pues al final ese rendimiento es una parte muy pequeña, incluso si le dedicamos mucho tiempo, pensarlo y verlo de esta forma quizá ayude a desidentificarse con ese rendimiento. 

La idea que suelo decir es «tómatelo en serio pero no te lo tomes de forma personal».

Y ¿qué significa esto?  
Significa haz todo lo que puedas, lo que esté en tu mano; entrena, come bien, elige la táctica, léete el libro, reflexiona sobre todo esto, ve y da tus pegues de la forma más estratégica que puedas, sácale el máximo partido… y luego celebra que has sido capaz de hacer todo esto, no si has sido capaz de llegar a la cadena o no, sino que has puesto todo de tu parte, ese es el objetivo. 

Si haces todo eso, este es un proceso que tarde o temprano converge en que encadenes más, puede que no sea la vía que tú quieras o cuándo tú quieras, pero es inevitable que te lleve a mejorar. 

Si haces todo lo que esté en tu mano, entonces no hay nada más por lo que frustrarte, no te ha salido pues reflexiona sobre lo que te esté faltando en ese proceso. Y ahí está esa despersonalización con el resultado: yo he hecho lo que estaba comprometido a hacer, he venido aquí, he dado la mejor versión que tenía hoy. Y luego cáete y cáete, no dos veces, ni diez veces, cáete hasta que dejes de pensar que caerte es algo raro y desagradable y un fracaso. Cáete hasta que normalices que cuando buscas la dificultad pues la caída está ahí mucho más que el encadene. 

Miguel Sancho autor de El curioso arte de disfrutar de la escalada.
Miguel Sancho autor de El curioso arte de disfrutar de la escalada.

Si realmente cambiamos nuestra narrativa y nuestras creencias frente al rendimiento, y tomamos como éxito esa actitud de enfrentarse a retos complejos, esa mentalidad de querer crecer y querer mejorar, la frustración se va. La frustración es inherente a esta disonancia entre lo que esperamos poder hacer y lo que realmente somos capaces de hacer, esa es la frustración. Primero estoy convencido de que el rendimiento mejora si nuestro único foco no es el rendimiento, es paradójico pero es así, pero esto es lo de menos. Lo de más es que este sábado que vas a ir a escalar con tus amigos o amigas o con tu familia al Sputnik o a Montserrat; pues ya por el mero hecho de ir y estar ahí, dar tu mejor versión, ya lo puedes tildar como un día fantástico puedes tener razones simplemente por eso para celebrar, y si además encadenas, pues qué bien.

¿Qué es para ti un buen día de escalada? 
Pueden ser muchas cosas. Como he dicho un buen día de escalada parte de tener buena compañía, pero también es prestarle buena atención a tu compañía, es tener una buena charla, es haber tenido el tiempo y las ganas de hacerme un buen café por la mañana y un buen termo, es el solecito del invierno pegándote en la espalda cuando hace un día frío. Es estar debajo de una vía con tu colega gesticulando y preguntándote si este movimiento se hacía de una forma o de otra, es esa sensación de ver que en el primer pegue no eras capaz y han pasado unas cuantas horas y lo estás desentrañando incluso piensas que es posible. Es terminar el día y juntarte con la gente y compartir la experiencia, no es más que eso, en realidad es muy sencillo y lo hacemos muy complicado. 

Manual El curioso arte de disfrutar de la escalada por Miguel Sancho.

El curioso arte de disfrutar de la escalada

por Miguel Sancho

Comentarios
2 comentarios
  1. Muy interesante la entrevista en la que se desarrolla una visión humanista del alpinismo muy diferente a la búsqueda de records que tanto está deformando la bella actividad de subir montañas.

  2. Qué buena entrevista. Y no soy escalador, pero pienso que todo lo que dice Miguel se puede aplicar a cualquier deporte, o a la vida en general.


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.