EXPLORANDO

Kilian supera los 400 km con temperaturas de 30ºC

La particular Transpirenaica de Kilian Jornet vivió ayer la quinta jornada, entre el Parador Nacional del Monte Perdido y el pueblo ilerdense de Senet. Las ampollas no hacen mella en el ritmo, y el grupo de amigos que le siguen empieza a crecer sensiblemente.

| No hay comentarios |
Numerosos amigos siguen a Kilian. Foto: Eduard Martinell-SalomonNumerosos amigos siguen a Kilian. Foto: Eduard Martinell-Salomon

Correr sin parar de mar a mar y, al llegar, darse la vuelta para seguir corriendo. Es una de las escenas más célebres de la película Forrest Gump y, en ella, el grupo de personas que siguen a Tom Hanks en su carrera va creciendo a medida que pasan los kilómetros y los días. Un ambiente parecido –salvando todas las innumerables diferencias- es el que está viviendo Kilian Jornet en su particular Transpirenaica.   Han pasado ya cinco días y más de 400 km desde que el atleta catalán partiera de Hondarribia con destino al Cap de Creus. A medida que sus pasos lo acercan a su casa (vive en Font Romeu, en la Cerdanya francesa), más y más amigos se le unen para acompañarlo a lo largo de algunos tramos del recorrido. Le dan ánimos e incluso le ayudan a orientarse, al ser buenos conocedores de la zona.   Un apoyo que no viene nada mal a Kilian, que empieza a sufrir en sus carnes la dureza de la empresa, con la aparición de las primeras ampollas en sus pies. La culpa, el aumento de temperatura de estos días, que le llevaron ayer a soportar una subida del termómetro hasta más allá de los 30ºC.  

Amor de madre… y de equipo

Kilian y su madre a su llegada a Senet. Foto: Eduard Martinell-SalomonKilian y su madre a su llegada a Senet. Foto: Eduard Martinell-Salomon

También su madre, Núria Burgada, lo acompaña todos los días, corriendo junto a él en el tramo final de cada etapa. Una vez llegado al destino de la jornada, el equipo de Kilian’s Quest se vuelca en el corredor e intentan optimizar al máximo sus horas de descanso y recuperación, un aspecto clave en el éxito de la travesía. “Me he encontrado mucho mejor que el miércoles y las curas y los masajes del final de día me están ayudando mucho a recuperarme del cansancio”, aseguró Kilian, agradecido por esos cuidados recibidos.   De este modo fue capaz ayer de recorrer 90 km entre el Parador del Monte Perdido y el pequeño pueblo de Senet, ya en el Pirineo de Lleida. Después de haber rectificado las previsiones y haber alargado un día más la travesía, Kilian espera llegar al Cap de Creus el lunes. Si lo consigue, habrán sido casi 700 km de recorrido en ocho días. Un recorrido que ha tenido que ser modificado en su diseño inicial por culpa de la nieve presente en algunos collados del Pirineo de Huesca.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.