‘El tiempo del vacío’, misterio y amistad en los Pirineos

Un posible asesino en serie en el Pirineo. Dos investigadores peculiares. Montañas. Miedo. Oscuridad del alma. La luz de las cumbres.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
El tiempo del vacío por Jokin Azketa
El tiempo del vacío. Extraños sucesos en el Pirineo

Si en los Pirineos se estuvieran produciendo accidentes muy extraños ¿Te atreverías a seguir saliendo al monte como si tal cosa? Aunque parezca mentira esa era una de las intenciones ocultas del autor de El tiempo del vacío, Jokin Azketa, «La idea de introducir algo de suspense nace, sin duda, de mis ganas de explorar nuevas formas de escribir novelas de montaña. En definitiva, de la necesidad de buscar un estilo propio. Y lo que ya desde la primera línea me resultó muy atractivo fue el hecho de situar unos «extraños sucesos», en lugares que todos los montañeros conocen y por los que, sobre todo en verano, caminan cientos de senderistas. Me gustaba la gamberrada de pensar que se acordarían de mi protagonista la próxima vez que pasaran por allí…»

Sin duda el sentido del humor es una de las características del autor, aunque lo que más explota en cada uno de sus libros es esa oscuridad del ser humano que crea atmósferas opresivas y llenas de desasosiego. En esta novela, sin embargo, al contrario de Donde viven los dioses menores (Desnivel, 2012) , en la que desarrolló una trama intensa en torno a una travesía invernal de los Pirineos. O Lo que la nieve esconde, novela ganadora del Premio Desnivel de Literatura de Montaña en 2013. La oscuridad de la historia y de algunos de sus personajes se equilibra con una relación de amistad que engancha tanto como el propio relato de misterio.

«Todo lo que ocurriría después nos proporcionaría razones para vivir»

«Al principio de nuestra charla todo me pareció producto de una imaginación desbocada, que dos accidentes no eran suficientes para pensar en un asesino, que si al menos una de las víctimas hubiera sido famosa, eso habría justificado que llamara la atención… En fin, durante los primeros momentos estuve pensando en negarme, pero al seguir escuchando empecé a conceder más crédito a las palabras de Víctor y a pensar que puede que tuviera razón. Aún era demasiado pronto para saber que aquel asunto tan turbio nos iba a unir y a convertir en dos fanáticos que durante meses no pensaron en otra cosa. Todo lo que ocurriría después nos proporcionaría tantas razones para vivir como para que aquellos meses de las grandes sorpresas, de las noticias que nos dejaban boquiabiertos y de la aparición constante de cadáveres, fueran los mejores de nuestras vidas».

Y aunque la novela trata de los sucesos peculiares que acontecen en algunos lugares característicos que todos los montañeros conocen y por los que caminan cientos de senderistas, es un relato que profundiza en muchos otros temas como esa amistad entre un directivo de la FEDME, que desconfía de que sean simplemente accidentes y comienza a indagar, y el investigador privado que colabora con él en la investigación.

Pero además, mientras se desarrolla la acción, el federativo lleva a cabo un concienzudo trabajo recopilando datos acerca del Conde Russell, uno de los padres del pirineísmo.

«Hasta el momento, siempre ha habido tres cosas que me han interesado mucho las veces que he pensado en ponerme a escribir y afrontar por tanto el desafío que supone una nueva novela», nos confiesa Jokin, «la primera es, sin duda, encontrar una historia y una trama que sean interesantes para mis lectores -ojalá alguna vez lo consiga- la segunda es, y a esto dedico cientos de horas, saber transmitir la belleza del paisaje que, en mis novelas, es algo más que un marco o un escenario y pasa casi a ser un elemento vivo… Y la tercera es poder encontrar la excusa para contar algún capítulo de la historia del descubrimiento y la exploración de las montañas. Por eso aquí aparecen personajes como el Conde Russell, guías como Orteig o los Passet, la precursora Anne Lister etc, pero también algunos episodios que unen la montaña con la Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Francia por los alemanes». Sin duda consigue esos tres objetivos en El tiempo del vacío, y nos hace viajar entre las dos tramas, que contribuyen a fijar la idea de que la verdad es algo difícil de precisar.

«Dábamos por perdida cualquier posibilidad de que todo fuera diferente esta vez«

«Le dábamos demasiada importancia al pasado y nos mostrábamos temerosos ante el futuro y de esa manera, alcanzar un poco de felicidad se vuelve una tarea llena de dificultades… Aunque al menos, a cambio, conocíamos nuestras posibilidades. Ya habíamos renunciado al deseo -al delirio- de volver atrás y comenzar de nuevo, y dábamos por perdida cualquier posibilidad de que todo fuera diferente esta vez… »

Quizá el protagonista se equivoque y esta vez las cosas sean diferentes. O puede que la intensidad de las vivencias, que los hechos de una y otra época, que los paisajes de una impactante belleza… sean suficientes para que el resto de cosas de la vida, y la vida misma, palidezcan a su alrededor.


 
Lecturas relacionadas
Portada de la revista Desnivel nº 394

Desnivel nº 394

En este número: las entrañas del hielo Groenlandia; esquí extremo Lhot…

El tiempo del vacío por Jokin Azketa

El tiempo del vacío

En algunos lugares característicos que todos los montañeros conocen y …

Por: Jokin Azketa.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

Novedades editorial

Últimas noticias