El futuro Parque Nacional del Guadarrama, a debate.

Durante la presentación de la reedición del libro «Memoria del Guadarrama», de Julio Vías, se aprovechó la presencia de diversas personalidades para debatir sobre el proyecto que declara Parque Nacional ciertas zonas de la sierra madrileña.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
congreso
Congreso

La presentación de una nueva edición del libro de Julio Vías titulado “Memoria del Guadarrama”, que hace un repaso del uso que se le ha dado a la sierra a lo largo de varios siglos, ha servido para llevar a cabo un debate abierto sobre el proyecto del futuro Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama.

Allí estuvieron presentes diversas personalidades, como el catedrático Eduardo Martínez Pisón, el diplomático Santiago de Mora –Marqués de Tamarón– y Juan Luis Arsuaga, que codirige el yacimiento de Atapuerca. Además, la administración pública estuvo representada por el director general de medio ambiente de la comunidad de Madrid, Federico Ramos, y por Javier Cachón de Mesa del Ministerio de Medio Ambiente. Asimismo, entre el público se encontraban varios representantes de colectivos interesados en este proyecto, como vecinos de la zona o amantes de la sierra.

El hecho de que fuera un debate abierto provocó que se tocaran muchos y diversos temas en los que el plan, por el que se creará un Parque Nacional en la sierra del Guadarrama, es indisociable de la polémica. A pesar de que todos los asistentes estaban de acuerdo en la necesidad de proteger una zona natural tan rica, las formas y los contenidos del proyecto no dejaron a nadie indiferente.

Partidarios de la expansión del proyecto

Uno de los primeros temas que se sacaron a colación es la crítica efectuada por el catedrático de Geografía Eduardo Martínez de Pisón. Eduardo aseguró que es necesario añadir otra serie de territorios que actualmente han quedado fuera del plan, tales como Pasapán-Quintanar, La Peñota-Arcipreste, La Camorza, La Perdiguera, el oeste de la línea la cabecera de Eresma. De esta forma, Pisón pedía que “se asegure un futuro noble al Guadarrama. Ésta es una aspiración de ocho decenios y esperamos que no llegue a un siglo”.

De igual manera, Pisón defendió tajantemente la inclusión en el proyecto del Pinar de Valsaín, uno de los puntos más controvertidos del debate, al apuntar que “estas mejoras pueden hacerse sin salirse ni un ápice del plan de ambas Comunidades Autónomas ni de la ley. Es el momento de hacer estas mejoras; si no se hace, será culpa nuestra”.

Otro de los defensores de la ampliación de los terrenos del futuro Parque Nacional fue el diplomático Santiago de Mora, quien aseguró que “no entiendo que no se cedan los terrenos; los propietarios creen que el convertirlos en Parque Nacional va en contra de sus intereses, pero sólo tienen que mirar a otras zonas, como los Alpes, donde llegó más prosperidad y donde la naturaleza está más protegida. Destruir la naturaleza no es rentable”.

En términos parecidos se expresó Juan Luis Arsuaga, catedrático de Paleontología y co-director del yacimiento de Atapuerca. Destacó que “es una incongruencia partir los cordales a la mitad por razones de titularidad del terreno, porque son de diferentes municipios y autonomías. Todos los cordales son públicos, por lo que lo más coherente sería respetar la orografía del terreno. No hacerlo no tiene justificación lógica, geográfica o científica”. Asimismo, Arsuaga declaró que “dejar fuera a los pinares es un sinsentido total, porque son una de las mayores joyas de la sierra. Si se tienen en cuenta las ampliaciones propuestas a la Comunidad de Madrid, conseguiremos conservar un Parque Nacional razonable; si no, el proyecto nacerá con grandes problemas”.

Turno de las administraciones

Fue entonces cuando le llegó el turno a la parte de la administración, tanto estatal como autonómica. El representante del ministerio de Medio Ambiente, Javier Cachón de Mesa destacó el “gran valor de crear un Parque Ncional”; si bien, Cachón reconoció que “el proyecto podría haber sido más ambicioso, pero aún se está a tiempo de hacer inclusiones y cambios”. Aunque no quiso mojarse, Cachón dejó entrever la posibilidad de que el proyecto fuera aprobado incluso antes del final de la presente legislatura; esto es, antes de marzo del próximo año.

Una de las intervenciones más esperadas de la cita fue la del titular de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Federico Ramos, principal blanco de las críticas de los presentes. Ramos se defendió de estas críticas asegurando que “el proyecto actual convertiría al nuevo Parque Nacional en el quinto más grande de la Península Ibérica. Además se estaría protegiendo un 10% más de superficie, si sumamos la zona del Parque Regional”.

Ramos también quiso salir al paso de las voces que no entienden la no inclusión ni del Pinar de Valsaín ni del Pinar de los Belgas en el plan, declarando que “en este pinar se lleva a cabo una explotación privada que es una actividad incompatible con un Parque Nacional. Además, la empresa que lo explota lo hace de forma responsable y el pinar está en muy buen estado”. De la misma forma, esgrimió que “ciertas zonas no se han incluido debido al índice de compacidad, por el cual se deben evitar las zonas especialmente estrechas y angostas. Además es un proyecto que ha sido razonablemente bien recibido por los vecinos”.

Los afectados toman la palabra

En este momento del debate fue cuando se le dio el turno de palabra a los asistentes, instante en el que se pusieron de manifiesto los distintos intereses de los colectivos y particulares afectados por la reforma. Uno de los asistentes reprochó la poca inversión de la Comunidad de Madrid, acusándola de “querer hacer un Parque Nacional que salga gratis, sin poner un solo euro. Por eso nace un parque tullido, incompleto y en el que no se resuelven los problemas. Es una caricatura”. Ante esto, Federico Ramos se defendió diciendo que “no es el momento para endeudarse tal y como están las cosas, lo que queremos es un proyecto que sea viable en lo medioambiental y en lo económico”.

Los propietarios de los terrenos de la zona también se hicieron oír. Desde la Asociación de Los Molinos, acusaron a Ramos de que “nadie nos informa de la situación de nuestros terrenos y nadie nos ha preguntado nada. Además, el argumento de la compacidad del terreno es algo ridículo, hablamos de una sierra”.

Otro de los asistentes llamó a la unión de los amantes del entorno natural de Guadarrama y a “crear un grupo de presión, porque aquí se va a llevar el gato al agua el que más presione, el que salga a la calle”.

En términos más duros se expresó otro de los vecinos, que acusó a la Comunidad de Madrid de “hacer casi prevaricación; lo que habéis hecho es una desvergüenza, especulando, haciendo que la presión urbanística todavía sea una realidad en unos terrenos supuestamente protegidos”. Por su parte, el portavoz de los propietarios de la zona defendió que “los dueños tenemos unos derechos; lo único que queremos es ser compensados. La gente se tendría que poner en nuestro lugar, que les quisieran quitar parte de sus casas sin darles nada a cambio”.

Conclusiones del debate

Así se llegó a las últimas declaraciones de los invitados, en los que Eduardo Martínez Pisón quiso dejar constancia de que “no hay que desplazar la sierra de su lugar natural; la naturaleza es la sierra, no las urbanizaciones de Torrelodones”. En términos más duros se expresó Santiago de Mora, cuestionando si “habría que seguir usando la ley que creó Alfonso X, mediante la cual se tiraba al fuego al que quemaba el monte. Además creo que esa ley no ha sido derogada” sentenció con ironía.

En lo que todos estuvieron de acuerdo es en que debates como éste son siempre positivos. Juan Luis Arsuaga defendió que “lo mejor para solucionar los problemas de forma óptima es sentarse y hablar. Hay que ponerse a trabajar y apretar las tuercas a los políticos. En este tema no todo vale”.

Por su parte, Federico Ramos aseguró que “el mérito de que haya salido adelante el proyecto es de las Comunidades Autónomas, que son las que seguimos creyendo en la figura del Parque Nacional”. En cambio, Javier Cachón adujo que “este proyecto no depende del Ministerio. No se puede dar una respuesta tajante a estos problemas porque se trata de un proceso largo”.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.