Confianza, compañerismo y patria: Reinhold Messner ante los grandes temas de la vida

Después de una vida de éxitos y fama, Reinhold Messner reflexiona sobre los grandes conceptos de su trayectoria en su biografía ‘Vida de un superviviente’. ¿Qué poso amargo dejó su ascensión al Everest con Peter Habeler? Lo cuenta en este extracto.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Portada del libro Reinhold Messner. Vida de un superviviente [WEB]  ()
Portada del libro Reinhold Messner. Vida de un superviviente

“Las aventuras irrepetibles corren el peligro de ser glorificadas y por tanto que se abuse de ellas”, cuenta Reinhold Messner en Vida de un superviviente, su segunda biografía. Si la primera la escribió siendo aún joven, este segundo volumen le sirve para reflexionar sobre los grandes temas de una vida con la perspectiva que dan los años.

En este texto, parte del concepto confianza para reflexionar sobre los efectos que tuvo la conquista del Everest sin oxígeno en su vida y en la de su compañero Peter Habeler.

No nací solitario sino que fui volviéndome solitario, testarudo, incorruptible. También ciudadano del mundo, pero de ningún modo patriota. Sin embargo, la mayoría de mis éxitos, como por ejemplo la ascensión al Everest sin oxígeno, debo agradecérselos a mis compañeros.

Peter Habeler y yo éramos una cordada simbiótica. Compartíamos riesgos, incertidumbres y grandes fatigas de manera completamente natural. Así, acabamos mostrando lo absurdo que puede llegar a ser el saber científico. La experiencia y los hechos nos hicieron fuertes. Y retrospectivamente hasta nos hicieron divertirnos. Pero entre la desesperación y la euforia se extendía un largo camino. Al final, llegamos a la cima de rodillas.

[…]

Nuestra tentativa de ascender [el Everest] sin oxígeno, sin información meteorológica recibida por satélite, sin dopaje, sin tecnología punta, sin una pista trazada se había saldado con éxito y Peter más adelante la describiría como el camino hacia la victoria, como un combate solitario contra sí mismo. Yo la sentí como un experimento de riesgo, como la transformación de una idea en un hecho.

Ambos funcionamos en perfecta armonía y aprendimos mucho uno del otro. Pero la ganancia de experiencia personal de cada uno la interpretaron otros luego de manera completamente opuesta. La «victoria solitaria» de Peter se convirtió en el triunfo de un país, de una ideología, pues había alcanzado lo más alto de manera autónoma y dentro de unos límites considerados razonables. Yo, por el contrario, con mi espíritu autárquico me opuse a cualquier poder ajeno que me impidiera el libre desarrollo de mi naturaleza, así como a la pretensión de políticos y medios de comunicación de exhibirme como héroe local.

«Yo soy mi propia patria, y mi bandera es mi pañuelo»

«Yo soy mi propia patria, y mi bandera es mi pañuelo» fue la respuesta que di a los oradores que pronunciaron discursos cuando me recibieron en Tirol del Sur. Contradiciendo los motivos que me atribuían perdí la confianza de mis paisanos. Cada vez que se mezcla el prestigio que me he ganado con mis logros con el de la población a la que pertenezco, no me siento a gusto.

Las aventuras irrepetibles corren el peligro de ser glorificadas y por tanto que se abuse de ellas. Pero yo quería mantenerme independiente, defender mi individualidad. Las aventuras en montaña se basan en la misma medida en la independencia y en la colaboración. Y la voluntad de tener una identidad propia forma parte de la aventura igual que lo hace la tolerancia con el compañero.

«Tuve que aprender a ser más tolerante con mis compañeros»

Pero luego, la incondicional confianza mutua, presupuesto fundamental en cualquier empresa llevada a cabo de manera común, se encuentra permanentemente en peligro. Y eso es así porque los medios de comunicación y los profanos pueden entrar en el juego. Y los actores somos sensibles. Además, la confianza perdida se transforma rápidamente en una desconfianza que acaba convirtiéndose en una cuña capaz de separar hasta a los compañeros más unidos. Y lo hace cuando estos renuncian a su propia independencia.

Compartes expediciones año tras año con alguien y crees que le conoces. Entonces, de pronto, esa persona hace algo que no te cuadra, que no te esperabas de ella. En realidad, lo único que ha ocurrido es que se ha comportado de modo diferente al que esperabas. Nunca llegamos a conocer realmente al otro, y la confianza también tiene que ver con ello. Por eso, tuve que aprender a ser más tolerante con mis compañeros.

 

Otros libros de Messner: La montaña desnuda y Walter Bonatti. Mi hermano en el alma.


 
Lecturas relacionadas
Revista Desnivel nº 369

Desnivel nº 393

En este número: primera invernal al Mt. Macdonald. Los Pou en Patagoni…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.