TECHO PATAGÓNICO

Segunda invernal al Cerro San Valentín

La expedición chilena ‘Cumbres Australes’ protagonizó en agosto la seguna ascensión invernal al techo de Patagonia por su arista sureste.

Autor: | 1 comentario | Compartir:
Nubes sobre el Cerro San Valentín - Foto: Exped. Cumbres AustralesNubes sobre el Cerro San Valentín – Foto: Exped. Cumbres Australes

El objetivo principal era realizar una incursión en pleno invierno australen las inexploradas latitudes del Hielo Norte patagónico, como colofón a susexperiencias previas en la cordillera Sarmiento, el volcán Melimoyu y lacordillera Darwin. Dicho y hecho. Un equipo de la Universidad Católica deChile, culminaba el pasado mes de agosto la segunda ascensión invernal al Cerro SanValentín (3.910 m), primera por su arista sureste, colocando a sus cinco integrantes en la cumbre. Este es surelato.

Hacia el Cerro San Valentín
Los Campos de Hielo patagónicos, año tras año reciben variasexpediciones, atraídos por la promesa de un lugar inexplorado y lleno dehermosas cumbres vírgenes, sin embargo son extrañas las ocasiones en que seintenta explorar durante el frío invierno austral. Es frecuente encontrarespeculaciones sobre el clima invernal del Campo de Hielo Norte, pero sólo unaexpedición había entrado en él, en 1989, bajo la dirección del granandinista Casimiro Ferrari, recientemente fallecido. Su expedición fue unéxito.

Así, sin más antecedentes decidimos intentar la ascensión invernal delMonte San Valentín, en el corazón del Campo de Hielo Norte. Este cerro conforma la cumbre más alta de la Patagonia,con casi 4.000 metros, y fue coronado por primera vez en 1952, depués de tres décadas de fallidas tentativas.

Remontando la arista sureste. Izquierda, el abismo de la cara este. Al fondo, el Cerro Cuerno de Plata (3.725 m)- Foto: Exped. Cumbres AustralesRemontando la arista sureste. Izquierda, el abismo de la cara este. Al fondo, el Cerro Cuerno de Plata (3.725 m)- Foto: Exped. Cumbres Australes

En Julio pasado, el equipo de ‘Cumbres Australes’, que ya habíamosexplorado las Cordilleras de Sarmiento y Darwin y el volcán Melimoyu, partimosrumbo a la laguna San Rafael, donde un glaciar de casi cuatro kilómetros defrente se desploma sobre el mar. Primero bosques, y luego hielo cristal y roca.

Los primeros diez días los utilizamos para acceder al Campo de Hielo, puesla entrada es sobre un costado del glaciar, cubierto de grietas y paredes deroca, que obligaban a escalar, jumarear y papelear frecuentemente. Tras una duramarcha se accede al Nunatak, y con ello a una sucesión de varios platós que,separados por marcadas subidas, conducen hasta la base de la montaña. Esteterreno, permitió un avance rápido, utilizando esquís y trineos.

Días muy cortos y noches muy frías (comúnmente por debajo de -10º C eincluso llegando a -22º C) nos obligaron a realizar jornadas cortas, montandoun total de nueve campamentos a lo largo de 52 kilómetros. Desde el octavocampo hicimos el primer intento de cumbre, abortado debido al mal tiempo yfuertes vientos. Pensando en la posibilidad de que no encontráramos una ventanade buen tiempo suficientemente amplia, subimos lo más alto posible, einstalamos a 3.100 metros nuestro noveno campamento.

Cumbre en el Cerro San Valentín - Foto: Exped. Cumbres AustralesCumbre en el Cerro San Valentín – Foto: Exped. Cumbres Australes

Desde aquí, partimos a la cumbre a las seis y media de la madrugada,remontando el filo sureste de la montaña -cubierto casi completamente de hielocristal-, que hacia el este se desploma casi verticalmente unos 800 metros porterreno mixto. Subiendo y haciendo travesías por la izquierda de la arista, enpendientes de hielo cristal de 45 º, y ocasionalmente pasos de hasta 65º,llegamos a la enorme espalda de nieve que conduce directamente hacia el hongo dehielo.

Tras sortear una rimaya, y en torno a la una de la tarde, los cincointegrantes de la expedición llegamos a la cima de la Patagonia: El Monte SanValentín. El día era hermoso, y teníamos una magnífica vista del Campo deHielo Norte, y gran parte de Patagonia. Sin embargo estábamos sólo a mediocamino. El retorno se hizo en cinco días de dura marcha, muchas veces con unavisibilidad inferior a 50 metros, y orientados sólo con el GPS,avanzábamos en medio del blanco absoluto.

Un mes después del inicio, el 20 de Agosto, llegamos a la laguna San Rafael,donde el barco nos abandonó, ya que vientos de hasta 160 Km/h hicieronimposible el embarque. Dado que retornaría como mínimo siete días después,el 21 de Agosto iniciamos su persecución mediante una avioneta, alcanzándolocon bastante fortuna en Puerto Chacabuco. La conclusión final es que el Campo deHielo Norte, es un lugar maravilloso y goza de excelente clima en invierno:sólo nos tocaron cinco días realmente malos, ya que durante los 25 restantes,la Patagonia nos recibió con un tímido sol y un sin fin de bellezas.

Camilo Rada G.

El Campo de Hielo Norte

Amanecer en el campo 8, tras el primer intento de cumbre al Cerro San Valentín (al fondo) - Foto: Exped. Cumbres AustralesAmanecer en el campo 8, tras el primer intento de cumbre al Cerro San Valentín (al fondo) – Foto: Exped. Cumbres Australes

El Campo de Hielo Norte se encuentra íntegramente en territorio chileno,extendiéndose desde las líneas de los ríos Tranquilo, Bayo y Exploradores alnorte, y el lago General Carrera y el curso del río Baker al este y sur, respectivamente. Al oestemuere en el océano Pacífico, entre el Seno Elefantes, la laguna San Rafael, elistmo de Ofqui y el delta del Baker, caudal que a su vez lo separa del Campo de HieloSur. Estas dos masas glaciares son los restos de la última glaciacióncuaternaria.

El Campo de Hielo Norte, de 100 km de longitud, 40 de oeste a este y unos4.400 km2 de superficie, mantiene una espesor de aproximadamente 1.000 metros dehielo. En 1959, fue incluido dentro del naciente ‘Parque Nacional Laguna SanRafael’, y hasta ahora ninguna expedición iberoamericana se había internado enél en pleno invierno austral.


 

Monte San Valentín

Expuesto pasaje al final de la arista sureste  - Foto: Exped. Cumbres AustralesExpuesto pasaje al final de la arista sureste – Foto: Exped. Cumbres Australes

Después de que una expedición argentina alcanzara por primera vez su cima en1952, y tras una serie de tentativas y repeticiones, faltaba un intento invernalal techo patagónico. ¿No se podrían encontrar condiciones meteorológicasmejores durante el invierno austral, cuando los vientos acostumbran a disminuir untanto su intensidad?

En esto pensó el gran andinista de Lecco (Italia) Casimiro Ferrari,fallecido hace poco más de diez días, protagonista de destacadas ascensiones acimas tan importantes en Patagonia como el CerroTorre (para algunos primera absoluta en 1974 por el pilar SE) , Fitz Roy(nueva vía al pilar este en 1976), Murallón, Risso Patrón o San Lorenzo.

En 1989, organizó una expedición invernal al Cerro San Valentín, culminada exitosamente en su cima. Partieron desde la laguna San Rafael, y el 7 deagosto alcanzaban la cumbre Casimiro Ferrari, Giulano Maresi, Egidio Spreafico yCarlo Buzzi, consiguiendo la primera invernal del San Valentín.

El techo patagónico, de 3.910 metros, fue descrito en ‘Patagonia’, de G.Buscaini y S. Metzeltin, como una ‘poderosa montaña cubierta de hielo, que pormole y poderío se presenta como una cima del Himalaya‘.Algo que explica las tres décadas de infructuosas tentativas que costó su primera ascensión.

Dagoberto Delgado.


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.