Entrevista

Aprender de los errores. Alberto Ayora, director del Comité de Seguridad

A lo largo de su vida y de su larga carrera en las montañas, vivió algunos momentos muy difíciles, experiencias duras que a uno lo marcan para siempre pero de las que se pueden llegar a extraer valiosas enseñanzas. Alberto Ayora, con perspectiva y dedicación, ha encontrado en el Comité de Seguridad una eficiente herramienta de divulgación y pedagogía sobre la prevención y el riesgo.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Alberto Ayora
Alberto Ayora

Alberto Ayora (1963) es coronel del Ejército de Tierra y cuenta con titulaciones superiores en Montaña y Operaciones Especiales, unidades en las que lleva prestando sus servicios desde 1987.

También es miembro en activo del Grupo Militar de Alta Montaña. Con una amplia formación en prevención de riesgos y liderazgo de equipos en condiciones extremas, cuenta además con una dilatada experiencia alpina (Pirineos, Atlas, Alpes, Alpes de Nueva Zelanda, Altai, Andes, Cáucaso, Pamir, Karakórum –GI y GII–, Himalaya ­–Cho Oyu, Manaslu y Pilar Oeste del Makalu–, Groenlandia, Patagonia, Campos de Hielo Norte…) y es autor de Gestión del riesgo en montaña y en actividades al aire libre y Riesgo y liderazgo. Cómo organizar y guiar actividades en el medio natural.

Has escrito varios libros sobre la materia y no paras de emprender proyectos relacionados con la seguridad y la prevención, ¿de dónde viene tu vocación?
De accidentes sufridos en todos estos años de experiencia en situaciones de riesgo. En muy poco espacio de tiempo sufrí la pérdida de algunos amigos y compañeros. El impacto emocional fue tremendo y ello me hizo sensibilizarme y cambiar mi actitud.

¿Cuáles fueron tus momentos más complicados en la montaña?
Hay varios y todos han dejado huella profunda. La pérdida de Manuel Álvarez en el GI en 1996 y la pérdida de Cecilio Guerrero en Amitges en 1998 fueron impactos al corazón directos. La expedición con el equipo de Al filo de lo imposible en el Campo de Hielo Norte en 2007 también fue una experiencia complicada. Creo que todos, las diez personas que estábamos, en algún momento llegamos a pensar que de allí no salíamos. Pero el rescate de Francisco Borja a 7800 m en el GII fue sin duda un momento muy, muy complicado.

Los errores hay que analizarlos y aprender de ellos

¿Qué obtuviste de aquellas experiencias difíciles?
Experiencias significativas de vida. Pero no simplemente por haberlas vivido, sino sobre todo porque las he estudiado a posteriori con sinceridad, humildad y espíritu crítico. Siempre digo que los errores hay que analizarlos y aprender de ellos. Pero lo primero es reconocerlos, y sí que quiero subrayar una enseñanza: la importancia y el valor que proporcionan un equipo cohesionado.

¿Cuántas personas trabajan actualmente en el Comité?
Actualmente somos trece personas pero probablemente en breve añadiremos algún médico al grupo.

¿Cómo os organizáis?
En realidad podríamos hablar de una organización en libertad y confianza. Se definen las líneas estratégicas y cada responsable de área lidera su proyecto. Hay que tener en cuenta que somos todos voluntarios y que todos tenemos nuestros respectivos trabajos. Todo el trabajo que se está realizando es de manera altruista, restando tiempo libre a nuestro ocio y nuestras familias.

La clave es que lo que hacemos es pensando en los demás, en el bien común, en construir una sociedad mejor.

¿No existe un desgaste de los que participáis? ¿Te preocupa que lo pueda haber en un futuro?
Cuando alguien encuentra algo que da sentido a su vida es al contrario. Se implica más. Hemos ido creciendo y cada vez surgen más ideas y proyectos. La clave es que lo que hacemos es pensando en los demás, en el bien común, en construir una sociedad mejor.

Parece mentira que no exista una estadística global de los accidentes de montaña en todo el país. ¿Cómo es posible?
El modelo de estado que tenemos tiene sus particularidades. Las competencias en este tema están transferidas a las CCAA y cada una se organiza como considera. Además los datos que se están intentando recabar hay que buscarlos en muchas fuentes.

Hay que pensar que no estamos hablando únicamente en las estadísticas que pueda proporcionar el 112 de cada CCAA. Hay otra información que por ejemplo está en manos de empresas, por ejemplo los accidentes en las estaciones de esquí.

Parece una tarea titánica la que se propone el Observatorio: conseguir poner de acuerdo a cuerpos de rescate, federaciones, administraciones, autonomías… ¿De verdad pensáis que esto va a ser posible?
Parece imposible pero no lo es. Lo que hace falta es voluntad. Obviamente las CCAA lo tienen que apoyar, pero consideramos que el esfuerzo principal tiene que venir del CSD y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias.

Aragón ha creado ya un modelo de Observatorio. A nivel nacional todos los grupos parlamentarios apoyaron la creación de otro órgano que estudie la accidentalidad a nivel nacional. Es una tarea pendiente de este Gobierno o del próximo que salga de las urnas.

Se incentiva la práctica deportiva y turística, pero no hay una estrategia preventiva de accidentes

¿Cuáles dirías que son las tres causas principales del aumento tan grande de accidentes de montaña en los últimos años?
Creo que está claro. Por un lado la mayor afluencia al medio natural. Se incentiva la práctica deportiva y turística, lo que es fantástico, pero en contrapartida salvo en algunas CCAA, y esta es la segunda causa y es responsabilidad de la Administración, no hay una estrategia preventiva.

Ello hace que existan personas que acudan sin la debida preparación. Y ello me lleva a otra causa para nuestro entender fundamental: se está perdiendo la labor formativa que se hacía en los clubes y asociaciones desde edades muy tempranas. Todo va excesivamente rápido…

¿Crees entonces que la vieja estructura, y tradición, de clubes (ya muy perdida) evitaba, en parte, este problema de falta de formación de los montañeros?
Claro. Y hay que luchar por recuperarlo. Hay que facilitar el trabajo de los monitores benévolos en los clubes. No podemos poner exigencias y limitaciones a los clubes y sus responsables. La labor social que realizan es tremenda.


 

Hay clubes de montaña que mueven miles de personas los fines de semana y que llevan muchos años demostrando que saben hacer las cosas muy bien. Por desgracia hay otros que no es así y que actúan como empresas encubiertas. Eso hay que solucionarlo pero no deben convertirse en el foco y la referencia.

¿Crees que la actual formación de técnicos de escalada, montaña, barrancos… es suficientemente completa en el aspecto de la seguridad?
Sinceramente creo que se podría hacer mejor. Hay algunas escuelas que lo están trabajando mejor que otras. Pero no solo la de los técnicos deportivos. También la formación de tiempo libre o la de la actividad física y deporte presentan lagunas en este campo. Sería primordial que desde edades tempranas se incluyeran ciertos conceptos en los colegios.

Las montañas no deben dejar de ser un espacio de libertad personal, pero también deben serlo de responsabilidad

¿Eres optimista en cuanto al futuro?
Relativamente. Dicen que un pesimista es un realista bien informado. Creo que se va avanzando en el cambio cultural, pero este tipo de cambios siempre son lentos. Exige hacer otras cosas por parte de todos. No podemos hablar solo de accidentes y rescates. Hay que implicarse más en la prevención. Las montañas no deben dejar de ser un espacio de libertad personal, pero también deben serlo de responsabilidad.

¿Cómo recibió la FEDME el proyecto y cuál ha sido su apoyo durante estos años?
Hay que explicar que fue la FEDME quien lo demandó inicialmente. El apoyo ha ido creciendo poco a poco. Empezamos en 2015 con apenas 5000 € de presupuesto y en el último año se ha quintuplicado. Y ya se va solicitando cada vez más a menudo el asesoramiento del Comité por parte de las diferentes áreas y federaciones autonómicas.

¿Crees que la entidad percibe la seguridad como una prioridad?
Te diría que son nuestros federados, que son a quienes nos debemos. El último estudio realizado el año pasado refleja que lo más preocupa a los federados en formación es por ejemplo la seguridad y prevención de riesgos.

¿Exigís más implicación a la FEDME?
Como dice el refrán si la montaña no va… iremos nosotros y nos implicaremos más.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.