EXPLORANDO

Anton Krupicka o el trail running como forma de vida

El atleta de Nebraska nos contó hace unos días el porqué de su filosofía minimalista. Ahora nos relata su elección del trail running como deporte, afición y forma de vida.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Anton Krupicka  (Col. Anton Krupicka)
Anton Krupicka

Hace varios días, nos enteramos de qué razón había llevado a Anton Krupicka a correr con el mínimo material posible, e incluso sus entrenamientos con los pies totalmente descalzos. Para conocer mejor a “The Prophet” hemos decidido rescatar uno de sus post publicados en Running Times hace algunas fechas.

“Desde que dejé mi casa de Nebraska para comenzar la universidad en Colorado, siempre he vivido en lugares que me ofrezcan paisajes para poder correr por las montañas; primero Colorado Springs, Bozeman, Ashland, Leadville y ahora Boulder. Cada uno de esos lugares me ha ofrecido caminos de montaña que me han permitido desconectar y escapar, volver a conectar y explorar durante la docena de veces que salgo a la montaña cada semana.

¿Por qué el trail running es una prioridad en mi vida? ¿Vale la pena estar 20 ó 30 horas recorriendo caminos de montaña mientras el resto del mundo se ocupa de sus cosas de la vida cotidiana?

En su libro “Mother Night”, Kurt Vonnegut nos presenta el personaje de Howard Campbell Jr, un agente secreto americano que se infiltra en el régimen nazi como mensajero de su propaganda en la radio. Fue juzgado por ser miembro del partido nazi, cuando nunca lo fue, sino que se dedicaba a realizar su difícil trabajo, parecer un nazi sin serlo. Una cruel ironía.

Vonnegut pretende que nos demos cuenta, a través de su libro, de que necesitamos ser cuidadosos con lo que pretendemos ser, ya que puede ser en lo que acabemos convirtiéndonos. Nuestras acciones, sinceras o no, nos definen. Esto supone una gran motivación para mí como corredor de montaña. Diariamente, busco vivir una vida auténtica, una que se siente real y verdadera, y la mayor autenticidad y belleza la encuentro en las montañas y naturaleza en general.

Esta autenticidad es algo difícil de conseguir en nuestro mundo, moderno y complicado. Para bien o para mal, vivimos en un mundo que hemos construido, que ofrece muchas distracciones y comodidades que disfruto mucho, como cafeterías, bibliotecas, librerías, etc; el hecho es que estas cosas son todas construcciones que los seres humanos han impuesto a fin de mantenerse entretenidos y ocupados.

El problema es que muchas veces me siento atascado  en este tipo de actividades, y acabo sintiendo falta de pureza. Una novela o un camino llano pueden ser muy estimulantes, pero no siento ninguno de ellos como algo real en el sentido riguroso de la palabra, cuando lo comparas con un bosque de pinos.

Esa realidad es la que me lleva a correr una o dos veces diariamente. Sin ella, y hablo desde la experiencia, me vuelvo completamente loco. Pero no solo eso, ya que a través de los año he encontrado esta actividad como algo muy instructivo. Correr en las montañas crea un espacio de silencio, de apertura, de eliminación de distracciones por la cual puedo explorar y conocer más de mí mismo.

Ese tipo de exploración es más intenso si dispongo de la preparación física y mental necesaria, que me permitan correr con naturalidad. Cada momento que paso en las montañas es una oportunidad para mi educación y crecimiento personal; siento que estoy en un espacio creativo en el que lo que estoy creando no es algo material, sino una experiencia singular y única, y, como tal, cada carrera es una oportunidad de crecimiento, aprendizaje y expresión creativa. El encanto de todo esto es el compromiso con lo desconocido, de que siempre hay algo más que saber y de que lo que estoy aprendiendo es algún tipo de verdad, al menos a nivel  personal.

Pero, ¿si correr es algo tan personal para mí, porqué participo en carreras? La principal razón es porque es una fuente de motivación para correr todos los días. Luego, una vez en marcha, en plena montaña, sólo me dedico a disfrutar de la belleza y la aventura. Además, la competición con otros corredores me sirve para conocer mejor mis capacidades físicas y mentales más profundas. Correr es para mí una forma de vida y las carreras son una celebración de esto, una forma de expresión de las miles de horas dedicadas a este arte. Sin la constancia y disciplina de mi quehacer diario, sería imposible alcanzar mis límites físicos y mentales.

En 2010, ascendí unas 300 veces la Green Mountian (2.482m); las últimas seis millas del recorrido suponen una prueba de mi estado de forma. Si estoy bien, disfruto ese tramo como si estuviera bailando; en cambio, si no estoy tan bien, tropiezo, se me acaba el aliento y tengo que luchar para acabar esos últimos metros.

Aunque es doloroso, también es exquisito, ya que representa lo más primario de lo que hago: correr hasta llegar a la cima, hasta que no haya más bosques que atravesar. Así llego a mi lado más auténtico. A diferencia de lo que le ocurre a Howard Campbell Jr, nadie podrá tomarme por algo que no soy. Mi alimento más esencial viene de estar en la montaña todos los días y no es el tipo de alimento que yo puedo encontrar en los libros o incluso en correr por asfalto. Aunque sea algo inescrutable, es, sin duda, lo que me sostiene. Por eso practico trail running”.

Fuente: Running Times

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.