EXPLORANDO

Palabras por Iñaki

Ignacio Ochoa de Olza, padre de Iñaki Ochoa, escribe esta carta en memoria de su hijo desaparecido en el Annapurna.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

A continuación reproducimos la carta escrita por Ignacio Ochoa de Olza, padre del desaparecido en el Annapurna Iñaki Ochoa, leída durante un homenaje al alpinista que tuvo lugar durante la Semana Internacional de la Montaña de Cercedilla 2008.

«No puedo comprender. Ni siquiera esperaba, yo, que pienso millones de veces al día en todas las cosas de la vida, que unos padres, Pilar y yo, pudieran sentir una orfandad tan honda al perder un hijo. Era nuestro hijo, claro, y si hubiéramos confesado desde siempre que Iñaki era un tipo admirable, dotado de cualidades destacadas, con la unidad del ramaje de un gran árbol, en su alma, cualquiera podría pensar, harto equivocado, que todos los padres dicen lo mismo de sus vástagos, y hasta lo piensan. Y eso no es cierto, sería un tópico, es decir, una explicación carente de sentido, una cerveza que sólo fuera espuma. Porque a un hijo se le quiere, a todos mucho, y a cada uno ‘al que más’, pero la brillantez de espíritu de Iñaki no tenía nada que ver ni con padres ni con hijos; era una armonía poderosa de cualidades, su manera de vivir en lo suyo lo de todos, Iñaki se había convertido para nosotros en algo más que un hijo, como el pasajero mágico que se sienta a tu lado, que todo el vagón le mira con deslumbre, y casi no sabes cuàndo ha subido ni quién se lo ha llevado.

Precisamente, aunque tantos padres puedan creer dioses a sus hijos, si el ordenamiento jurídico o la autoridad, no se lo impide, nosotros no caímos nunca en esa fatuidad optimista. Por nuestra propia cuenta sólo hubiéramos llegado a tener a Iñaki por el montañero más guapo del mundo, nada más, a su salud. Fueron los demás, como la gente que hace a los profetas, quienes nos presentaron su valía.

Con cada paso Iñaki adquiría grados más altos en la brujería de las expediciones, mucho más densa al fin que su hematocrito, y quizá dentro de un tiempo los meros mortales podamos saber qué resorte feroz de brujería adversa ha desgarrado su vuelo sobre este Annapurna, tan innecesariamente letal. Iñaki sabía ver desde un sólo lado, la otra cara de las montañas desconocidas y de los problemas por conocer.

Hablaba a cada cual en el lenguaje que se merecía, y acompasaba con encanto las zonas más arduas de su existencia, las expediciones. A este padre que habla y a esa madre que llora, nos gustan de arriba a abajo los recuerdos que se le dediquen, los álbumes que consigamos y las amistades que se precien de no haber usado su nombre en vano.

Pero su recuerdo ya no es asunto físico ni siquiera patafísico, tiene una esencia propia más allá de lo organizable, de lo referible, de lo sujeto a campañas y montajes. Iñaki es ya metafísica pura, sobrevive más allá de las dificultades y alegrías de la vida. Iñaki dispuso de gracia mística, de la mejor médula humana, por encima de lo opinable y lo informativo.

Que descanse en paz pero no se olvide de cuidarnos un poco a todos».

Ignacio Ochoa de Olza

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.