EXPLORANDO

De la Rosa, ante el Campeonato del Mundo de raids

Antonio de la Rosa es el organizador y director del Raid Bimbache Extrem – Castilla y León, que este año es el Campeonato del Mundo de raids de aventura. La prueba contará con 60 de los mejores equipos internacionales.

Antonio de la Rosa
Antonio de la Rosa
| No hay comentarios |

Los raids de aventura del máximo nivel son pruebas de compleja organización. Equipos de cuatro deportistas –al menos uno de ellos, una mujer- en una carrera non stop de varios días por un recorrido no balizado a través del cual se guían mediante la orientación y debiendo progresar poniendo en práctica diferentes disciplinas deportivas…

Antonio de la Rosa lleva meses pensando en todo eso para diseñar el Raid Bimbache Extrem – Castilla y León 2010, que este año será el Campeonato del Mundo de Raids. Ocho ediciones de Bimbache, la prueba de aventura más relevante del país y la única de carácter internacional, avalan su capacidad de organización.

El recorrido es secreto hasta el último momento, aunque sí se sabe que la salida se dará en Ávila el 3 de octubre por la mañana y que le llegada estará situada en Salamanca, donde se espera a los primeros participantes cuatro días después. Entre una y otra ciudad, algo más de 700 km de pistas, senderos, agua, cuerdas, subidas y bajadas, de día y de noche. De la Rosa cuenta en esta entrevista los entresijos de su organización.

¿Cuánto tiempo lleva diseñar un raid de las características del Bimbache de este año?

Yo llevo aproximadamente año y medio, desde que terminó el anterior Bimbache en mayo del año pasado. Lo primero fue confirmar la participación de los patrocinadores principales, la Junta de Castilla y León y las diputaciones de Ávila y Salamanca. Y después, tenía que diseñar la prueba antes de que llegara el invierno, porque sino en seguida nos hubiéramos puesto en abril y una prueba con tantos equipos no la hubiera podido terminar de organizar en tan poco tiempo.

  ¿Cuáles son los pasos a la hora de diseñar el recorrido?

Lo primero que supimos es que la carrera tenía que salir de Ávila y llegar a Salamanca. A partir de ahí, creé una serie de recorridos virtuales, sobre mapa. Después, hay que trabajar sobre el terreno, trazando los sectores y sobre todo descartandolas opciones no viables, ya sea por excesiva peligrosidad, porque el paisaje no sea tan bonito, por prohibiciones de paso en fincas privadas. También hay que tener en cuenta algún que otro punto de paso marcado institucionalmente, como por ejemplo El Barco de Ávila que, en este caso, será el punto intermedio más importante de la carrera. Para este trabajo he contado con la ayuda de mi equipo técnico.  

¿Con qué criterios se selecciona un sector u otro?

La idea inicial era diseñar una carrera dinámica, no aburrida, muy técnica pero a la vez asequible a nivel logístico, porque no es fácil mover la logística de 60 equipos. También tenía que ser una carrera larga, pero que a la vez permitiera que los últimos equipos pudieran llegar a la meta en tiempo, gracias a la posibilidad de cortar el recorrido en varios bucles.  

Sesenta equipos implican 240 bicicletas de montaña, otros tantos pares de patines en línea, plazas de canoas con sus remos, material específico de cuerdas, comida para cuatro días… y todo debe irse moviendo a los puntos de transición determinados y estar allí cuando el equipo llegue. ¿Cómo se consigue cuadrar una logística tan compleja?

Llevando 14 años corriendo raids y 8 organizando el Bimbache. A lo largo de este tiempo nos hemos metido en muchos marrones, y llega un momento que sabes evitarlos. Aún así, alguno habrá, porque la carrera perfecta no existe. En esos casos, hay que tener cintura y saber improvisar, para lo que también es importante tener un equipo de organización competente, con experiencia de pruebas internacionales a sus espaldas y con iniciativa para tomar las decisiones necesarias en el momento en que haga falta, sin necesidad de recibir siempre las órdenes de arriba… ¡Aunque hay que intentar improvisar lo mínimo posible!  

¿Cuántas personas forman parte de la organización del Bimbache 2010?

Somos 70 personas de organización, entre dirección de carrera, equipo técnico, especialistas en cuerdas y agua, departamento de prensa (fotógrafos, vídeo, comunicación, internet…), logística, médicos y voluntarios para las transiciones.  

¿Por qué se celebra el Campeonato del Mundo en España? ¿Y por qué en el Bimbache?

Desde hace seis o siete años, el Raid Bimbache Extrem es el evento de aventura más importante de España. La variación de sus recorridos, que han pasado por las islas de Hierro y Gran Canaria, por varias provincias de Andalucía y otras tantas de Castilla y León, han gustado siempre a los participantes internacionales que han venido, y la organización se ha ido ganando el prestigio que tiene como una de las carreras de aventura con más tradición a nivel continental. El año pasado, estuvo en la prueba el director de las Adventure Race World Series (ARWS), el neozelandés Geoff Hunt, y quedó encantado con el Bimbache. Por eso conseguimos la designación como Campeonato del Mundo.  

Una buena noticia para el mundillo de los raids en España. ¿Cómo ves la salud de este deporte en nuestro país?

Yo la veo bien. Además del Bimbache, nosotros organizamos una prueba de la Liga Española de Raids de Aventura de la FEDO (el próximo fin de semana del 6 y 7 de noviembre, en Extremadura), con lo que conocemos bien el sector a nivel nacional. Con la excepción de algunas carreras de la Liga, que no han sabido atraer a la gente, este año se ha visto una mayor profesionalización y la participación de un número mayor de equipos, a pesar del contexto de crisis. Ahí está el ejemplo de la Liga de Extremadura. Hay que acertar con una fórmula de carreras más accesibles y poder fomentar la motivación entre los equipos de aquí de correr a nivel internacional.   También hay que tener en cuenta que participar en un evento como el Bimbache, entre derechos de inscripción, transporte, alojamientos, etc. puede costar entre unos 5.000 € para un equipo nacional hasta más de 10.000 € para un equipo internacional, de Nueva Zelanda, por ejemplo. Eso hace que el perfil del deportista sea de un nivel económico medio-alto, porque profesionales hay muy pocos. Así que el círculo de potenciales practicantes es más bien reducido.  

Últimamente se detecta la tendencia a la aparición de pruebas más largas, con una exigencia más extrema. ¿Cómo lo ves tú que has llegado a completar una DecaIronMan (distancia IronMan multiplicada por diez)? ¿Es ese el camino a seguir?

Creo que esa tendencia en raids no está tan generalizada. Quizás es más bien en carreras de montaña y ultramaratones. Yo creo que hay que intentar la regulación de eventos… hay terreno para todo, pero hace falta regular. También es verdad que cuantos más días dure la prueba, menos participación tendrás, aunque siempre habrá gente rara. Hay que buscar un equilibrio.

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.