EXPLORANDO

Alberto Ayora «Riesgo y liderazgo significa libertad y responsabilidad»

Alberto Ayora autor del libro «Riesgo y liderazgo» , es un experto en seguridad en montaña. Su obra anterior «Gestión del riesgo» es referencia obligada para profesionales y aficionados a la montaña. Esta entrevista gira en torno a riesgo, liderazgo, gestión…

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Alberto Ayora autor de Riesgo y Liderazgo y Gestión del Riesgo  ()
Alberto Ayora autor de Riesgo y Liderazgo y Gestión del Riesgo

Alberto ¿porqué este nuevo libro Riesgo y Liderazgo…?
La verdad es que el feedback recibido tras el libro anterior ha sido muy positivo, y ha sido una verdadera satisfacción ver el número de personas y organizaciones interesadas en este campo. En el fondo este libro nace porque sentía su necesidad, ya que me venían demandando la información que contiene en cursos, conferencias o en correos recibidos tras la publicación de Gestión del Riesgo. Si miras los logos que aparecen al final verás que lo apoyan instituciones y asociaciones como el CSD, la FEDME, SCOUTS-ASDE, la AEGM o ANETA.

En el fondo son organizaciones preocupadas, sensibilizadas, y que intentan hacer las cosas lo mejor posible. Por ello, el objetivo de Riesgo y liderazgo es tratar de ayudarles, procurándoles información actualizada de cómo se está trabajando en otros países, de manera que libremente vayan adaptando los procedimientos sugeridos a sus propias realidades y a las particularidades de nuestro país.

¿En qué se diferencia Riesgo y Liderazgo de Gestión del Riesgo?
Gestión del riesgo
establece, desde la práctica y la experiencia personal, los fundamentos y las bases teóricas de la gestión del riesgo para individuos y organizaciones. Riesgo y Liderazgo es una herramienta práctica, que en cierta manera cierra el círculo para una organización, y que pretende ayudar a crear organizaciones fiables y expertas de verdad.

Riesgo y Liderazgo enseña a una organización cómo construir un sistema de gestión de riesgos, teniendo primero presente el porqué suceden las cosas y luego sabiendo cómo evitarlas. Pero sin olvidar que los mayores éxitos en materia de prevención se consiguen mediante perspectivas enfocadas a la construcción de competencias, no en la corrección de debilidades. Al fin y al cabo la pericia consiste en tener un gran número de rutinas adecuadas para poder abordar una gran variedad de contingencias, no en ser un artista de la improvisación y el parcheo. Por eso incluye al final del libro numerosas fichas y ejemplos en los que apoyarse, y que permiten tener perfectamente diseñado y recogido en procedimientos escritos nuestro sistema.

Alguna experiencia personal te ha llevado a escribir este libro
Son varios los accidentes que han influido de una forma directa, pero en especial algunos de los que son víctimas menores de edad. Analizándolos en retrospectiva parece aparentemente sencillo el cómo podrían haberse evitado. Sin embargo, la clave en la investigación de accidentes y en el análisis del error humano, es tratar de entender porqué alguien toma una decisión determinada en un momento dado, no se trata de juzgarles a posteriori por lo que no hicieron. Eliminar las condiciones latentes que llevan a esas decisiones equivocadas no es tarea sencilla, y además hay que explicarlo bien, porque si no se acude rápidamente a soluciones de índole administrativo que se traducen en medidas como la obligatoriedad de los seguros o el cobro del rescate, que por sí solas no van a evitar accidentes.

Normalmente un accidente ¿es un error? ¿una cadena de errores?
El error siempre está ahí, pero lo primero que te diría, y que nunca debemos olvidar, es que los humanos erramos y eso es consustancial con nuestro ser. Cometemos fallos de atención, tenemos lapsus de memoria, nos equivocamos… No hay que demonizar el error, ya que los errores no son en  el fondo la causa real de los accidentes, sino más bien las consecuencias de algo que a lo mejor hemos hecho mal con anterioridad. Pongamos el ejemplo ese nudo de encordamiento que dejamos sin finalizar debido a una distracción. Piensa en que a lo mejor no hemos descansado lo suficiente, que en la vía de al lado alguien se ha caído, que suena un móvil a nuestro lado, o simplemente tenemos un problema personal que nos atormenta. En muchas ocasiones los accidentes son la concatenación de hechos que consideramos aparentemente triviales. Lo importante es ser conscientes de ello y poner las medidas adecuadas, en este caso la revisión del nudo por nuestro compañero antes de comenzar a escalar.

Lo segundo que me gustaría decir es que creo que debemos diferenciar los accidentes y no generalizar. Solemos meter en el mismo saco todos los accidentes y no deberíamos hacerlo así. Esto lleva a confusión, a hablar de seguridad en términos cuantitativos,  y a que al final las autoridades aborden estrategias con las que no estoy de acuerdo. No tiene nada que ver un hecho fortuito como puede ser un resbalón y el consiguiente esguince de tobillo, que puede sucederte paseando en tu ciudad, con un accidente motivado por un golpe de calor, que puede ser consecuencia de una extensa cadena de decisiones incorrectas tales como una forma física inadecuada, una alimentación e hidratación deficientes, un mal planeamiento de la actividad o falta de equipo adecuado.

Los accidentes que suceden en organizaciones ¿son distintos a los que ocurren en actividades más individuales?
Los accidentes individuales suelen tener orígenes organizativos, es decir relacionados con la planificación y organización de la actividad. Aquí juegan un papel importante nuestras experiencias anteriores, nuestra autoestima y el posible perjuicio que estimemos.

En los accidentes que sufren las organizaciones confluyen causas múltiples, en las que puede haber involucradas varias personas y en diferentes niveles de responsabilidad, por lo que a veces son difíciles de prever. Lo fundamental es tener claro que los fallos latentes que cometen las organizaciones son el caldo de cultivo de accidentes futuros. Son fallos que a veces no son inmediatamente visibles, pero que pueden fomentar actos inseguros y hacer que no se tomen medidas adecuadas a tiempo. La mejor vacuna contra estos accidentes la constituye el análisis de los incidentes.

¿Tienes conocimiento demandas importantes en nuestro país por temas responsabilidad civil?
Las hay y por desgracia las seguirá habiendo en el futuro. Muy recientemente he tenido conocimiento de una demanda por varios millones de euros.

Por eso considero conveniente cierta autorregulación del sector. No es necesaria una legislación que concrete los medios para obtener esa añorada seguridad, sino una serie de recomendaciones y normas de conducta, que subrayan los resultados que se pretenden y conceden libertad para decidir esos medios.

El exceso de legislación, y más si no va acompañada de información,  de servicios de consultoría y de mecanismos de supervisión, es dañino. Sólo crea confusión, opacidad en los sistemas y provoca más accidentes. En la primera mitad del siglo XX en Gran Bretaña se estableció una Comisión de Investigación ante el gran número de accidentes que se estaban produciendo a pesar de la ingente regulación. Los resultados de la Comisión Robens identificaron unos defectos graves: exceso de legislación, legislación insatisfactoria e ininteligible, y fragmentación de jurisdicciones administrativas e inexistencia de política oficial de largo alcance.

La solución no se encuentra en la legislar y castigar, sino en fomentar una cultura de seguridad. Las sanciones sólo son eficaces para evitar conductas irresponsables, pero no para suscitarlas. Riesgo y liderazgo se resume en dos palabras claves: libertad y responsabilidad.

¿Responsables de grupos juveniles –colegios, scouts, clubes,…- están preparados para liderar menores en lugares de riesgo?
Les trasladaría la pregunta a ellos mismos y se la formularía de esta manera: ¿Tenéis perfectamente identificados los peligros a los que os exponéis y sois conscientes de sus riesgos? Las personas conscientes de los riesgos que corren provocan menos accidentes que aquellos que creen estar convencidos de controlar la situación.

Has escogido la flor del diente de león para la portada ¿Por qué?
Por su belleza y fragilidad, como el medio natural que debemos cuidar y respetar.  Porque es efímera y subraya la importancia del aquí y ahora. Y porque me hace pensar. Y pensar es evaluar.


 

Veo que en los prólogos aparecen la EMMOE, la FEDME y SCOUTS de España…
Así es, porque el libro ha sido posible gracias al apoyo de la Escuela Militar de Montaña y de Operaciones Especiales que me ha facilitado esta cooperación institucional. Fruto de la misma es el trabajo realizado con la FEDME para implantar paulatinamente un sistema de gestión del riesgo, y otra colaboración con SCOUTS-ASDE para igualmente trabajar con sus grupos. También estamos colaborando en la actualidad con el Instituto Aragonés de la Juventud.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.