PRÓXIMOS OBJETIVOS

Chris Sharma y los hermanos Pou, enamorados del potencial de Menorca para el psicobloc

En un coloquio celebrado en el contexto del Lago Primavera Festival, aseguran que volverán para explorar posibles proyectos. La isla quiere aprovechar como una oportunidad la necesidad de renovar los anclajes de sus vías, dañados por culpa de la acción marina.

Eneko Pou, Iker Pou y Chris Sharma, cerca del faro Artrutx, en Menorca (Foto: Iván Carretero).
Eneko Pou, Iker Pou y Chris Sharma, cerca del faro Artrutx, en Menorca (Foto: Iván Carretero).
| No hay comentarios |

Menorca es una isla con un perímetro casi absolutamente rocoso. La mayor parte de su costa se configura en acantilados de diferentes tipologías de rocas, sobre todo de naturaleza caliza, que algunos han calificado como un paraíso para el psicobloc. Un edén rocoso que todavía no ha sido muy explotado, más que por una comunidad local de fanáticos ansiosos por compartir sus joyas.

Ese es el caldo de cultivo que han encontrado Chris Sharma y los hermanos Iker y Eneko Pou a su llegada a Menorca, como padrinos del Open de Psicobloc del Lago Primavera Festival, que cuenta con el patrocinio de la Fundació Foment del Turisme de Menorca. Al final, la competición no se ha podido disputar debido a unas condiciones de seguridad desfavorables, pero los tres escaladores profesionales han quedado enamorados del potencial de una isla a la que aseguran que volverán más pronto que tarde.

Los escaladores locales, reunidos para el coloquio sobre la escalada en Menorca, son conscientes de que se hallan en una encrucijada. Tal como dijo uno de sus más carismáticos componentes, Javier Ares Happy, “ahora tenemos que decidir nosotros cómo queremos que sea el futuro de nuestra escalada”.

Coloquio en Menorca, con Chris Sharma y los hermanos Pou (Foto: Iván Carretero).
Coloquio en Menorca, con Chris Sharma y los hermanos Pou (Foto: Iván Carretero).

Los retos de la escalada en Menorca

Miquel Àngel Apesteguia, escalador local también participante en el coloquio y miembro de la Federació Balear de Muntanyisme i Escalada, dibujó el panorama de la escalada en Menoca. Cifró su origen en los años 80, seguidos de unos años 90 con una explosión de vías, los años 2000 con la primera guía publicada y un escenario actual con unas 250 vías en una docena de sectores y grados hasta el 8b.

“La problemática es que el inoxidable se comenzó a dañar, y últimamente los químicos han empezado también a fallar. El mundo de los escaladores siempre se ha financiado desde los bolsillos de los propios escaladores y a partir de colectas, pero nos encontramos en una situación que necesitaos reequipar toda Menorca y harían falta 1.600 seguros, 200 reuniones… y el coste solo de material sube a 20.000 euros”, señala Miquel Àngel Apesteguia.

Ese razonamiento lleva a la necesidad de contar con la administración para la financiación. Pero eso implica también fomentar la isla como destino de escalada, lo que podría conducir a la masificación… O, si se hace bien, también podría ser una manera de cuidar mejor los sectores, tanto a nivel de accesos como de medio ambiente, así como contribuir a la diversificación y la desestacionalización del turismo…

Iker Pou:

Antes de hacer la labor de equipar y promocionar, hay que encargarse de planificar cómo se va a gestionar, acondicionar zonas para aparcar, etc. Hay que intentar hacerlo bien desde el principio.

Una diferencia importante con Mallorca es que las zonas de escalada allí son mayoritariamente de propiedad privada, mientras que en Menorca son zonas de costa y, por lo tanto, públicas.

Chris Sharma:

Los escaladores aman la naturaleza y, por lo general, tratan de cuidar sus zonas. Es cierto que la escalada está viviendo un crecimiento muy grande ahora que es un deporte olímpico y los rocódromos están trayendo a muchísima gente nueva al deporte. Muchos nos sentimos atraídos por la escalada porque era algo libre, sin reglas…

Es un momento para reflexionar bastante, porque yo hace 20 años equipaba vías con parabolts que encontraba en la ferretería y hoy en día siguen estando allí y la gente los sigue usando como si fueran a prueba de bombas. Quizás es un buen momento para repensar todo esto y puede que vaya contra el origen anárquico de la escalada… a mí me cuesta mucho pensar así, pero quizás no pueda ser que todo el mundo tenga el derecho de ir al campo con un taladro a equipar una vía; quizás esa persona deba estar certificada con una licencia para hacerlo y que haya un control sobre el material usado. Hay que pensar en que es una oportunidad para equipar mejor y cuidar las zonas.

En Estados Unidos, está el ejemplo de Hueco Tanks, un sitio histórico de búlder que cerraron hace 25 años y luego lo reabrieron bajo un sistema de permisos: hay que ir con unos tours guiados y en grupo de 10 personas como máximo. Todo muy antinatural para el espíritu del escalador. Pero yo fui el año pasado y es increíble: el lugar está súper cuidado y fue una experiencia muy salvaje… es una fórmula que funciona y que demuestra que introducir ciertas reglas puede mejorarlo y hacerlo más sostenible. El resultado puede ser positivo.

Kalymnos es otro ejemplo. Una isla que se dedicaba básicamente a las esponjas de mar y que a través del turismo de la escalada ha podido desarrollar una alternativa, y los locales están muy contentos con ello. Quizás aquí, como en Mallorca, el turismo de escalada puede ser otro tipo de turismo.

Eneko Pou:

El problema de Menorca no es la masificación de escaladores, sino el de los seguros. Estábamos poniendo A2 hasta hace cuatro días y se están rompiendo; luego poníamos químicos y están fallando… Se puede atraer a escaladores, pero el tema es garantizar la seguridad, que se debería hacer reequipando con titanio.

Además, a diferencia de Mallorca, Menorca ha sabido cuidar más el entorno y no ha atraído ese turismo más masivo y de borrachera, con lo que creo que sí se podría potenciar el turismo de escalada.

Paraíso del psicobloc

¿Cuáles son los tipos de escalada que se pueden practicar en Menorca y qué potencial de crecimiento tienen?

Miquel Àngel Apesteguia:

A nivel de escalada deportiva, los mejores sitios ya están descubiertos, a menos que se descubra una manera de acceder a las rocas de los acantilados para poder asegurar con la cuerda. Vía larga y de autoprotección, prácticamente no hay. El desarrollo puede estar más bien en el psicobloc, con todo el perímetro de roca que tenemos en la isla y el mar como colchoneta natural.

Chris Sharma:

El psicobloc es una actividad más extrema que la escalada con cuerda y puede ser peligroso si no sabes lo que estás haciendo. Yo recomiendo que se vaya con un buen guía para saber los buenos sitios, lugares seguros… y no tanto las caídas, sino cómo sales del agua; ese es el gran peligro. Poder disponer de escaleras u otras maneras de salir, llevar algo que flote para poder mantenerse siempre fuera del agua. Es delicado y hay que pensarlo bien, porque el psicobloc no es para todo el mundo. Miquel Riera lo llamaba psicobloc, pero también lo llamábamos marpinismo, porque es cierto que vas en bañador, pero las consecuencias de una caída son parecidas a moverse en la montaña.

De todos modos, vale la pena darle una vuelta porque para mí es la forma más espectacular de la escalada. Es algo único y vale la pena encontrar la manera de que se pueda practicar de forma sostenible y segura. Tiene que ser un orgullo para la gente de aquí. Es la perfección, y fue la razón por la que yo me mudé a vivir a España.

Iker Pou:

A mí, el psicobloc me encanta, aunque mi problema es que sin gafas no veo nada y si las llevo puestas las pierdo en el agua. A pesar de ello, me encanta. Nosotros hemos ido a muchos lugares del mundo para practicarlo, pero no hay ningún sitio como las Baleares: el agua caliente, las paredes de roca, las formaciones increíbles… creo que es algo único y que hay que aprovechar.

Chris Sharma:

Cuando pienso en cómo sería la línea perfecta de psicobloc, me viene a la mente Es Pontàs. Es la combinación de la dificultad —que es muy importante—, con un sitio bonito y espectacular, los movimientos, la altura —que no sea ni demasiado alto ni demasiado poco—… Para mí, es la perfección y el estilo más libre. Es como un lienzo en blanco sobre el que dibujas los movimientos. Escalarlo a vista, en solo sobre el mar… es increíble.

Todos hemos visto la escalada de Alex Honnold en solo integral en El Capitan, pero es muy, muy peligroso… si te caes, mueres seguro. Y por eso quienes hacen eso escalan muy por debajo de su máximo nivel. Lo interesante del psicobloc es que te permite disfrutar de esa libertad pero al máximo nivel, y te puedes caer. Es espectacular.

Eneko Pou:

Cuando Alex Honnold vino a hacer psicobloc a Mallorca, de hecho, no lo pasó nada bien por eso. Porque decía “es que aquí te caes, y a mí no me gusta caerme; cuando yo escalo no suelo caerme nunca”.

Otra vez, fuimos a hacer psicobloc con Miquel Riera una tarde con mala mar y las pasamos canutas para salir, y era una época en que Iker no nadaba especialmente bien.

Iker Pou:

Sí, me pidieron que me tirara al agua después de encadenar, porque en el vídeo quedaría bien, y luego estuve allí veinte minutos en el agua sin poder salir; no podía agarrarme de la cuerda con esas olas. Al final, tuvo que tirarse Miquel con unos flotadores a por mí y, después de estar allí flotando otra media hora, por fin pudimos salir con sangre y raspados por todas partes.

Eneko Pou:

Además de lo que se ha dicho de las salidas, es importante saber nadar bien, conocer todo lo que te rodea y que te pueda ayudar a salir… y también tener un buen juego aéreo que te permita entrar bien en el agua, que era algo que Miquel tenía espectacular y nosotros no, y siempre entrábamos fatal.

‘Expedición’ de psicobloc

Chris Sharma:

Muchas veces hemos salido en kayak o en barca para hacer psicobloc. Es muy divertido porque te permite escalar en muchos lugares y muy rápido. Recuerdo haber abierto diez rutas nuevas en diez sectores distintas en el mismo día. En el kayak vas más despacio pero vas muy conectado con el sitio, te da tiempo de fijarte en todos los detalles y es una de las experiencias más bonitas que he tenido escalando.

Todo esto quiero que sirva como un recordatorio para Miquel Riera, un amigo muy querido para mí. Fue muy bonito conocerle y me abrió los ojos a todo este tipo de escalada. Me impactó conocerle y saber que muchas veces se iba a hacer psicobloc solo e incluso sin ropa.

Coloquio en Menorca, con Chris Sharma y los hermanos Pou (Foto: Iván Carretero).
Coloquio en Menorca, con Chris Sharma y los hermanos Pou (Foto: Iván Carretero).

Comentarios

Deja una respuesta

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.