PATAGONIA

Luka Lindič y Luka Krajnc abren ‘Pot’ en la Aguja Poincenot

La cordada eslovena completa el proyecto que inició en 2022 y que da como resultado una línea de 750 metros (500 m de ellos nuevos), con dificultades máximas de hasta 6c y A3.

Luka Krajnc y Luka Lindič en 'Pot' a la Aguja Poincenot (Foto: @lindicluka).
Luka Krajnc y Luka Lindič en ‘Pot’ a la Aguja Poincenot (Foto: @lindicluka).
| 1 comentario |

Luka Lindič y Luka Krajnc forman una cordada excepcional y muy bien compenetrada. Comenzaron demostrándolo hace doce años, cuando se dieron a conocer con la ascensión de Divine providence a vista y en 32 horas en el Grand Pilier d’Angle, a la que siguió un par de años después la excepcional primera ascensión en libre de la Rolling Stones a las Grandes Jorasses.

Después de una expedición al Latok 1 en 2015, sus caminos se separaron por un tiempo y durante cinco años no volvieron a escalar juntos. Hasta 2020, cuando se reencontraron para volver a formar cordada en Patagonia y abrir Mir (700 m, 7a+, A3, 70º) en la Aguja Saint Exupéry.

En aquella expedición, visualizaron una línea virgen en la cara sur de la Aguja Poincenot, que inmediatamente situaron en el número uno de sus proyectos comunes. Tuvieron de nuevo la oportunidad de ir a por ella en la temporada de 2022 y lanzaron dos intentos. El primero de ellos fue un reconocimiento de un día, mientras que el segundo incluyó un vivac. Superaron once tiradas de cuerda y se dieron la vuelta por las enormes dificultades (en medio día ganaron apenas 20 metros) y por un desprendimiento de rocas.

De nuevo en 2023 estaban listos para intentarlo, pero la temporada no ofreció buenas posibilidades en cuanto a la meteorología y se centraron en objetivos menos ambiciosos. En este 2024, han tenido que armarse de paciencia esperando la llegada de alguna ventana de buen tiempo. La primera, demasiado breve, la utilizaron para escalar la Whillans-Cochrane (1962) que empieza por la cara este y termina en la vertiente sur y observar así la sección superior de la aguja. Otro día, realizaron una salida de 20 horas para comprobar que el material que dejaron dos años antes seguía en buen estado.

 “Valió la pena”

Finalmente, llegó una ventana de tiempo propicio para lanzar un intento en condiciones en el que por fin conseguirían llevarse el gato al agua y anotarse la primera ascensión de Pot (que el propio Luka Lindič traduce como “el camino”).

El camino, ciertamente, ha sido largo y lleno de altibajos. “Ha valido muchísimo la pena seguir adelante a pesar de todos los obstáculos en el camino”, concluía Luca Lindič, quien añadía que “es todo un privilegioser capaz de abrir una línea como esta hoy en día”.

La línea en cuestión consta de 750 metros desde la base de la cara sur hasta la cima de la Aguja Poincenot. De ese recorrido, 500 metros no habían sido escalados anteriormente, situados a la derecha de Historia interminable de Fernando Cobo y Máximo Murcia (1987). En total, necesitaron unas 30 horas de escalada y tres vivacs en la pared para alcanzar la cumbre.

Línea de 'Pot' a la Aguja Poincenot (Foto: @lindicluka).
Línea de ‘Pot’ a la Aguja Poincenot (Foto: @lindicluka).

Comentarios
1 comentario
  1. Siempre en la vanguardia la comunidad eslovena. No podían haber elegido mejor nombre a su escalada, seguramente pensando en el icónico libro del maestro Nejc Zaplotnik, que ojalá algún día sea traducido al castellano por Ediciones Desnivel 🤗

Deja una respuesta


 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.