"Super Curru", en Armaño, Liébana

Un tren turístico en el Valle de Liébana ó la naturaleza concebida como parque de atracciones.

En el Valle de Liébana, uno de los lugares con una naturaleza más bella y salvaje de nuestro país, se ha presentado un proyecto de tren turístico que, como exponen los firmantes de este artículo, pretende convertir el espacio rural y de montaña en un parque de atracciones urbano.
Un tren turístico que se pretende hacer llegar por parajes naturales únicos hasta la linde del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Autor: Manuel Frochoso y Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica | No hay comentarios | Compartir:
El "tren" turístico que en 2021 estuvo aparcado en Tama (Valle de Liébana) sin llegar a funcionar.
El «tren» turístico que en 2021 estuvo aparcado en Tama (Valle de Liébana) sin llegar a funcionar.   ©Darío Rodríguez/DESNIVEL

En el Valle de Liébana se ha presentado la iniciativa de un «tren» turístico (un tractor que arrastrará dos vagones) con una capacidad de 58 personas que llegaría a los Puertos de Ullances, linde del Parque Nacional de los Picos de Europa, recorriendo parajes naturales de gran belleza. Una propuesta que preocupa por el impacto ecológico y visual que causará.

Los promotores de este proyecto, para corregir el previsible impacto sobre el medio natural que causará el tren turístico plantean esta medida correctiva: «Se entregaría a cada usuario un folleto indicativo al respecto y una bolsa de basura para depósito de los posibles residuos y posterior retirada».

En su petición solicitan un año de prueba renovable por un mínimo de 10 años. También plantean que el tren turístico funcione diariamente 5 meses (junio, julio, agosto, septiembre y octubre) y la posibilidad el resto del año los fines de semana. El tren realizaría varias salidas diarias entre las 10 y las 20 horas «posiblemente dos diarias en junio, tres diarias en julio, septiembre y octubre, y cuatro ó cinco diarias en agosto.

Manuel Frochoso (Profesor de Geografía Física de la Universidad de Cantabria) y la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica, nos envían el artículo que publicamos a continuación explicando lo que representa esta propuesta que concibe la naturaleza como un parque de atracciones urbano.

«La Naturaleza como reclamo para un paseo en trenecito».

P

El incremento de las actividades de ocio practicadas por grupos numerosos de personas que, frecuentemente, necesitan infraestructuras potentes o vehículos más o menos pesados para su desarrollo, plantea serias dificultades sobre la sostenibilidad y durabilidad de los elementos y ambientes que generan el atractivo para el desarrollo de dichas actividades. No nos cansaremos de repetir que la sostenibilidad y la rentabilidad económica son, muchas veces, conceptos contrapuestos, y que su combinación equilibrada debería ser el principio general que guiara todas las actuaciones.

Este equilibrio no se está dando en Liébana, donde progresivamente vemos ampliarse los “espacios de aventura” en los que se instalan cuerdas, grapas, cables, alambres y tirolinas que, apoyándose en rocas o en árboles centenarios, provocan heridas en los elementos naturales y generan aglomeraciones en las que el griterío perturba el sosiego de la montaña.

«El nuevo turismo asistido mecánicamente está muy lejos de otras tradicionales, mucho más frecuentes y respetuosas».

Un elemento más de estos nuevos usos se encuentra en las pistas forestales que atraen la reunión de vehículos todoterreno de todo tipo y tamaño. Estas acciones del “nuevo turismo asistido mecánicamente” están muy lejos de otras tradicionales, mucho más frecuentes y respetuosas, que facilitan el paseo amigable, fomentan el compañerismo, el apoyo mutuo y cultivan la cultura del esfuerzo, integrándose en la Naturaleza sin tratar de dominarla.  

Hemos conocido que, en Liébana, se quiere llevar a cabo una actividad turística cuya finalidad es la de realizar un recorrido guiado y asistido por un vehículo con remolques. Parte el recorrido de Armaño, pueblo de Cillorigo próximo a Tama y al Centro de Visitantes del Parque Nacional de los Picos de Europa, y su destino es el Puerto de Ullances, al pie de los escarpes calizos del Macizo de Ándara hacia Liébana, en el límite del Parque Nacional.

«Un vehículo de tracción con dos vagones con capacidad para 58 pasajeros».

El recorrido propuesto se realiza por pistas forestales y ganaderas por medio de un vehículo de tracción a las cuatro ruedas, capaz de arrastrar dos vagones con 58 pasajeros, denominado el Tren de los Collados, Armaño, “Super Curru”. Así, se prevé que este artefacto salve en casi 6 kilómetros de recorrido 520 metros de desnivel con 60 personas (visitantes, guía y conductor) a bordo.

El primer tramo es de fuerte desnivel saliendo del pueblo de Armaño (364 m) hacia la ermita de Sta Lucía (558 m) y el Nogalón (780 m). Desde allí, el recorrido es más suave, ya que se alcanza la divisoria de aguas entre los ríos de Mancorbo al oeste, y los de Viñón y la Sorda al este. Se llega en 2,5 km al Pico del Águila (823 m) y de ahí, en 1,1 km, a los Puertos de Ullances (892 m). Este tramo de la divisoria es fácil y apto para el paseo, siempre y cuando no se vea perturbado por grupos numerosos de personas desplazándose en el trenecillo.  Es un paraje atractivo de la Baja Liébana, con grandes contrastes de relieve que ponen en contacto los caracteres propios de unas condiciones bioclimáticas de carácter mediterráneo, con encinares y viñas en las partes bajas, y su transición hacia la montaña atlántica, reflejada en los melojares y las praderías de los puertos. 

Recorrido que quiere seguir el tren turístico «Súper Curru» en el Valle de Liébana.

«Con el uso de las pistas forestales por el “tren Curru” se pretende consumir espacio rural y depredar el paisaje».

Los medios mecánicos empleados, su nombre (Super Curru) y la propia actividad revelan una consideración del espacio rural y de montaña como un fabuloso “Parque de atracciones” urbano. Consideración que entra en conflicto con aquella otra en la que la contemplación del paisaje debe ser respetuosa con el lugar que visita. Por esta razón, sería descabellado, por ejemplo, organizar concursos de escalada rápida al campanario de la iglesia de Potes, con premio de un embutido local que cuelgue del badajo de sus campanas. Entendemos el paisaje como una combinación compleja de elementos naturales y elementos producidos por el uso racional de sus recursos que ha permitido la vida de las comunidades rurales. Aquí, con el uso de las pistas forestales por el “tren Curru” se pretende consumir espacio rural y depredar el paisaje (por su falta de aportación y su consumo sin mejora). 

«Los posibles excesos de las pistas por un uso inapropiado, como por ejemplo con vehículos especiales articulados… pueden llevar a costosas reparaciones…»

Los promotores de este tren de pasajeros, plantean la mejora y mantenimiento de las pistas forestales por las que circulará. Este es un amplio camino tradicional, usado como camino ganadero de acceso a los puertos de Ullances y la majada de Trulledes. A su vez, también se usó como camino minero de acceso a las explotaciones que durante la segunda mitad del siglo XIX se desarrollaron en torno a la Canal y el Pico de San Carlos. Todas las pistas en Liébana son complejas cuando están construidas sobre materiales no muy compactos, como la que nos ocupa, y tienen fuertes pendientes. Es frecuente que generen problemas que afectan a los equilibrios de las vertientes y, en especial, a la pérdida de tierras y suelos, especialmente si se usan vehículos pesados y articulados. Los problemas, muchas veces conocidos, se agravan con las huellas de rodadas que, posteriormente, facilitan las incisiones de las aguas de arroyada, la pérdida de tierras y de suelos. En el caso de las pendientes más fuertes, la inestabilidad desencadenada en las vertientes puede derivar en deslizamientos más o menos masivos. No dudamos de su necesidad e interés para las comunidades ya que son fundamentales en el mantenimiento y conservación de los montes (desde la extinción de incendios hasta las labores de tratamiento y mejora de los mismos) y, también, en el servicio de apoyo a las actividades agro-ganaderas, especialmente la facilidad de acceso a pastos de altura, que permiten el mantenimiento de unos paisajes tradicionales que son de un gran valor. Sin embargo, los posibles excesos por un uso inapropiado de las mismas, como por ejemplo con vehículos especiales todo terreno articulados, junto a un mantenimiento poco supervisado de las mismas, pueden llevar a costosas reparaciones o a un acortamiento importante de su vida útil. 

«La Naturaleza como reclamo para un paseo en trenecito».

En este tipo de actividades, se usa la Naturaleza como reclamo aunque, en realidad, lo que se pretende hacer atractivo es un paseo en trenecito. Lo importante es el tren, no el paisaje. Concebido así, la actividad propuesta no genera perturbaciones, salvo que los visitantes pueden maleducadamente dejar basuras por el recorrido. Para resolverlo, este único problema con el medioambiente y el paisaje se resolverá proporcionando una bolsa para los desperdicios. 

Por tanto, si lo atractivo es el trenecito, puede hacerse por las carreteras ya construidas de la red local y comarcal. 


 

Si lo atractivo es el paisaje, debemos animar a residentes y visitantes a realizar paseos por la Naturaleza, guiados o no, pero siempre con la intención de descubrirla integrándonos en sus formas, colores, olores, sensaciones y su historia, no agrediéndola al situarnos situándonos por encima de ella.  

Por Manuel Frochoso (Profesor de Geografía Física Universidad de Cantabria) y la Plataforma para la Defensa de la Cordillera.


El «tren» turístico que en 2021 estuvo aparcado en Tama (Valle de Liébana) sin llegar a funcionar.

Las pistas forestales por las que circularía el tren turístico

El «tren turístico» circularía por pistas forestales, con un recorrido total de 5.900 metros de los que 4.980 son de dominio público forestal que pertenecen a varios pueblos del Ayuntamiento de Cillórigo de Liébana: Colio (132 ml al MUP N.º 94: denominado “El Enebral, Horcada y otros”), Viñón (2.689 ml al MUP N.º 99: denominado “Cuesta El Río y otros”), Armaño (1.262 ml al MUP N.º 101: denominado “Santa Lucía»), también al Ayuntamiento de Potes (897 ml al MUP N.º 116: denominado “Arabedes y Abanilla”). Es posible que parte del trazado que no afecta a Montes de Utilidad Pública afecte a terrenos patrimoniales o de Libre disposición del pueblo de Turieno.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.