17 de febrero

El Club Montañeros de Aragón celebrará un acto de homenaje a Alberto Martínez Embid

El próximo jueves, 17 de febrero, el club Montañeros de Aragón celebrará un acto de homenaje a Alberto Martínez Embid, el prolífico escritor y pirineísta que falleció el pasado mes de noviembre. El acto tendrá lugar en el aula magna del Museo de Ciencias Naturales de Zaragoza, a las 19 horas. Su amigo, el naturalista Eduardo Viñuales, que formará parte de la mesa que presidirá el acto, ha escrito un emotivo texto en memoria de Alberto que reproducimos a continuación.

Autor: Eduardo Viñuales Cobos. | 1 comentario | Compartir:
In memoriam. Alberto Martínez Embid
In memoriam. Alberto Martínez Embid
LA MONTAÑA DE LIBROS DE ALBERTO MARTÍNEZ EMBID

Desde el año 1997 venía siguiendo con gran atención a Alberto Martínez Embid, primeramente por sus novedosos artículos pirineístas tanto en el Boletín de Montañeros de Aragón como en las páginas de deportes de Heraldo de Aragón. Recuerdo algunos de aquellos primeros textos referentes a los monumentos del Aneto, a los buitres leonados de los Mallos de Riglos o al descubrimiento de los Cañones de Guara ya en el año 1819. Lo suyo eran auténticas crónicas históricas del montañismo, estaban muy bien documentadas y, ciertamente, suponían “un soplo de aire fresco” dentro de la aún escasamente conocida cultura y literatura que rodea a las cumbres de nuestras queridas montañas. Poco después, personalmente le conocí con motivo de un ciclo de conferencias de montaña celebrado en Ibercaja. Alberto era delgado, con gafas, iba muy trajeado y parecía un tipo nervioso, movido, pero bastante amable, simpático y cordial. Le dije que le leía y que admiraba su gran conocimiento sobre el pasado montañero. Y ya fue a partir de ahí cuando empezamos a tener contacto asiduo, tomando café, carteándonos, pasándonos información… y así la vida nos fue uniendo en una amistad urdida por la pasión de las montañas, de su naturaleza grandiosa y por el hondo sentimiento que estos paisajes salvajes producen en el alma de algunas personas.

A cada encuentro Alberto me iba contando sus inicios montaraces en familia por la zona de Panticosa, su temprana ascensión a la cumbre del Aneto con 13 años con los Corazonistas, así como sus primeros pasos de escalada en las paredes de Morata hacia 1978. Poco a poco, año a año, este montañero y escritor había ido subiendo a casi todas las cumbres más altas del Pirineo y ya contaba con cerca de 60 “cuatromiles” coronados con éxito en los Alpes. Pero sería a partir de 1992 cuando él realmente iniciaría una labor callada de leer, aprender, recoger y escribir. Poco o casi nada publicará por aquel entonces, hasta que tiempo después decide ir ya “soltando prenda”, revelando los grandes conocimientos que fue adquiriendo en silencio… Por ejemplo, redactando una novela ambientada en el Mont Blanc que recibiría una mención de honor dentro de un premio de literatura de montaña a nivel nacional.

Alberto en el circo de Gavarnie (E. Viñuales)
Alberto en el circo de Gavarnie (E. Viñuales)

Pero, tal y como era de esperar, Alberto Martínez Embid, aquel chaval inagotable que trasnochaba para escribir y traducir, que buscaba en las librerías de viejo, que estudiaba en las bibliotecas francesas del otro lado de los Pirineos y que subía bastante ligero –como un sarrio- a casi todas las cumbres de más de tres mil metros, por fin debutaría fuerte y alto en el mundo de los libros de montaña. Sería allá por el verano del año 2000, publicando una sugerente monografía con la editorial Desnivel: nada menos que 270 páginas dedicadas únicamente a la Brecha de Rolando, a ese tajo fronterizo tan atractivo, situado entre España y Francia a 2.807 metros de altitud. Ahí Martínez Embid nos habló largo y tendido de toponimia, de leyendas, de contrabando, de los primeros avances en la exploración pirineísta, de noches gélidas de vivacs y tempestades… o de historietas tan curiosas como la excursión de la Duquesa de Berry en 1828, quien tuvo que atravesar estos nevados parajes ataviada con traje de época y bastón de punta de hierro, acompañada de un séquito de unas 50 personas y con algún que otro baúl. Después, con el transcurso de los años tras esta primera publicación exitosa de Alberto, incansable en su afán de saber más, de investigar y de divulgar, ya vendría una cascada literaria con otros muchos títulos de este fecundo autor zaragozano: los hubo dedicados en profundidad al Monte Perdido, al Vignemale, al Aneto, a la crónica pirineísta del valle de Tena… a la romántica figura del conde Russell… o incluso una novela de cuidada ambientación en el macizo Maladeta y el valle de Benasque a finales del siglo XVIII –la cual firmaría con su pareja, Marta Iturralde- y en la que no podían faltar los sarrios, los guías de montaña, los hielos y las nieves, el humor, el amor o las lágrimas derramadas al pie de las cumbres más elevadas del Pirineo. En toda esa factoría editorial no podemos olvidar dos de sus obras, la galardonada de “El monstruo de Artouste” (2005) o “En tierra de lobos” (2008), una visión futurista sobre el cambio climático en la montaña que tuve el honor de prologarle.

Y así, sin descanso, hasta muy recientemente, Alberto Martínez Embid ha ido redactando, paso a paso, hoja a hoja… hasta firmar cerca de 25 libros propios, otros 24 colectivos y unos 1.700 artículos periodísticos, siempre apoyado en miles de datos recogidos, en obras de bibliografía consultadas o en el saber de buenos contactos y amigos… para ir creando una gran labor, un currículum impresionante que le han hecho ser considerado todo un experto en el mundo de la montaña pirenaica, puesto que pocos como él nos han ido legado una montaña como ésta de buenos libros e interesantes escritos.

Alberto Martínez Embid en la cima del Pico Blanco, 2.919 m. Al fondo, la Brecha de Rolando (Eduardo Viñuales).
Alberto Martínez Embid en la cima del Pico Blanco, 2.919 m. Al fondo, la Brecha de Rolando (Eduardo Viñuales).

A Alberto le apasionaban sobre todo los escritos antiguos de personajes como Ramond de Carbonniéres, Lucien Briet, Henry Russell, el cartógrafo Edward Wallón, Franz Schrader o, entre otros varios, el oscense Lucas Mallada. Martínez Embid, colaborador asiduo de numerosas publicaciones de viajes, montaña y excursiones, lo sabía prácticamente todo sobre la historia pirineísta sin importarle las regiones o las vertientes que hubiera que tratar de la cordillera: de un extremo a otro. De hecho, en los últimos tiempos andaba muy enfrascado en las montañas del Principado de Andorra, y recientemente desde este país tan próximo han comunicado que su labor ha sido distinguida con uno de los premios Pirene de periodismo interpirenaico. Alberto retenía las fechas, conocía los sitios, sabía detalles de cada protagonista, conocía los pormenores de las primeras descubiertas que propiciaron aquellos primeros naturalistas, aristócratas ociosos o fotógrafos hace más de un siglo largo… y así era él, hasta el punto de que podríamos asegurar que era el Henri Beraldi de nuestro Pirineo, el gran cronista de la aventura y la conquista de las cúspides del Alto Aragón. Cuando uno necesitaba un dato o información sobre quién había subido a tal cumbre, o quién había descrito de forma precursora acerca de un paraje montañoso de nuestra tierra, él siempre se convertía en un recurso documental infalible. Quedabas con Martínez Embid y acudía generosamente lleno de fotocopias, de manuscritos, de bibliografía que te podría ser útil… y de una sonrisa. Con un buen dominio del francés para la traducción de muchos antiguos escritos, le gustaba definirse como una “rata de biblioteca”. Aunque hay que decir que Alberto, como buen pirineísta de verdad, no sólo leía y escribía, sino que también subía, escalaba y, sobre todo, era capaz de sentir la pasión por la montaña, sus panoramas, luces y silencios. Era, por lo tanto, esa cosa rara, ese pintor de una naturaleza muy especial capaz de dejar un libro verdadero, admirable.

El alpinista Pedro Nicolás, presidente de la Sociedad Geográfica Española, le recordaba así en una presentación pública en un acto en Madrid: “Alberto, aragonés de pura cepa, es lo más contrario que conozco al hombre localista. En su labor anida un aire de universalidad y altura intelectual. Quizás por ello es casi más conocido y valorado en la verde Francia que en nuestro pardo Pirineo español. Podría afirmar que Alberto es un erudito a la antigua usanza”. Y Dioni Serrano, redactor jefe de la revista Grandes Espacios, recuerda que siempre se podía contar con él y con su inagotable erudición si se le necesitaba. “Nunca había encargo suficientemente complejo que le echara atrás”, recuerda. Incluso los lectores han ido dejando últimamente bonitos comentarios sobre él y su obra como: “Los Pirineos ya me gustaban, pero con su Flor de Gaube me enamoré”.

Dando una charla de montaña en el club de montaña Pirineos de Zaragoza
Dando una charla de montaña en el club de montaña Pirineos de Zaragoza

Ambos, Alberto y quien esto escribe, participamos en numerosos libros y trabajos colectivos: sobre el Parque Nacional de Ordesa, el Moncayo, el valle de Chistau… o en las revistas Grandes Espacios, Aragón o El mundo de los Pirineos. En la página de la “Zona Verde” del Heraldo de Huesca él fue adornando durante varios años mis semanales escritos ecologistas y naturalistas con un faldón, siempre repleto de sugerentes informaciones acerca de osos, marmotas, flores de nieve, ramondias, ibones o circos de glaciares menguantes. E incluso en los años 2016 y 2018 sacamos adelante las guías montañeras de las provincias de Huesca y de Zaragoza –con 200 y 100 ascensiones respectivamente- (Sua Edizioak), y todo ello nos permitió subir alto por más de medio Aragón. Hicimos juntos muchas presentaciones y charlas después, en clubes de montaña, asociaciones culturales y pueblos de buena parte de Aragón. Alberto siempre adornaba los textos de estas antologías de altozanos con historias atractivas de sucesos curiosos, leyendas o efemérides. Y siempre estaba de broma, con risas, siempre en acción por la montaña, pensando en nuevas rutas e ideas, rebuscando en los mapas, marchando a pie ladera arriba, por los senderos, con esquíes de travesía o con raquetas… y después en casa, sentado frente al ordenador para narrarlo, enseñarlo y contárselo a los demás.

El autor del texto, con Alberto Martínez en la cara norte de la Brecha de Rolando (E. Viñuales)
El autor del texto, con Alberto Martínez en la cara norte de la Brecha de Rolando (E. Viñuales)

Recuerdo con él grandes momentos, subiendo al pico Blanco y la Brecha de Rolando -vivaqueando en una cueva en los llanos de la Catuarta-, por el francés valle de Ossau –donde empezó a poner en práctica mis consejos fotográficos con el uso del polarizador-, con los del programa “Tempero” de Aragón TV en el Salto de Roldán de la Sierra de Guara y en otra ocasión más en el Tozal del Cebollar de Torla, celebrando mi cumpleaños en la Casa Forestal del Moncayo, hablando en la radio… o el día que fuimos a una entrevista televisiva sobre los Pirineos -en lo que aún era “Antena Aragón”- y donde mientras yo casi me quedo dormido en un sofá tratando de estar tranquilo, él sin embargo no paraba de pestañear nerviosamente. Luego nos echamos unas buenas risas viendo aquella grabación.

Hace unos meses Alberto Martínez Embid se marchó en busca de nuevos horizontes. Unos días antes acudió, con su nuevo look de bandolero francés a una presentación que hicimos en el Paraninfo de un libro de Gastrorrutas. Como siempre, tan risueño, dicharachero y bromista. Se ha dicho que sus libros han supuesto el germen de otros grandes amores por la montaña. Quienes en Montañeros de Aragón aún no tengan la dicha de haber tenido un libro suyo en las manos -que supongo que serán pocos- aún están a tiempo. Pero los que ya lo conocíamos seguiremos aprendiendo y releyendo en sus estupendos artículos y escritos. Se trata de historias formidables que no debemos olvidar y que, además, componen el ingrediente cultural o literario que a lo largo de estos más de doscientos años últimos engrandecen y embellecen aún más si cabe a nuestros paisajes montañosos, los de Aragón, los del Pirineo, los que él tanto amó y nos hizo querer.

Presentando en Montañeros de Aragón nuestro libro Montes de Huesca
Presentando en Montañeros de Aragón nuestro libro Montes de Huesca

Por los paisajes montaraces y serranos, buscando la libertad de sus cimas, seguiremos tus pasos… ¡Aún tenemos que seguir hablando de tantas cosas, querido amigo y compañero del corazón!

Eduardo Viñuales Cobos.


 
Comentarios
1 comentario
  1. Muchísimas gracias por poner palabras a lo que sin duda muchos sentimos, Eduardo… Un texto muy bello que demuestra que estabas bien preparado para que apareciera en tu vida un maestro de la talla de Alberto… ¡Un abrazo y que vaya muy bien este acto de homenaje!

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.