EXPLORANDO

Eiger 1936, la tragedia de Toni Kurz

Una mujer hojea el diario de escaladas de Toni Kurz. Fotos, croquis y textos sobre la vida y la montaña. Una reseña de una vía Hinterstoiser/Kurz. Comienza Norwand, la película que cuenta la ascensión y retirada de la norte del Eiger de 1936 en plena época nazi. Una de las más épicas, salvajes y trágicas de su historia.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Carátula de North FaceCarátula de North Face

El lanzamiento en DVD y el Blue-Ray de “North Face” (“Norwand” en su versión original), nos permite volver a visionar en todo su esplendor esta excelente muestra de cine de montaña dirigida por el director alemán Philipp Stölzl. El filme se ha convertido en todo un ejemplo de cine de montaña clásico cuidado al detalle, donde se recrea la historia real de la fatídica ascensión a la norte del Eiger protagonizada por dos soldados bávaros, Toni Kurz y Andreas “Andi” Hinterstoisser y dos alpinistas austriacos, Edi Rainer y Willy Angerer, durante el verano de 1936. Los cuatro escaladores decidieron unir sus fuerzas el sábado 18 de julio y atacar la norte del Eiger, con la intención de ser los primeros en lograrlo.   Su pasión por la alta montaña parecía estar por encima de cualquier ideal político, pero la magnitud de la gesta merecía una cobertura a la altura de las circunstancias y una larga lista de medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, incluida la novia de Toni, Luise Fellner, periodista empleada en un periódico alemán. El ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels no tardó en enterarse y decidió transformar el intento de los dos escaladores en un acto de apología a la raza aria en favor del Tercer Reich, aprovechando que en Berlín se celebraban los Juegos Olímpicos. El guión de “Norwand” lo firman el propio director junto a su padre Christoph Gilber, Rupert Henning y Johannes Naber y recibió muchos elogios por parte de la crítica alemana.    “A la hora de iniciar el rodaje tenía en mente las películas clásicas de Arnold Fank y Louis Trenker, donde el romanticismo está por encima del realismo. Me encanta que la película tenga momentos clásicos. Buscamos formas de rodar al más puro estilo de las películas de montaña de los años 20 y 30. Nosotros utilizamos el toque poético de las películas de Fank y Trenker y le sumamos un estilo más cercano al documental. Quería rodar una película en la que la cámara se convierte en un personaje más”, afirma el director del filme, Philipp Stölzl.   El actor Benno Fürmann lo tiene muy claro: “Es impresionante el espíritu de lucha y la fuerza física que demostraron en la pared norte del Eiger. Interpretar a Toni me ha enseñado a no mirar hacia atrás, a seguir avanzando. En esa época, con el material que tenían, es un milagro que llegaran hasta donde llegaron, convirtiendo la escalada y el alpinismo en algo más que un simple deporte”.    “Llegar hasta la base de una pared como la del Eiger, que la has visto muchas veces en fotos y en postales y darte cuenta de que lo que estás viendo forma parte de la historia del alpinismo para mí es algo único. Mi papel representa el sufrimiento de todos los que no suben y aguardan el regreso de sus seres queridos”, comentó la actriz Johanna Wokalek. El director de fotografía, Kolja Brandt se esforzó por destacar el contraste de colores entre la pared del Eiger y el interior del hotel donde aguardan Luise y Henry Arau.   La textura del filme nos sitúa en una época en la que se iniciaba el cine en color y tal y como comenta Philipp Stölzl: “La película va mas allá de la reconstrucción histórica. Mi deseo es mostrar la ilusión de unos jóvenes que se mueven en un contexto histórico que no les representa. Lo triste del caso es que si logran su objetivo, Alemania les premiará. Si mueren en el intento, serán mártires de la patria. Pero si vuelven sin hacer cumbre, la expedición será un fracaso y Goebbels se sentirá defraudado”.   Para el reparto del filme el director eligió a una nutrida representación de actores del actual cine alemán que desde hace unos diez años está cosechando un gran éxito internacional, facilitando la exportación de una cinematografía que está encontrando en el cine político y de denuncia social su principal baza comercial. En la cordada alemana, el papel de Toni Kurz lo interpreta Benno Fürmann (“Joyeux Noël”,2005) y el berlinés Florian Lukas (“Good Bye Lenin!”, 2003, “Liberated Zone”, 2003), da vida a Andreas Hinterstoisser. En el bando austriaco, Georg Friedrich, nacido en Salzburgo se convierte en Edi Rainer y el vienés Simon Schwarz interpreta a Willy Angerer. La actriz Johanna Wokalek, protagonista de “RAF, facción del ejército rojo” (filmada el mismo año), da vida a la ex-novia de Kurz, Luise Fellner, un personaje que se convierte en el narrador de los hechos pero que, según parece, no llegó a tener tanta importancia en la ascensión real. En el reparto también encontramos a Ulrich Tukur (ganador del Oso de Oro en la 59ª Berlinale por su papel en “John Rabe”, 2009) quien da vida a Henry Arau, el desagradable editor del “Berlín Zeitung”, el periódico nazi donde trabaja la joven Luise.   El guión de “Norwand” firmado por el propio director junto a su padre Christoph Gilber, Rupert Henning y Johannes Naber, destaca la relación humana entre los cuatro escaladores, todos ellos jóvenes de entre veintitrés y veintisiete años. Para poder rodar la ascensión y la posterior tragedia en el Eiger se utilizaron las más modernas técnicas de filmación en alta montaña, utilizándose efectos especiales digitales solo para los primeros planos y para las escenas mas arriesgadas (accidentes y caídas).   La película nos muestra espectaculares escenarios naturales de Austria y Suiza, concretamente se filmó en Dachstein, Graz y en la misma pared del Eiger. La estación de Kleine Scheidegg, nudo ferroviario de la línea de cremallera del Jüngfraujoch, también aparece en el filme. Para poder rodar con el mayor realismo posible se utilizó una unidad histórica del ferrocarril cremallera que todavía se conserva en buen estado y se limpiaron los andenes y la estación de Kleine Scheidegg evitando que las antenas y ciertos cables aparecieran en pantalla.   Con el paso del tiempo, el director del filme, Philipp Stölzl (Munich, 1967) se ha convertido en un cineasta especializado en reconstrucciones históricas. En 1998 se dio a conocer al dirigir el video-clip del tema “Du Hast” para los Rammstein y en 1999 dirigió el clip del tema “The world is not enough”, colaborando estrechamente con los Garbage y con el equipo de producción del filme de 007. También ha dirigido videos para Madonna y otras estrellas de la música internacional. Su último rodaje es “Goethe!”, un largometraje dedicado a la figura del poeta alemán Johann Wolfgang von Goethe, fundador del romanticismo.   La película ha recibido críticas muy positivas y son muchos los expertos que comparan las escenas de acción con el realismo de “Touching the void”, destacando el esfuerzo del equipo técnico a la hora de rodar escenas comprometidas en la norte del Eiger. Un buen complemento para la película es el excelente documental “La llamada del silencio” (2007) donde se narra la historia de Toni Kurz mezclándola con las explicaciones de Joe Simpson. Aunque la película tiene el mismo título que el libro de Joe Simpson, no es exactamente equiparable. Más bien han extraído de él la historia de Toni Kurz.  

“North Face” (“Norwand”) 2008

Bajo la cara norte del EigerBajo la cara norte del Eiger

Características del DVD y del Blue Ray (2009): Idiomas: Alemán (Dolby Digital 5.1), alemán (Dolby Digital Stereo), Subtítulos: Inglés. Formato panorámico (2.35:1), Extras: Biografías, equipo artístico y técnico, entrevistas, escenas eliminadas, menú interactivo, making-of, acceso directo a escenas y trailers.
La película se estrenó en 2008 pero no llegó a las pantallas españolas. Comercialmente o en festivales se ha exhibido en Suiza, Alemania, Austria, Reino Unido, Estados Unidos, Argentina, Nueva Zelanda, Hong Kong y Japón.

La historia real

Kurz deshilacha la cuerda con los dientesKurz deshilacha la cuerda con los dientes

El sábado 18 de julio de 1936 las dos cordadas, Angerer-Rainer y Hinterstoisser-Kurz, que habían iniciado el ascenso por separado, decidieron unirse en la norte del Eiger. Sin embargo, la segunda cordada formada por Rainer y Angerer, comenzó a tener problemas y a avanzar lentamente. Podía apreciarse cómo uno de ellos se apoyaba en el otro. Angerer había sido golpeado por una roca y Rainer intentaba ayudarlo como podía. Cuando la primera cordada (Hinterstoisser y Kurz) se percata de las dificultades de sus compañeros, deciden ayudarles y tras muchos esfuerzos, logran subir a Angerer hasta un lugar seguro, A las 7 de la mañana del 19 de julio, iniciaron de nuevo el ascenso, con Angerer en malas condiciones.   Las dos cordadas se habían unido, pues consideraban que juntos tenían mas posibilidades de alcanzar la cumbre del Eiger.  El lunes 20 de julio, a las 7 de la mañana, desde Kleine Scheidegg se apreciaron ciertos movimientos en el pequeño campamento de altura. Sólo Kurz y Hinterstoisser iniciaron el ascenso y se observó que Angerer no se encontraba en condiciones de seguir avanzando. De repente, Kurz y Hinterstoisser dejan de escalar y retroceden hasta el punto donde se encuentran sus compañeros. Tras analizar la situación, el grupo decide regresar, dejando la escalada para otra ocasión.   El martes  21 se observa que sólo tres alpinistas han iniciado el descenso y el mismo dia se inicia en la norte del Eiger una fuerte tormenta que cubre todo el valle desde Lauterbrunnen hasta Grindewald. La lluvia en el Eiger no tarda en convertirse en nieve y al bajar la temperatura, una fina capa de hielo recubre toda la pared dejando a los tres supervivientes en una situación realmente comprometida. Una vez la tormenta cesa, Toni Kurtz pide auxilio desesperadamente. Él es el único superviviente y será necesario organizar velozmente una operación de rescate. En la estación de Eigerwand (2865m), excavada en la línea del ferrocarril que asciende hasta el Jüngfraujoch, el guarda Albert von Allmen escucha los gritos desesperados de Kurtz y pide ayuda a los guías de montaña Hans Schlunegger, Christian y Adolf Rubi de Wengen, que si bien en un primer momento no ven claro el rescate, acceden a subir con el cremallera para analizar la situación sobre el terreno.   Una vez localizaron a Toni, le comunicaron que era imposible acceder hasta él a causa del hielo y le pidieron que aguantara hasta la mañana siguiente. Toni protestó pero no tuvo mas remedio que aguardar al regreso de la expedición de rescate. Toni Kurtz se encontraba al límite de sus posibilidades pero estaba decidido a luchar por su vida y resistió valientemente colgado de un anillo de cuerda aguantó las piedras y el hielo que se desprendían de la pared y tuvo que soportar temperaturas extremas sin uno de sus guantes. El frío le congeló la mano izquierda y por la mañana, volvió a recibir la visita del equipo de rescate que le indicó lo siguiente: No tenían suficiente cuerda para llegar hasta él. Tenía que bajar unos metros y “pendular” hasta la pared para ser enganchado por los guías y así poder ser rescatado.   Toni dejó caer el cuerpo sin vida de Angerer y se quedó con su cuerda, la destrenzó para alargarla y anudó unas partes a otras. Una vez preparada, se la tiró al equipo de rescate. Estos le anudaron una cuerda nueva, clavos, mosquetones y un martillo. Kurz, al límite de sus fuerzas, consiguió izar esos objetos. La cuerda se quedó corta y los guías le anudaron otra. Kurtz inició el descenso, sentado en un anillo de cuerda que estaba mosquetoneado. Bajó treinta y cinco metros, pero, de repente, el nudo que unía las cuerdas chocó con el mosquetón del anillo.   Los guías le pidieron que intentase hacer pasar el nudo, lo animaron con desesperación, pidiéndole que hiciese un esfuerzo más que le permitiera superar el último obstáculo para seguir con vida. Kurz con enorme esfuerzo dijo:  “Ya no puedo más”. La prensa suiza y la alemana se ocupó de la trágica noticia destacando, esencialmente, el comportamiento heroico de los guías locales. Dos años más tarde, una nueva expedición logró con éxito la ascensión por la cara norte. En tres días, dos cordadas aunadas en otro nuevo simbolismo de unidad alemana y austriaca: Anderl Heckmair-Ludwig Vörg y Fritz Kasparek-Heinrich Harrer llegaron a la cima.

El trailer de North Face

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.