EXPLORANDO

Los talibanes del Cerro Torre

El desencuentro de opiniones respecto a la retirada de los clavos de Maestri de la vía del Compresor del Cerro Torre se pone de manifiesto en este texto publicado en un blog italiano y firmado por 200 escaladores y alpinistas de aquel país, contrario a la acción de Jason Kruk y Hayden Kennedy.

Autor: | 23 comentarios | Compartir:
Jason Kruk y Hayden Kennedy en la cima del Cerro Torre tras su ascensión de la vía del Compresor en mejor estilo.  (Jason Kruk)
Jason Kruk y Hayden Kennedy en la cima del Cerro Torre tras su ascensión de la vía del Compresor en mejor estilo.

La controversia generada por la retirada de los clavos de Maestri de la vía del Compresor del Cerro Torre protagonizada por Hayden Kennedy y Jason Kruk tras llevar a cabo la primera ascensión en “buen estilo” de la arista sureste sigue bien viva. Si, por un lado, Colin Haley argumentaba a favor de la acción de la cordada de jóvenes norteamericanos, por el otro, unos 200 escaladores, alpinistas y guías de montaña italianos han suscrito un escrito contrario, firmado por Stefano Lovison, publicado en el blog Alpine Sketches de aquel país y que reproducimos a continuación.

Los talibanes del Cerro Torre

Lo habíamos escrito en Alpine Sketches: en el Cerro Torre, la ética alpinística se estaba transformando en una religión, con sus sacerdotes y sus guerreros, y sobre todo con su demonio: Cesare Maestri, visto como la fuente de todos los males.

Y los últimos acontecimientos lo han confirmado de manera dramática. Primero por la cancelación del topónimo Collado de la Conquista –que, prescindiendo de la opinión que cualquiera de nosotros pudiera tener sobre Maestri, ha hecho soñar durante décadas a generaciones enteras de alpinistas- por parte de la página web PATAclimb.com, gestionada por el guru de El Chaltén, Rolando Garibotti. Y seguida por una acción mucho más militante y arrogante: la destrucción de la vía del Compresor por parte de Jason Kruk y Hayden Kennedy.

Los clavos de expansión colocados por Cesare Maestri en 1970 ya no están; ya no existe la que Rolo Garibotti definía desdeñosamente en su web como “Vía Ferrata”; como si la vía de Maestri hubiese convertido en fácil el Cerro Torre para cualquier escalador dominguero.

¿Qué dirían Bill Denz, Paul Pierre Farges, Marco Pedrini, Reinhard Karl; y qué dirán Jim Bridwell y Steve Brewer, Dean Potter, los italianos de la primera invernal, Rosanna Mandrini, Hans Kammerlander, Robert Jasper, los Anthamatten y centenares de otros excelentes alpinistas que durante décadas se han esforzado a lo largo de esta escalera de buriles, escribiendo páginas bellísimas? Tal vez, alguno de ellos inicialmente hubiera arrugado un poco la nariz, pero al final aquellas páginas destilaban elogios y admiración hacia Maestri.

¿Es posible que ninguno de ellos se diera cuenta de que aquella era una banal ferrata y que ninguno hubiera rechazado el infame reclamo de la “locura” de Maestri?

En el Cerro Torre sólo existen dos únicas líneas de ascensión completa: la vía de los Ragni, en la cara oeste, y la vía del Compresor en la arista sureste. Todas las demás se adhieren a ellas, antes o después. Las dos vías de los eslovenos, Infinito sud, Devil’s directissima, Quinque anni ad paradisum, todas convergen donde K&K lo han eliminado todo. ¿Y ahora? ¿Van a quedar incompletas? ¿Y quedarán incompletas por un gesto de respeto o pudor similar al de Toscanini, que en 1926 interrumpió la representación de Turandot en homenaje a Puccini que había muerto sin concluir la ópera, o simplemente quedarán suspendidas en el vacío de una cierta arrogancia?

Y ¿por qué destruir sólo la vía de Maestri de 1970 y no otras vías? Uno se pregunta cómo es que sólo el Compresor se ha considerado inmundo, mientras no lo son otros símbolos del precario equilibrio ético entre la tradición y la innovación, entre la modernidad y la experiencia del pasado. Y uno se pregunta qué los mantiene lejos de otras tantas vías discutibles abiertas durante varias estaciones, o aquellas hechas enteramente con cuerdas fijas, por no hablar de los box de aluminio, abandonados como heridas entre los pliegues del Cerro Torre o lanzados desde la pared para quedar convertido en pedazos posteriormente engullidos por el glaciar.

Hace tiempo que Garibotti ha adoptado el término “by fair means” (“en buen estilo”) para definir el reto alternativo a la vía de Maestri. Ermanno Salvaterra lo intentó con 4 spits; Chris Geisler y Jason Kruk añadieron uno más: K&K los utilizaron, pero con “un uso razonable”. ¿Cuál es la diferencia, desde el punto de vista ético, entre usar 10 o 100?

¿El hecho de haber arrancado un centenar de clavos de presión en nombre de los “fair means” justificará a aquellos que, mejores que ellos, quitarán sus propios spits? Debemos esperar una nueva Edad Media. Estad alerta, vías verticales de Dolomitas, big walls de Yosemite, vías de largos del Wenden: ¡Antención, alpinistas colgados de las buriladas en la Tis-sa-ack del Half Dome! ¡Están al caer los barbaros para castigar la opulencia de un alpinismo decadente!

La acción del canadiense Jason Kruk y del estadounidense Hayden Kennedy es el fruto de una decisión unilateral y de una concepción del alpinismo en la que faltan el respeto por las figuras del pasado y la capacidad de contextualizar las empresas (o los intentos) relacionándolas con las condiciones de un tiempo, con el material entonces disponible, con el aislamiento de aquel lugar en la época de Maestri. El Chaltén, que en 2007 se expresó contra el desclavado de la vía de Maestri, considerándola como “patrimonio histórico” ha declarado justamente a K&K personas non gratas para la comunidad.

Al eliminar la gran mayoría de los clavos (con Kruk y Kennedy que se han arrogado el derecho de establecer un grado de pureza), se ha querido cancelar la historia, como si Maestri hubiese sido un tirano detestable y sanguinario y su vía hubiese sido un monumento suyo, y no la fatigosa huella de un hombre sobre una montaña.

Este hecho ha producido sin embargo efectos impredecibles, y como siempre sucede en las grandes controversias, también las posiciones más radicales han acabado por suavizarse, y algunas incluso han cambiado radicalmente. La acción de K&K ha servido para devolvernos una imagen diferente de Cesare Maestri, de hacerlo ver casi simpático (aunque la simpatía no ha sido nunca uno de sus puentes fuertes). Han sacado el lado más humano y frágil de Maestri: ya no es el alpinista que violó el Cerro Torre, sino el hombre que, aun detestando aquella montaña, la ha vivido desde dentro y desde fuera como ningún otro. Y no sólo por su hazaña invernal, aquellos 54 días de alpinismo –seguidos por otros todavía en el otoño siguiente- con congelaciones y el uso de un compresor a gasolina que se demostró, si bien no inútil del todo, sí una hazaña dentro de la hazaña, un poco como Fitzcarraldo. Para bien o para mal, Cesare Maestri ha formado parte del Cerro Torre desde 1959.

Esta “pequeña historia innoble” nos hace antipáticos a los puristas, K&K, pero además y sobre todo a Garibotti, con su propensión a codificarlo todo, a querer poner etiquetas en un mundo caótico y tan lleno de variables: como ha hecho al cambiar arbitrariamente el nombre de Collado de la Conquista por el de Collado Torre-Egger, o catalogando las vías que no acaban en ninguna parte, o aquellas escaladas sin cima, con o sin hongo, y exactamente cuántos metros. Garibotti define como no alcanzada una cumbre en la que el alpinista ha llegado a pocos centímetros de la cima, y otras veces ha lanzado dudas sobre la autenticidad de las vías y la palabra de los alpinistas.

Como decíamos, se ha tratado de una cruzada y no de un debate sano: han faltado interlocutores y los más jóvenes e impacientes, aquellos con el ego más desmesurado (el mismo ego que guió a Maestri en las acciones de hace 40 años, recordémoselo a los críticos) han puesto manos a la obra. Si lo hubiese hecho Garibotti hubiera sido más comprensible, pero no ha tenido la valentía, no sólo alpinística, la valentía moral de sus convicciones. Y por eso lo culpo a él de la misma manera que a K&K.


 

A la comunidad alpinística le pregunto cuánto tiempo debe continuar esta furia interminable hasta que tenga sentido. La simple advertencia a K&K no es suficiente, y por otra parte pienso que es imposible pretender acciones de venganza o incluso la recuperación de la vía del Compresor tal como era: sin embargo, pienso que podríamos pedir que al menos no sea cancelada de la guía y de las topos. Pido, por lo tanto, que no sea eliminada de la memoria colectiva y que la figura de Cesare Maestri sea rehabilitada completamente, desde el punto de vista humano y alpinístico, y que se recupere el brillo de la sinceridad que rodeó sus acciones hasta aquella su primera dramática ascensión al Cerro Torre con Toni Egger y Cesarino Fava.

Los firmantes

Stefano Lovison

Agradecimiento a Marina Morpurgo por la ayuda.

Aprueban y suscriben este artículo: Pietro Agosti, Luca Astesani, Max Bacchilega, Silvio Bagnini, Luca Bassi, Damiano Basso, Gianni Battimelli, Sergio Bella, Alberto Benassi, Lia Bencivenni, Davide Berti, Paola Bianchi, Nicoletta Bocca, Annalisa Boccanera, Enrico Bortolato, Paolo Boscariol, Marco Bresolin, Diego Brezzo, Giovanni Busato, Matteo Caffini, Alberto Calesini, Luca Calvi, Adriano Campardo, Paolo Capponi, Antonio Castaldi, Lorenzo Castaldi, Alberto Castioni, Davide Cecchi, Luca Cesaretti, Nicola Ciancaglini, Samuela Cobianchi, Valerio Coletti, Paolo Colombera, Lorenzo Conserva, Andrea Corradi, Nicola Cozzani, Claudio Cremona, Paolo Cristofari, Francesco Davini, Angelo Davorio, Davide De Bona, Davide De Carli, Dario De Rossi, Saverio De Toffol, Aldo Dello Iacovo, Lorenzo Don, Roberto Donati, Luigi Drovetti, Massimo Esposito, Matteo Faganello, Luigi Fantoni, Andrea Ferrari, Marco Flamminii Minuto, Giovanni Folli, Emanuela Franchin, Andrea Gabrieli, Giovanni Garau, Monica Gardellin, Andrea Gasparotto, Gianluca Gemin, Gabriele Giardini, Luca Giraldo, Emiliano Giuffrida, Alberto Graia, Edoardo Gri, Eva Grisoni, Daniele Guastavino, Uliano Guerrini, Daniele Guidi, Roberto Iannilli , Bruno Illuminati, Andrea Jasson, Marco La Magna, Francesco Lamo, Marco Lanzavecchia, Roberto Losco, Pierpaolo Lovisa, Valentino Lunelli, Bastianina Madeddu, Ermanno Maistri, Andrea Malacco, Alberto Malinverni, Paolo Marchiori, Matteo Marin, Cesare Mauri, Lorenzo Mazzola, Simone Mazzoletti, Gabriele Meraviglia, Giovanna Moltoni, Bruno Moretti, Mario Moretti, Marina Morpurgo, Ester Moscati, Sebastiano Motta, Enzo Nardelli Claus, Matteo Negri, Walter Novello, Andrea Orlini, Jimmy Palermo, Cristiano Pastorello, Umberto Pellegrini, Emanuele Pellizzari, Pelucchi Stefano, Marco Penzo, Emmanuele Pescialli, Carlo Piovan “Rampegon”, Alberta Poltronieri, Giovanni Ponziani, Flavio Poratello, Rudy Prampolini, Mauro Puntel, Enrico Rettore, Rinaldi Silvano, Fabio Riva, Giacomo Rovida, Fabrizio Rofi, Anna Maria Rosanò, Simon Russi, Giovanni Sabatini, Alessandro Saggio, Davide Scaricabarozzi, Claudio Schwarz, Noemi Sciuto, Jacopo Selleroni, Marinella Sia, Loretta Spaccatrosi, Ennio Spiranelli, Donaji Suarez, Massimo Tamborini ‘il Tambo’, Mirella Tenderini, Giorgio Tessaro, Francesco Tibaldo, Paolo Tomasi, Enrico Tomasin, Fausto Tonetto, Stefano Tononi, Giuseppe Traficante, Guido Valota, Marco Vegetti, Antonio Virtuoso, Luca Visentini, Carlo Xodo, Fabio Zafalon.

Y los guías alpinos: Dario Albertoni, Ruggero Andreoli, Maurizio Arosio, Hervé Barmasse, Daniele Bernasconi, Matteo Bernasconi, Guido Bonvicini, Luca Biagini, Franz Carrara, Gualtiero Colzada, Tullio Faifer, Marco Farina, Carlo Ferrari, Diego Fregona, Matteo Galli, Maurizio Giordani, Paolo Martinelli, Paolo Masa, Luca Maspes Rampikino, Lorenzo Merlo, Peter Moser, Ivo Mozzanica, Moreno Pedroncelli, Claudio Pozzi, Augusto Rossi, Andrea Savonitto, Mauro Scanzi, Davide Spini, Ettore Taufer, Massimo Tamborini.

 

Fuentes: Alpine Sketches 

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias