EVEREST, 1982

Aniversario de la muerte de Boardman y Tasker, una cordada llegada del futuro

Peter Boardman (1950-1982) y Joe Tasker (1948-1982) fallecieron intentando la arista noreste integral del Everest. Dejaron tras de sí un nutrido legado de ascensiones avanzadas a su tiempo y una influyente obra de literatura de montaña.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Boardman y Tasker, una cordada llegada del futuro
Boardman y Tasker, una cordada llegada del futuro

La cordada formada por los ingleses Peter Boardman y Joe Tasker desaparecía en la arista noreste del Everest el 17 de mayo de 1982. Formaban parte de la expedición británica liderada por Chris Bonington que intentaba la primera ascensión integral de dicha arista, algo que finalmente lograría en 1995 una expedición japonesa, tras otros cinco intentos fallidos. Era una más de las rutas avanzadas a su tiempo que acometían como cordada.

Recientemente Ediciones Desnivel ha publicado «La montaña resplandeciente» un libro que nace de las palabras de Chris Bonington cuando en 1976 Peter Boardman y Joe Tasker le explicaron su plan de intentar la escalada de la cara Oeste del Changabang: «Es un plan absurdo. Aun así, si conseguís escalar esa pared, creo que será lo más difícil que se haya hecho nunca en el Himalaya».
«La montaña resplandeciente»: la historia de una cordada y de una visión

Sus orígenes

Peter Boardman y Joe Tasker se conocieron hacia 1971 en los Alpes, donde escalaron el espolón norte de les Droites en una cordada de tres con Dick Renshaw, otro histórico alpinista británico que ya era el compañero de cordada habitual de Tasker.

Para entonces, Peter Boardman era estudiante y presidente del Club de Montaña de la Universidad de Nottingham, mientras Joe Tasker estudiaba en la Universidad de Manchester tras haber dejado el seminario y haber pasado una época trabajando como barrendero.

A mediados de los setenta, Boardman ya había ido al Hindu Kush (1972) y a Alaska (1974) y ambos habían escalado la cara norte del Eiger y otras muchas rutas en los Alpes, además de numerosas vías de roca en el Reino Unido.

En 1975, Joe Tasker y Dick Renshaw abrían una ruta nueva en la cara sureste del Dunagiri (7.066 m), en el Himalaya indio, mientras Peter Boardman alcanzaba la cima del Everest como segunda cordada (con Pertemba Sherpa) en la apertura de la cara suroeste que dos días antes habían culminado Doug Scott y Dougal Haston, en la expedición liderada por Chris Bonington.

Alpinismo ligero en el Changabang

Sus caminos se unieron en la expedición a la cara oeste del Changabang (6.864 m) de 1976. Joe Tasker había visto esta pared el año anterior desde el Dunagiri y planeaba intentarla con Dick Renshaw. Sin embargo, este se estaba recuperando todavía de las congelaciones sufridas y Tasker se lo propuso a Peter Boardman.

Ambos llevaron a cabo una ascensión de 25 días, que recibió un enorme reconocimiento del sector como una actividad puntera de alpinismo ligero y comprometido. Algunos incluso calificaron de “revolucionario” el uso que hicieron de técnicas de escalada en big wall, aplicadas a una altura tan elevada.

La expedición al Changabang se convirtió en el libro La montaña resplandeciente, escrito por Peter Boardman, que mereció el premio John Llewellyn Rhys de literatura de montaña 1979. En él, Boardman reconocía que la ascensión del Changabang elevó su concepto de sí mismo al nivel del reconocimiento externo que había recibido por el Everest.

Dos intentos al K2

Peter Boardman y Joe Tasker formaron parte de la expedición de Chris Bonington que en 1978 realizó el primer intento a la arista oeste del K2. Ellos dos marcaron la punta de altura en 6.700 metros antes del abandono provocado por el fallecimiento de su compañero Nick Estcourt en una avalancha.

Se quedaron con las ganas e inmediatamente solicitaron otro permiso para el mismo objetivo, que volverían a intentar en 1980 con Dick Renshaw y Doug Scott. No consiguieron resolver las dificultades de la arista oeste y, tras cambiar al espolón de los Abruzzos para realizar una tentativa por la ruta normal, a punto estuvieron de no contarlo, tras ser barridos por una avalancha en plena noche dentro de su tienda a más de 8.000 metros.

Kangchenjunga sin oxígeno

Entre los dos intentos al K2, Joe Tasker y Peter Boardman realizaron con Doug Scott otra de sus ascensiones más admiradas en el Himalaya, en 1979. El terceto abrió una nueva ruta por la cara noroeste y la arista norte del Kangchenjunga (8.586 m), que además significó la primera ascensión sin oxígeno de la tercera montaña más alta del mundo.

Primera ascensión del Kongur

Después de que Joe Tasker formara parte de un intento al Everest en invierno de 1980-81 por la cara oeste que terminó sin cumbre (narrada en su libro Everest the Cruel Way), se enroló de nuevo ese mismo verano en una nueva expedición al Pamir. Tasker, Peter Boardman, Chris Bonington y Al Rouse lograron la primera ascensión del Kongur (7.649 m), a través de su pilar suroeste en estilo alpino.

Muerte en el Everest

La ascensión integral de la arista noreste se presentaba en 1982 como un objetivo de gran envergadura, para la primera expedición británca que regresaba a la vertiente norte del Everest desde los años treinta. Chris Bonington, Peter Boardman, Joe Tasker y Dick Renshaw conformaban el exiguo grupo de alpinistas creado para intentarlo, con el apoyo del doctor Charles Clarke y de Adrian Gordon desde el campo base.

La línea era “obvia, elegante, desconocida y se veía difícil pero posible”, según escribió posteriormente Bonington en el libro Everest: the Unclimbed Ridge sobre la expedición. Sus principales dificultades se situaban entre los 7.800 m y los 8.300 m, en la travesía de los Tres Pináculos, después de los cuales la ruta normal del Collado Norte enlaza con la arista noreste hasta la cima.


 

Llegaron al campo base (5.180 m) el 16 de marzo y progresaron en la arista lentamente durante el mes de abril. Instalaron su CBA a 6.400 m y, posteriormente, utilizaron tres cuevas en la nieve como campamentos de altura a 6.860 m, 7.250 m y 7.850 m respectivamente. Ya en el mes de mayo, lanzaron un primer intento de cruzar los Pináculos, pero Dick Renshaw se sintió mal y tuvo que abandonar la expedición. Chris Bonington tampoco se sentía con fuerzas para llegar hasta la cima.

Así las cosas, Peter Boardman y Joe Tasker lanzaron un nuevo intento, mientras Bonington se desplazaba al Collado Norte para apoyarles desde allí. El 15 de mayo alcanzaron la segunda cueva de nieve y el 16 de mayo, pasaron la noche en la tercera. Esa tarde realizaron su último contacto por radio.

El 17 de mayo progresaron con lentitud más allá del Primer Pináculo y fueron vistos por última vez a los pies del Segundo Pináculo, a más de 8.300 metros, hacia las 21 horas de la noche. Habían estado escalando durante catorce horas. Sin noticias de sus compañeros, Chris Bonington y Charles Clarke se adentraron en el valle del Kangshung para tratar de buscar alguna señal por aquella vertiente. A principios de junio se dieron por vencidos y abandonaron la montaña.

Otras expediciones intentaron la arista noreste en 1985, 1986, 1987, 1988 y 1992 antes de que los japoneses consiguieran completarla en 1995. En agosto de 1988, Russell Brice y Harry Taylor consiguieron superar los Tres Pináculos por primera vez, aunque descendieron a continuación por la arista norte, sin continuar hacia la cima. También escalaron los Pináculos unos alpinistas kazajos en 1992, que hicieron fotografías de un cuerpo hallado sentado a unos 8.200 m que posteriormente fue identificado como el de Peter Boardman. Nunca se han hallado rastros de Joe Tasker.

Referencia en la literatura de montaña

Ambos alpinistas firmaron sendos libros publicados póstumamente. Sacred Summits, de Peter Boardman, narra sus ascensiones de 1979 al Kangchenjunga, la Pirámide de Carstensz y el Gauri Sankar. Savage Arena, por otro lado, narra la trayectoria de Joe Tasker entre 1960 y 1980. La obra literaria completa de Boardman y Tasker se reunió en Boardman Tasker Omnibus en 1995.

En 1983, sus amigos y familiares crearon el premio de literatura de montaña Boardman Tasker, uno de los más prestigiosos de la actualidad y que se otorga cada año durante el Festival de Montaña de Kendal.


 
Comentarios
1 comentario
  1. No llegaron para nada del futuro…como dijo Messner "el alpinismo es el arte de la sobrevivencia…"
    No sacamos nada con jugar a la ruleta rusa haciendo acrobacias en la montaña si finalmente caemos.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias