EN UN ARCHIVO DE NUEVA ZELANDA

Aparece una foto original de Edmund Hillary en un formulario perdido

¿Qué cara hay que poner en una foto que va a pasar 68 años perdida entre papeles? La de Edmund Hillary parece aburrida, aunque el documento en el que se grapó le valió para dar sus primeros pasos montañeros fuera de Nueva Zelanda.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Formulario de solicitud de pasaporte de Edmund Hillary encontrada en un archivo de Nueva Zelanda. 2018
Formulario de solicitud de pasaporte de Edmund Hillary encontrada en un archivo de Nueva Zelanda. 2018

En la imagen está huraño, con el ceño fruncido, con cara de poca paciencia. Entonces no tenía manera de saberlo, pero la foto que se grapó en el formulario que rellenó Edmund Hillary para pedir su pasaporte iba a pasarse casi 70 años amontonada entre papeles esperando a que alguien la descubriera. Parece que acertó con el gesto de aburrimiento.

El impreso y la foto acaban de aparecer en un archivo de Nueva Zelanda junto con las de otros compatriotas célebres, entre ellos George Lowe, que también formó parte de la expedición que en 1953 conquistó el Everest y dio fama mundial a Edmund Hillary y Tenzing Norgay por ser los primeros en pisar su cima.

“No esperábamos dar con los documentos y no los habríamos podido encontrar porque no estaban indexados con tanto detalle. Ha sido pura suerte”, reconocía el archivista Richard Foy. Los papeles se guardaban amontonados bajo la etiqueta pasaportes hasta que un investigador pidió que se revisasen para ver si aparecía el viejo impreso de su abuelo. Este no apareció, pero sí salieron a la luz otros formularios que nadie sabía que estaban allí.

Profesión: apicultor.
Altura: 6 pies y una pulgada y media
(¡1’86 m!).
Color de ojos: avellana.
Países que quiere visitar: Inglaterra, Indonesia, Egipto, Francia, Suiza e Italia.
Firma y fecha: Edmund Hillary. 16 de abril de 1950.

Hillary sobrevivió al Everest, al Polo Norte y al Polo Sur, y falleció hace diez años con los 88 ya cumplidos, lo que significa que este no es el único documento firmado por él que existe en el mundo. De hecho, en su trabajo como embajador de Nueva Zelanda en Nepal años más tarde seguro que rellenó y firmó una buena colección, pero el formulario que acaba de aparecer tiene la magia de ser el origen burocrático de su carrera alpina.

«¿Has pensado alguna vez en ir a los Himalayas, Ed?»

Antes de conseguirlo fue piloto de avión en la II Guerra Mundial y visitó algunos países, así que en 1946 confesaba tener buena experiencia para organizar sus propios viajes pero poca sobre la parte técnica del alpinismo. El escalador más famoso de Nueva Zelanda se llamaba Harry Ayres y fue su mentor durante tres temporadas. Con él aprendió cuándo y cómo tallar un peldaño, así como otras nociones “de esa ciencia oculta de la nieve y el hielo que solo la experiencia puede enseñar”.

Así lo contó en el libro Mi camino al Everest, donde también explicaba qué hacía en la época en la que rellenó el formulario del que hablamos:

“En 1950, George Lowe nos puso en el camino de los Himalayas. […] Bajábamos el glaciar Tasmania cuando dijo de repente: «¿Has pensado alguna vez en ir a los Himalayas, Ed?». De hecho, había pensado en ello a menudo, y así se lo dije. […] Decidimos que lo planearíamos juntos y organizaríamos una fiesta con el fin de conseguir el dinero suficiente para ir. Yo partiría a Inglaterra a los pocos meses, así que me comprometí a conseguir toda la información que pudiera sobre equipamiento y comida”.

Aquel viaje empezó en Inglaterra y siguió después por las montañas de Austria y Suiza, pero se cortó antes de saltar a los países que se mencionaban en el formulario del pasaporte por una invitación sorpresa. “Un día nos acercamos a la oficina de correos, en el Jungfraujoch, para recoger nuestras cartas y entre ellas había una misiva de George. Eran noticias excitantes. Un grupo de Nueva Zelanda estaba haciendo planes para ir a los Himalayas y había invitado a George para que se les uniera. Por sugerencia suya, también me invitaban a mí”.

Fue allí, en aquel primer viaje a las grandes montañas de la Tierra, donde se empezaron a encadenar los hechos que lo llevarían a la cima del mundo pocos años más tarde. Y desde que bajó del Everest y se hizo famoso su foto apareció una y otra vez en revistas, libros y hasta billetes donde, por cierto, aparece más satisfecho que en la imagen olvidada del formulario.


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.