EXPLORANDO

Polémica por el ‘retoque’ de bloques en la zona centro

Algunos de los problemas de búlder más emblemáticos de la zona centro han sufrido modificaciones a base de picados que han agrandado presas. Varios escaladores denuncian la situación y reflexionan sobre ello.

Autor: | 22 comentarios | Compartir:
Nacho Sánchez limpia los cantos de Potencia hidrogenada (Tamajón)  (Col. N. Sánchez)
Nacho Sánchez limpia los cantos de Potencia hidrogenada (Tamajón)

Un email llegado hace unos días a la redacción de Desnivel y Escalar, firmado por varios especialistas de búlder de la zona centro, daba la señal de alarma:

“En respuesta y búsqueda de soluciones a lo que está sucediendo en algunos de los bloques más duros y emblemáticos de la zona centro, hemos decidido denunciar públicamente estos graves acontecimientos. El bloque Tol mojón (8B+ originalmente) en Tamajón ha sido retocado, el monodedo invertido de entrada es bastante más profundo y han aparecido nuevos cantos (bidedos) en la parte de la mitad; tenemos información de esto desde la primavera de 2012. Potencia hidrogenada 8B (originalmente), su tridedo de entrada ha sido agrandado hasta el punto de que ahora se puede tocar el fondo del agujero, esto ocurrió en septiembre de 2012. Hay gente que opina que los cantos de Indartsu (originalmente graduado de 8B+) en Hoya Moros y El techo de Javi ¿8A? en La Pedriza también han sido retocados. Esperemos que esta denuncia ayude a que dejen de ocurrir estas cosas…”. Firmado: Deixi Fernandez, Luis Muñoz, Javier Meng, Fernando Rey, Carlos Álvarez, Óscar Martínez, Carlos Ruano, Jorge Tost.

Hemos contactado con varios de estos escaladores, así como otros destacados miembros de la comunidad bloquera para tratar el tema de la transformación de los bloques con mayor profundidad.

¿Qué opinión te merece alguien que ‘retoca’ un problema? ¿Hay alguna justificación?

Carlos Álvarez: “Que es un sinvergüenza. Está haciendo un daño a este deporte imposible de remediar”.


 

Nacho Sánchez: “Justificación no tiene ninguna; imagino que lo hace gente que no tiene ni idea, o que pierde la cabeza en busca de fama… digo yo. En cualquier caso, deberían reflexionar antes de cometer un disparate así, esto no trata de subir una piedra lo antes posible cueste lo que cueste, sino de disfrutar superando un reto que la naturaleza nos ofrece”.

Alberto Rocasolano: “En mi opinión, la gente que retoca se debe creer que está en el rocódromo y no disfruta de lo que la naturaleza les reta, y al no poder subirse por esas piedras usan métodos de modificación de cantos con los que salimos todos perjudicados. Por supuesto que no está justificado. En mi opinión, si no puedes, entrena duro y ya podrás”.

Óscar Martínez: “Alguien que es capaz de retocar o modificar un problema ya resuelto dice muy poco de sí mismo, no merece ningún respeto por parte de la comunidad escaladora y yo particularmente me lo llevaría a picar carreteras en agosto, al sur. Aunque también se me ocurren castigos peores”.

¿Qué gana alguien al retocar un bloque si luego el problema se decota?

Óscar Martínez: “Lo único que gana es una ‘supuesta gloria efímera’, ya que tarde o temprano se termina sabiendo quién ha sido y que en realidad no estaba a la altura de los problemas. Acarreando en consecuencia una absoluta pérdida de credibilidad respecto a cualquier otro búlder que afirme haber hecho”.

Javier Meng: “La verdad es que no lo sé. De hecho, no entiendo qué gana aunque no se decote el bloque… Realmente, el que encadena así, manipulando agarres a su conveniencia, no tiene, para mí, ningún mérito. El que actúa así busca reconocimiento por haber hecho tal bloque, y supongo que piense que el retoque no es lo suficientemente significativo como para que llegue a saberse. Pero al final esas cosas se saben y entonces, ¿qué?”

Fernando Rey: “La verdad, no sé qué se gana, porque al final se va a acabar sabiendo, el bloque bajará de dureza y quedará ‘desprestigiado”.

Alberto Rocasolano: “Creo que no gana nada, porque no se ha hecho el problema original”.

Carlos Álvarez: “Pues no lo sé muy bien, quizás piense que la gente no se va a dar cuenta y quiera tratar de hacer creer que ha encadenado el bloque original. También puede ser (sobre todo en la caliza) que en el canto no le entren bien los dedos y lo agrande un poco pensando que no es para tanto lo que está haciendo”.

Nacho Sánchez: “Ganar, no gana nada. Pierde la oportunidad de ensayar y mejorar hasta ser capaz de resolver ese bloque, adaptándolo a su nivel en lugar de entrenar para conseguir hacerlo en su estado original. Supongo que pretenderán engañar a los demás haciéndoles creer que son capaces de tal y cual, pero en realidad se están engañando a sí mismos. Pensarán: ‘por agrandar esto un poco no pasa nada…”

¿Qué impacto tienen en un problema este tipo de retoques? ¿Tiene valor decir ‘encadenado antes de la decotación’?

Alberto Rocasolano: “El problema es que nos afecta a todos, y ese otro tipo de escaladores no lo ve. No sé, creo que es como hacer trampas, y eso quiere decir engañarte a ti mismo; creo que no hay nada más estúpido que engañarse a uno mismo”.

Óscar Martínez: “El impacto siempre es desagradable y lo peor es que, en el 99% de los casos, no hay vuelta atrás. A cualquier aperturista o escalador que le piquen un bloque le debe arder la sangre, pensar en que tú has subido por un problema y que después viene alguien y agranda o mejora los cantos de los que tanto te costó quedarte… ¡tiene que molestar mucho, mucho! El valor lo tiene el que subió sin modificarlo, el otro es un cobarde y muy cortito si piensa que nadie se dará cuenta”.

Javier Meng: “Generalmente, el retoque puede parecer insignificante, pues a simple vista que una regleta tenga 1 mm más o menos puede ni apreciarse; sin embargo suele mediar un abismo para aquellos que han hecho/probado el bloque antes y después. Lógicamente la diferencia se incrementa cuanto más duro es el problema en cuestión. Sí que tiene valor. El que ha estado pegándose mucho tiempo con un bloque y sabe lo realmente duro que era, merece todo el reconocimiento”.

Carlos Álvarez: “En el caso de Potencia hidrogenada, la dificultad residía en parar la puerta; ahora seguramente se llegue un poco más controlado. En Tol mojón, cuando lo abrimos Fernando Rey, Nacho Sánchez y yo, levantarse del monodedo invertido parecía una verdadera locura, la primavera pasada volví y me levante a la primera. Lo importante no es la decotación, sino cuando el bloque ha sido modificado, para mí el verdadero valor lo tienen los encadenamientos antes de que se retocase. De todas formas allá cada cual con lo que piense que ha hecho”.

Nacho Sánchez: “Es una lástima no poder disfrutar de líneas en el mismo estado en que las hizo su primer ascensionista. Tiene el valor que cada uno quiera darle. La dificultad de un bloque es muy subjetiva y personal, cada uno sabe lo que le ha costado, pero desde luego que objetivamente varía si los cantos se modifican”.

En ocasiones se ha hablado de que el propio ‘uso’ de un bloque (cepillado excesivo, etc.) lo va desgastando, ¿os habéis encontrado con eso?

Fernando Rey: “Sí, pero eso ya entra dentro de lo normal, sobretodo en unas rocas más que en otras, por eso es importante que para limpiar bloques la gente use el cepillo adecuado en función de la roca, y normalmente si el bloque está ya limpio no habrá que usar el metálico”.

Javier Meng: “Eso puede ser habitual en algunas zonas y depende mucho de la roca de cada zona. En Albarracín pasa bastante, pues la roca es más blanda de lo que la gente se piensa y el uso reiterado del cepillo puede llegar a modificar mucho un canto. Un buen ejemplo es Cosmos. Recuerdo cómo era la regleta de mano izquierda y sé cómo es ahora y la diferencia es brutal. Por eso, siempre hay que insistir en que el cepillo metálico sólo debe usarse para abrir bloques y nunca para limpiar bloques ya abiertos. De todas maneras, no creo que sea el caso de zonas de caliza como Tamajón”.

Óscar Martínez: “Es cierto que el exceso de cepillado o la masificación de pegues en un bloque puede llegar a mejorar notablemente un canto, pero suele pasar en roca blanda (arenisca o caliza) como por ejemplo lo que pasó con Cosmos en Albarracín, donde el tridedo actual para mano izquierda era hace 7 años una regleta mala, era 8B y hoy en día 8A, el canto fue haciendose más grande durante mucho tiempo y sin ningún culpable directo. Los problemas afectados que aparecen en la lista no han sido cepillados en exceso, han sido claramente modificados a mejor”.

Nacho Sánchez: “Con mucha frecuencia esto se hace apreciable, porque en realidad la erosión de la roca ocurre continuamente, y más si la ayudamos… Algunos de los bloques mencionados yo no tengo claro si se han modificado voluntaria o involuntariamente, pero esto sucede, especialmente en rocas blandas. Un ejemplo claro es Albarracín, donde muchos bloques han cambiado de cepillarlos o escalarlos. Por supuesto, hay que evitar el uso de cepillos metálicos en bloques ya abiertos”.

¿Hay mucha gente que se dedica a hacer este tipo de cosas en las zonas?

Nacho Sánchez: “Ha pasado en muchos sitios, desde Cresciano hasta Murcia. Así que no es cosa de uno ni dos, cada uno tendrá sus ‘motivos’, pero, por desgracia, es algo bastante común”.

Óscar Martínez: “Afortunadamente, no hay mucha gente que se dedique a modificar o picar bloques; son pocos y cobardes, pero alguno hay. Sinceramente después de 26 años escalando pensaba que en 2012 esto no sería tema de conversación, estamos viendo como Adam Ondra hace 9a a vista, si no te quedas de un canto… tranquilo… que ya vendrá otro que sí”.

Javier Meng: “Por suerte, no. En mis zonas habituales no hemos tenido este problema, pero sí se oye de vez en cuando de algún bloque ‘mutado’ por la zona centro”.

Alberto Rocasolano: “No sé si hay mucho tipo de gente, pero espero que al menos no aparezcan más”.

¿Es la importancia que adquiere el grado el motivo de fondo de todo esto?

Javier Meng: “Sin duda. Cada vez hay más gente para la que todo vale. No buscan superarse y mejorar, sino hacer tal o cual bloque porque es de tal o cual grado… Me parece muy triste pero es así. No deja de ser una forma de engañarse a uno mismo y de lograr un reconocimiento que quizás no se merezca”.

Óscar Martínez: “Estoy plenamente convencido de ello, hoy en día hay muchísima ‘graditis’; la gente escala números y letras, y les da igual que el bloque sea bonito o feo, lo importante es que sea supuestamente duro. Cada vez veo más bloques que se ponen de moda por lo asequibles o cómodos que son, no por su línea o su dureza. La gente quiere apuntar y apuntar, y a ser posible figurar. El que ha modificado los bloques, quizás los vendió a bombo y platillo por los medios, y como se suele decir… ‘Aquí paz y después gloria’, aunque sea eventual”.

Nacho Sánchez: “En muchos casos, sobre todo en bloques muy difíciles, sí. La gente pierde el norte con tal de ser o parecer el mejor. El que tenga mucho interés en demostrar lo bueno que es, ¡que vaya a las competiciones! Escalamos piedras, no números”.

Fernando Rey: “Yo creo que sí, pero volvemos a la primera respuesta, se va a acabar sabiendo que es menos, te lo apuntes de lo que te lo apuntes”.

Alberto Rocasolano: “No sé cuál será el motivo, pero esperemos que dejen de encontrar uno para que dejen de hacerlo. Por otra parte, también hay que tener en cuenta que los bloques cambian a medida que pasa la gente y en Indartsu sé que un canto estaba apunto de romperse y esta tempprada se rompió, aunque yo creo que sigue siendo igual”.

¿Cómo se puede acabar con este tipo de prácticas?

Carlos Álvarez: “Ojalá lo supiese. Me da la sensación de que este deporte cada vez se está volviendo más individualista y vale todo para pasar por delante de los demás. Espero equivocarme, pero creo que este tipo de historias cada vez van a ocurrir con más frecuencia”.

Óscar Martínez: “Pues por lo que veo es muy difícil acabar con ello; es como lo de los que te rayan el coche… ¡nunca les coges! Está claro que hay que concienciar a la gente de que no es lógico modificar algo que ya ha sido escalado antes, pero para que te hagas una idea, antes de publicar la carta llevábamos meses estrechando el círculo para cazar al ‘sujeto’ y de momento nada… aunque todo se andará, porque la mentira tiene las patas muy cortas y este gremio no es tan grande. Hay que denunciarlo públicamente en todos los medios posibles cuando se sepa, y que se cambie de deporte. ¡Cada vez se estrecha más el círculo!”

Nacho Sánchez: “Erradicar esto totalmente supongo que es imposible, cada uno tiene que darse cuenta de por qué escala y actuar en consecuencia”.

Javier Meng: “No es sencillo y no me viene nada pacífico a la cabeza, la verdad. Por mucho que se conciencie a la gente, siempre habrá alguien al que le frustre de tal manera no ser capaz de encadenar un bloque que, en cuanto tenga la oportunidad de retocar, lo hará”.

Fernando Rey: “Lo veo imposible, porque si alguien quiere retocar, lo va a hacer…”

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.