ENTREVISTA

«Polvo de glaciar» y «La luz de Yosemite», de Antonio Ruiz Munuera, dos libros de relatos que conquistan a los lectores 

Conversamos con Antonio Ruiz Munuera acerca de «La luz de Yosemite» y «Polvo de glaciar», dos libros de relatos que son verdaderas maravillas. Antonio, además de ser un escalador aficionado y fotógrafo amateur, aprovecha los huecos libres de su tarea como profesor de secundaria para dedicarse a la escritura.

Libros Yosemite y Polvo de glaciar por Antonio Ruiz Munuera
Libros Yosemite y Polvo de glaciar por Antonio Ruiz Munuera
| No hay comentarios |

Ya en 2014 cautivó con uno de sus libros más celebrados: La luz de Yosemite. Delicado, entretenido y de una calidad espeluznante nos sumerge en todos los rincones de Yosemite, en todas las épocas, de la mano de los exploradores y pioneros que vagabundearon por sus rocas de granito.

Recientemente, Desnivel ha editado Polvo de glaciar que, también en forma de relato corto, nos habla de un velero que va a la deriva, una competidora relatando su propio discurso interno que también nos descubre lo externo, dos vejestorios incombustibles en una gran pared, o los Stone… en busca del botín de marihuana en las nevadas laderas de Yosemite.

Estos relatos se acercan como un microscopio que se pusiera a mirar minucioso los instantes concretos de las vidas de los protagonistas, porque si algo le gusta a Antonio Ruiz Munuera con las palabras o con su cámara de fotos es captar instantes. Confiesa que sus relatos son eso: imágenes fugaces «Escenas que suelen pasar desapercibidas, que se han impregnado en mi retina -a veces de forma casual- y a las que me encanta dar forma, vistiéndolas con el traje adecuado».

Y en estos dos volúmenes están muy bien vestidas, con el traje que toca en cada momento tan diferentes y a la vez con una esencia común: ambos te sumergen en espacios naturales, salvajes. Hablan de paisajes, de montañas y ríos, de personas unidas por una pasión común. La necesidad de perderse para volver a encontrarse.

Entrevista Antonio Ruiz Munuera

La luz de Yosemite, Polvo de glaciar… dos maravillas de libros de relatos ¿qué tiene para ti esta disciplina?
Me encanta escribir novela, aunque, para mí, el relato tiene algo especial. Un formato que condensa en pocas líneas toda una historia; te obliga a cuidar cada expresión, cada palabra, porque en ese espacio tan limitado no cabe nada superfluo. En ese sentido, los relatos son textos limpios, precisos. Como la poesía, los relatos tienen su métrica.

¿Y cuál es la gran diferencia entre ambos?
El primero que escribí, La luz de Yosemite, es una oda, un homenaje a uno de los lugares más singulares del planeta, el templo de la escalada en granito, a las maravillas que encierra y a los exploradores, los pioneros que deambularon por allí hace décadas, siglos, incluso. En cambio, Polvo de glaciar tiene una visión más amplia, tanto en sus escenarios como en los protagonistas. No solo habla de tipos legendarios, sino de gestas cercanas, al alcance de humanos mortales.

Portada del libro La luz de Yosemite

La luz de Yosemite

Premio Desnivel de Literatura 2014

Te gusta acompañar los relatos de ilustraciones…
Ya lo creo. Debe ser porque he leído mucha literatura juvenil, y añoro esas antiguas novelas ilustradas en las que estabas deseando avanzar un capítulo para llegar a la siguiente. Creo que palabra e imagen son parte de una misma cosa; ambas son capaces de mostrarte otros mundos, otras perspectivas. Son complementarias. Todos mis libros, en mayor o menor medida, llevan ilustraciones interiores. Por el mismo motivo también soy especialmente cuidadoso -o quisquilloso- con las portadas. He tenido la suerte de ver ilustrados mis textos con excelentes pintores. La obra gráfica de Polvo de glaciar, además, es de mi hijo, estudiante de bellas artes. Fue un estupendo proyecto para ambos.

La incertidumbre es uno de los nexos comunes que veo en los relatos de Polvo de glaciar
Sí, lo es, porque es así como entiendo las actividades en la naturaleza. Un sujeto que sale de la ciudad para enfrentarse a un escenario incierto no busca tenerlo todo atado. Espera la sorpresa, incluso el riesgo, que cada cual asume en proporciones muy diferentes. En la montaña, la incertidumbre y la emoción son los ingredientes básicos del guiso.

En La luz de Yosemite mezclabas personajes reales de Yosemite con la ficción… en Polvo de glaciar ¿qué hay de realidad y qué de ficción?
Mezclar ficción y realidad son condiciones básicas en mis textos. También en Polvo de glaciar, en muchos de sus relatos, me permito contar a mi modo historias reales -algunas míticas- ocurridas en las montañas. Desde anécdotas de la primera ascensión al Everest protagonizadas por los sherpas, a la grabación de una famosa película de Clint Eastwood, pasando por historias reales de accidentes de escalada, o incluso naufragios. Algunas de ellas vividas en primera persona y otras de absoluta ficción. Pero todas filtradas por mi prisma particular, mi manera de recrear esa realidad. Una realidad que no siempre se detiene en los aspectos deslumbrantes de la gesta, sino en detalles insignificantes, y por eso, mágicos.

¿Por qué elegiste Yosemite para perderte en sus adentros y contar relatos tan variados y que recogen tan bien la esencia del lugar?
Desde muy joven quise viajar allí, escalar esas tapias interminables, andar tras las huellas de los osos negros. Yosemite era un sueño, y ese libro lo hizo realidad.

Libro Polvo de glaciar por Antonio J. Ruiz Munuera

Polvo de glaciar

¿Si tuvieras que elegir un relato de cada libro?
De La luz de Yosemite, mi preferido es «B.A.S.E.», una historia de los primeros saltadores en paracaídas desde la cumbre de El Capitán. Una panda de descerebrados que personificaron, como nadie, el ideario hippie de la libertad. En cuanto a Polvo de glaciar, el relato «Hoy no», un canto a la ilusión, a esa máxima de Sebastián Álvaro que nos decía: «lo imposible retrocede cuando avanzas hacia ello».

Estarás el fin de semana en la Feria del Libro de Madrid. ¿Qué supone esto para ti?
Todo un lujo. Vengo de una provincia pequeña y, dentro de ella, vivo en un pueblo más pequeño, en una zona de campo. Si también consideramos que mi tiempo libre es para perderme en montañas y lugares solitarios, Madrid en su conjunto es una aventura, y la Feria del Libro toda una fiesta.

¿Quién te habría encantado o te encantaría que te firmara un libro?
Si tuviera una máquina del tiempo, daría un brazo por una firma de Jack London. Y, ya que estaba, habría aprovechado para viajar con él unos meses, recorriendo medio mundo a vela.

 ¿Cuál sería la dedicatoria perfecta que no te atreverías a escribir?
Ya la escribí, en una novela. Estaba dedicada a mi padre, a quien le debo un millón  de cosas, entre ellas mi pasión por narrar historias.


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.