EXPLORANDO

Emma Roca, la capitana

La catalana es la capitana del equipo Buff Thermocool. Su ‘cargo’ no es sólo fachada, sino que asume un papel de liderazgo y autoridad con sus compañeros masculinos durante las carreras.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Bimbache Emma Roca.  (Raúl Comino)
Bimbache Emma Roca.

Emma Roca figura en las listas de participantes de los raids como capitana del equipo Buff Thermocool, que se acaba de proclamar campeón del mundo de la especialidad en el último Raid Bimbache Extrem Castilla y León 2010. Ese cargo, que en algunos equipos bien puede ser una mera formalidad, cobra todo el sentido en los campeones del mundo. A pesar de ser la chica del equipo y, por definición, el eslabón más débil de la cadena, el espíritu competitivo y la experiencia de Emma imponen su liderazgo y autoridad ante sus compañeros masculinos. Es fácil verla mandar y dirigir en las transiciones de un gran raid.

La carrera deportiva de Emma Roca en deportes de montaña es extensa y exitosa. Ha participado –y casi siempre vencido- en disciplinas como las carreras de montaña, el esquí de montaña y por supuesto los raids de aventura, donde ha destacado a nivel mundial como una de las grandes de este deporte. Su faceta de madre de una niña (Irina) de 4 años y de dos gemelos (Martí y Mariona) a punto de cumplir los 2 años no le ha impedido proclamarse campeona del mundo en el Bimbache y, antes que eso, terminar su primer IronMan en Niza con una marca que la clasificó para el IronMan de Hawai.

Su figura es ampliamente reconocida en el mundo de los raids en España pero también a nivel internacional. En la ceremonia de entrega de premios del Raid Bimbache recibió el espontáneo reconocimiento “como ejemplo y modelo a seguir de mujer, madre y deportista” por parte de otras competidoras, lideradas por la chilena Verónica Bravo. Ese ejemplo y concienciación como mujer deportista la llevó a crear, junto a Mònica Aguilera, el raid exclusivamente femenino WIAR.

Desde su casa en el pueblecito pirenaico de Talló (Cerdanya), todavía descansando del esfuerzo realizado en el duro Bimbache, responde a nuestras preguntas.

¿Cómo sienta ser la campeona del mundo de raids?


 

Se la campeona del mundo de raids es el top. Ahora puedo decir que me siento realizada, sabiendo que soy la número uno por fin, después de más de diez años de competir al máximo nivel. Ya era hora, porque otras veces habíamos estado muy fuertes tanto yo como el resto del equipo, pero no habíamos conseguido ganar nunca. Era nuestro objetivo principal y, desde Escocia 2007 donde quedamos cuartos, ya lo decíamos: “tenemos que ser campeones”. El año pasado en Portugal también íbamos muy ilusionados, y de hecho fuimos uno de los tres únicos equipos en completar todo el recorrido, aunque el extraño sistema de puntuación de aquella carrera nos hizo quedar sextos. Aquello fue muy frustrante, un engaño para todos.

¿Cómo habéis vivido el Raid Bimbache Extrem Castilla y León – Campeonato del Mundo de Raids 2010 por tierras de Ávila y Salamanca?

Ha sido muy duro. El equipo estadounidense del Blackwater, que son los antiguos Nike, liderado por un Mike Kloser seis veces campeón del mundo, iba a todas. Esta era su última carrera y querían retirarse con una victoria. Nosotros lo sabíamos y hemos tenido que darlo todo. En las secciones de trekking fuimos superiores al resto de equipos y pudimos mantener esa ventaja en las de bicicleta de montaña, en las que ellos iban mejor. Cuando pasamos la mitad de la carrera con tres horas de ventaja sabíamos que dependíamos de nosotros mismos, aunque en este deporte nunca hay nada seguro. De hecho, después, en Peña de Francia nos habían recortado casi dos horas y llevaban muy buen ritmo, mientras que nosotros íbamos un poco hundidos; llegamos a pensar que nos cogerían. Aunque al final conseguimos recuperarnos y llegar con ventaja suficiente al río Tormes. Así y todo, remando hacia la meta de Salamanca todavía me iba girando por si los veía.

Un gran éxito, pero en cambio no fuisteis muy efusivos en la meta…

Cuando llegamos a Salamanca, estábamos muy cansados y muy concentrados. Teníamos que hacer la orientación urbana entre todos esos edificios maravillosos y nos costó asimilar que se había acabado todo el sufrimiento y que de verdad éramos los campeones. Cuando llegas, todavía sientes una alegría contenida. Personalmente, yo tenía un sueño brutal y mentalmente no sabía ni dónde estaba. Lo quieres celebrar te falta tanta energía… es una sensación como de estar aletargada. Después es una pasada: fiestas, cenas…  

Y como equipo, ¿cuál fue vuestra celebración privada?

El equipo nos reunimos después y nos abrazamos y felicitamos, fue muy emotivo. Pero inmediatamente nos pusimos a hablar de los detalles de la carrera, de cómo mejorar los defectos y analizar los pros y los contras.  

¿Eso quiere decir que seguiréis en activo la tamporada que viene? Se dice que te retirabas.

Yo ya no correré más raids largos, porque esto te quita muchos años de vida. El equipo seguirá haciendo raids de expedición, pero yo me dedicaré sólo a pruebas por etapas. Ellos continuarán corriendo la Copa del Mundo y el Campeonato del Mundo, pero yo no. Tenemos ya una sustituta, la finlandesa Maija Oravamaki, que está tan fuerte como yo y tiene muy buen carácter. Ella ocupará mi lugar.  

¿En qué carreras se te podrá ver el año próximo?

Por ejemplo en raids como el de China que hicimos este año, con tres días de duración y entre seis y ocho horas diarias. O un raid como el Extrem Hidalgo, con un formato muy bueno de 12 horas + 24 horas + 6 horas, que me parece muy completo. Incluso alguna Copa del Mundo que no fuese muy larga, de tres días como máximo. También quiero hacer triatlones largas tipo IronMan o CrossTerra. De hecho, estuve a punto de no ir al Mundial de raids porque me había clasificado para el IronMan de Hawai, después de haber realizado una buena marca en mi primera IronMan en Niza. Aunque hablando con mi pareja David Rovira, entendí que me daría mucha rabia que mi equipo ganara el Campeonato del Mundo sin mí, y además en Salamanca, ¡que está mucho más cerca que Hawai!

¿Cómo puede una madre trabajadora de tres hijos conciliar la vida familiar con la vida laboral y deportiva?

Yo trabajo como bombera en el GRAE, lo que me da bastantes días libres que me permiten mantener una media de entrenamientos de unas 3 horas diarias más o menos. En cuanto a la vida familiar, con David hemos conseguido montárnoslo para tener una chica en casa 8 horas al día. Eso me da mucha libertad, y la posibilidad de ir a buscar a Irina al colegio a las cinco de la tarde y poder estar el resto de la tarde con mis hijos, sin tener que preocuparme de lavadoras, plancha o fregona. Si no fuera por eso, sería imposible mantener el ritmo actual ¡y con David estaríamos super peleados!

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.