EXPLORANDO

Carreras por montaña: dos estilos, una misma pasión

Cuando se habla de trail running, casi nunca se diferencia entre los diferentes estilos que lo componen. En Estados Unidos y Europa, se ve de dos formas diferentes. Por ello, hemos hablado con algunos de los mejores corredores de ambos sitios, como Kilian Jornet, Anton Krupicka o Scott Jurek para saber en qué se diferencian realmente.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Anton Krupicka  (Col. Anton Krupicka)
Anton Krupicka

Ocurre que un mismo deporte se interpreta de forma diferente dependiendo el lugar en el que se practique. Es algo que se puede apreciar también en el mundo de las montañas, en la escalda deportiva, el alpinismo, y también en las carreras por montaña. A pesar de hablar del mismo deporte, el estilo con el que se practica es siempre un aspecto polémico, y el trail running no iba a ser una excepción.

A pesar de haber nacido al otro lado del charco hace ya varias décadas, el trail running parece haber tenido una gran acogida en la vieja Europa y las carreras atraen cada vez a un mayor número de participantes. En Estados Unidos la participación suele ser menor, pero es verdad que cuentan con una gran cantidad de carreras.

Resulta curioso cómo, hasta hace un par de años, los americanos no resaltaban en Europa y los europeos tampoco lo hacían al otro lado del Atlántico. Pero ahora eso parece haber cambiado, gracias a corredores como Kilian Jornet y Julien Chorier, que han vencido dos de las carreras más míticas de USA: Western States 100 y HardRock, mientras que los americanos chocan una y otra vez con el gran ogro europeo, el Ultra Trail Mont Blanc. La pregunta estaba clara. ¿Por qué ocurre esto? ¿Es la diferencia entre estilos tan grande?

Para Kilian Jornet sí. El ganador de la Western States 100 –carrera más importante de EEUU, comparable al UTMB en Europa- de este año asegura que la diferencia está en el terreno. “La principal diferencia son las condiciones de la montaña. En general, en USA las montañas no tienen grandes desniveles, con poca pendiente. Las temperaturas y el clima son más bondadosos y estables que en Europa y los senderos más llanos y menos técnicos”.

El corredor norteamericano Anton Krupicka identifica la diferencia en que “los europeos practican más “carreras por montaña” que trail running. No les preocupa enfrentarse a terrenos muy técnicos. Parece más una mezcla entre carreras y montañismo. En Estados Unidos las carreras prefieren trazados menos escarpados y técnicos. A mí me gustaría que hubiera más carreras del tipo europeo, pero las autoridades forestales controlan mucho por dónde pasan las carreras”.


 

Ultra Trail Mont Blanc, el «ogro» de los americanos

Uno de los paradigmas de esta diferencia se personifica en el Ultra Trail Mont Blanc, la gran carrera europea. Un año tras otro, los corredores estadounidenses se topan con un “monstruo”. La mayoría de ellos suelen hacer papeles discretos o incluso abandonan, algo llamativo, teniendo en cuenta que acudan muchos de los mejores corredores americanos, como Scott Jurek o Dakota Jones.

El propio Scott Jurek, ganador varias veces de la Western States, anunció que no volvería a correr el UTMB tras cinco participaciones en las que no ha llegado a pisar el podio. En una entrevista concedida a este medio, Jurek apuntaba que “en Europa el trail running se ha profesionalizado más; los corredores punteros tienen entrenadores, fisios, masajistas… En Estados Unidos todavía practicamos este deporte por amor; aquí es un deporte que todavía está basado en la pasión”.

La corredora rusa Zhanna Vokueva también apunta al tipo de entrenamiento a la hora de responder sobre los discretos resultados de los americanos en Europa. “Allí están más acostumbrados a correr por senderos y pistas forestales muy anchas, mientras que en las carreras de aquí, en ocasiones tienes que ir andando e incluso ayudándote de los brazos. Además, ellos basan su entrenamiento en volumen de kilómetros, mientras que aquí también trabajamos otros aspectos”.

Ryan Sandes, antiguo corredor sudafricano de carreras de resistencia en el desierto y ahora corredor por montaña, también tiene claro que “los americanos no están acostumbrados a este tipo de terrenos. Las condiciones de las montañas europeas te pasan factura si no estás acostumbrado a ellas y eso es lo que les ocurre a los americanos”.

Prueba de ello puede dar Kilian Jornet, quizá el corredor de montaña más internacional. “En Sierre Zinal tuve una conversación sobre este tema con Dakota Jones y Nick Clark. Ellos no podían creer que hubiera una pendiente tan pronunciada durante 2.000 metros seguidos. Luego subimos juntos al Mont Blanc y vieron la diferencia de desniveles y senderos técnicos que no hay en USA. También las condiciones adversas, de pasar de frio a calor, de lluvia, nieve…no están tan acostumbrados”.

Scott Jurek cree que el terreno no tiene tanto que ver como otros factores a la hora de competir en Europa. “Nosotros también tenemos carreras muy duras, tales como la HardRock 100 y me resulta desconcertante que en esta carrera –UTMB- haya un índice tan alto de retiradas entre los corredores americanos. Creo que nos entrenamos adecuadamente para el recorrido del UTMB, por lo que creo que debe haber otros factores, como la hora tan tardía de comienzo, el tiempo, el largo viaje…  pero no estoy seguro de porqué no nos ha ido muy bien”.

Su compatriota Anton Krupicka es de la opinión que los corredores americanos podrían hacer un buen papel en Europa. “El nivel competitivo es muy alto en Europa, pero estoy seguro de que tenemos corredores capaces de estar entre los diez mejores. Yo aún no he participado, pero cuando lo haga trataré de sumergirme en la cultura del lugar y en las costumbres. Creo que así me prepararé mejor, tanto física como psicológicamente”.

El británico Andy Symonds también identifica el terreno como la principal diferencia entre ambos estilos. “Me quedé muy sorprendido cuando corrí la Transrockies, ya que el 90% del recorrido eran caminos muy transitables, con poco desnivel. A pesar de ello, creo que si los corredores americanos se prepararan más en el tipo de terreno europeo, serían capaces de lograr grandes resultados, porque tienen grandísimos corredores”.

Mayor afición europea por las carreras

Otro de los aspectos en el que los corredores consultados han incidido en las diferencias es en  el apoyo del público. Para Ryan Sandes, “en Europa hay mucha afición por las carreras y suelen tener muchos más espectadores animando a los corredores”. También Zhanna Vokueva es de la misma opinión; “en carreras como el UTMB hay miles de espectadores animando a todos y cada uno de los corredores y eso es una de las cosas que la convierte en una carrera especial”.

De hecho, el propio Krupicka afirma sentirse “un poco envidioso del trail running europeo. Allí  todo parece estar muy apoyado, tanto por los organizadores como por los espectadores. Es una muestra del respeto de los europeos hacia las montañas. Todos los que corremos, amamos la montaña y eso es algo que los europeos parecéis entender mejor”.

A pesar de ello, los atletas parecen rendirse a la evidencia de que las diferencias, aunque existan, son cada vez menores. Jornet defiende esta teoría, apuntando que “el trail running está en un proceso de globalización. Los corredores se mueven más y compiten en lugares diferentes. Esta globalización está creciendo y los corredores se irán adaptando al estilo de cada continente”.

Esta teoría también la defiende Ryan Sandes; “en el pasado no veías a corredores americanos en Europa, pero la globalización ha revertido la situación y cada vez se ven corredores de todo el mundo en las carreras más importantes. Es un proceso imparable”.

Mientras esto pasa, la diferencia entre el trail running americano y europeo no parece cuestión de pasión o de amor por las montañas, aspectos en los que ambos grupos de atletas coinciden, sino en una simple cuestión de estilo, de buscar un terreno más o menos técnico, más o menos escarpado, pero siempre buscando las sensaciones que sólo se encuentran en una montaña. Por eso, correr por la montaña no es una cuestión de estilos. Correr por la montaña es una cuestión de pasión.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.