EXPLORANDO

Los Andes como antesala para el Himalaya

El alpinista argentino Pablo Lukach presenta en este artículo la zona de la Puna de Atacama, donde se encuentran los volcanes más altos del mundo, varios seismiles altos que son especialmente idóneos para aclimatar antes de una expedición a un ochomil.

Autor: | 9 comentarios | Compartir:
Glaciar Oeste del Pissis y Tres Picos (6.037 m)  (Pablo Lukach)
Glaciar Oeste del Pissis y Tres Picos (6.037 m)

El alpinista argentino Pablo Lukcach, gran conocedor de los glaciares y cumbres de los Andes, reflexiona acerca de la idoneidad de la cordillera suramericana como antesala para una expedición a los ochomiles. Y es que cada vez son más los alpinistas que realizan una ascensión a alguno de los seismiles altos de la Puna de Atacama, donde se concentran buena parte de las cimas más altas del continente americano, como aclimatación para una siguiente expedición al Himalaya.

A continuación las reflexiones de Pablo Lukach sobre esta cuestión.

Escalar y entrenar en los Andes antes de los ochomiles

Cada vez son más los montañeros locales y extranjeros que escalan y entrenan en los Andes antes de ir al Himalaya. La Cordillera de los Andes tiene las montañas mas altas del planeta fuera del Himalaya, especialmente Argentina, que cuenta con nueve de las diez cumbres más altas de América.

El Aconcagua, el pico más alto y conocido, es el que tiene mayor concurrencia, seguido por la Puna de Atacama, donde se encuentran los volcanes mas altos del mundo y las cumbres más elevadas después del Aconcagua. Unas cumbres que son visitadas por alpinistas antes de ir a las expediciones de los grandes ochomiles como el Everest, K2, Lhotse, Cho Oyu, etc.

Últimamente, los montañeros que escalan allí han tenido un excelente rendimiento y éxito en los ochomiles. Esto hace que cada vez un mayor número de alpinistas viajen para ascender las grandes montañas de los Andes, sumando entrenamiento y valiosa experiencia para llegar a las cimas más altas del mundo.


 

La Puna, más allá del Aconcagua

Del Aconcagua existe mucha y variada información, pero en el caso de la Puna poco se sabe. La Puna de Atacama es un gran altiplano de 4.500 metros de altitud como promedio, más de 180.000 km cuadrados de extensión y uno de los lugares más inhóspitos y áridos del mundo.

La zona más conveniente y mayormente visitada es la de los seismiles de Catamarca donde se encuentran los volcanes más altos del planeta y muchas montañas que superan los 6.000 metros. Algunas de ellas todavía son cimas vírgenes, como así tambien innumerables volcanes de más de 5.000 m. Además, todas estas montañas se encuentran agrupadas en un área de menos de 200 km y hacen de la zona un inmejorable lugar para la práctica del montañismo.

Su enorme extensión, altura y condiciones tan severas provocan que no haya habitantes en casi todo este territorio. Los enormes volcanes conforman un paisaje de extraordinaria belleza pero extremadamente duro a la vez. La dimensión y la distancia se pierden en esta zona donde se alzan innumerables montañas, grandes lagunas con flamencos rosados, valles volcánicos interminables, salares y rocas de todas las formas y tamaños erosionadas por el viento.

Toda meta parece estar al alcance de la mano, pero nunca se llega a destino sin un gran esfuerzo y en un tiempo mayor al planificado. El viento es casi constante y en algunas ocasiones llega a soplar a más de 100 km/h durante toda una semana, sin parar un solo instante, lo que te deja sin opciones para escalar. Aunque normalmente, en temporada de primavera y verano, la zona ofrece un ‘buen’ clima de montaña bastante estable, con escasas tormentas aunque pueden ser peligrosas, la nieve no abunda y no hay riesgos de avalanchas en sus laderas. Lo más difícil es acostumbrar el cuerpo a la sequedad del ambiente, con un promedio de humedad de casi cero; esto acompañado a la gran altitud, el sol abrasador y el viento conforman la llamada Puna, combinación de estos cuatro factores que hacen muy dura la aclimatación y el rendimiento físico en la montaña.

Extrema soledad

Otra mención importante es la escasez de expediciones en la zona, lo que provoca que normalmente uno no se cruce con nadie de principio a fin. Esto forja muy bien el carácter del montañero, que siente la soledad en este enorme territorio. Al tener escasas posibilidades de ayuda externa, la planificación, la logística y la parte psicológica que hay que tener en cuenta y que se aprenden aquí son muy importantes y de gran valor cuando luego se va a zonas más concurridas como el Himalaya, donde se puede recurrir a otras expediciones, grupos de rescate o simplemente encontrar otros alpinistas en caso de necesidad.

Por este conjunto de características, las cumbres más altas de los Andes se conocen también como ‘pequeños ochomiles’. La altitud se deja sentir mucho más que en el Himalaya por varios factores. Como la ubicación geográfica en cuanto a la latitud que hace tener menor presión atmosférica a igual altura. Esto, sumado a  la menor humedad ambiente que hay en los Andes, hace que el aire que se respira sea más ‘fino’, el esfuerzo y los síntomas del mal de montaña son mayores a iguales alturas. Por la dureza del clima y los efectos antes mencionados, casi equiparan a una montaña que roza los 7.000 m en los Andes a una de 8.000 m en el Himalaya.

Ventajas de la Puna

Una ventaja de la Puna es que las rutas de ascenso a sus montañas tienen  escasa dificultad técnica, salvo pequeñas excepciones, y son muy buenas para entrenar sin los peligros objetivos de las vías de dificultad. La mayor dificultad de una expedición en esta zona radica en la altitud, la soledad, la dureza del clima y la aclimatación por los efectos de la Puna.

Otra cuestión positiva a tener en cuenta para venir a escalar aquí son las facilidades de aproximación en vehículos a las grandes montañas. Si bien las distancias son muy grandes, las características del suelo son aptas para la incursión de camionetas 4×4, que pueden recorrer enormes distancias y depositar a los montañeros en el campo base, ahorrando tiempo y esfuerzo.

En la Puna, los permisos de ascenso son gratuitos y, salvo excepciones, de trámite muy rápido. Por el contrario, en el Himalaya son costosos y su obtención exige bastante burocracia.

Como se puede ver, hay muchas características que hacen de este lugar excelente para el entrenamiento a gran altitud: sus montañas rozan los 7.000 m, sus campos base están entre los 4.500 y los 5.000 m, las características geográficas y climatológicas son duras y forjan un carácter muy especial en el montañero haciéndolo autosuficiente y precavido pero a su vez más ‘duro’ en la montaña, y la facilidad de aproximación en 4×4 a los campos base.

En el caso de la zona de los seismiles de Catamarca, la concentración de grandes montañas que se agrupan compartiendo collados y en algunos casos también CB permite escalar varias montañas en pocos días, una vez que se está completamente aclimatado. También existen varios refugios que son utilizados para la aclimatación desde los 3.000 m a los 5.850 m de altitud. Esto hace de la zona un paraíso para el montañero, que goza de bastantes ‘comodidades’ pero al mismo tiempo preservando lo salvaje del lugar y la mística de estar en la montaña con uno mismo, sin la masificación de escaladores y expediciones como ocurre en los lugares más conocidos.

En los últimos tiempos, muchos escaladores tuvieron éxito en los ochomiles habiendo entrenado antes en los Andes. Como ejemplo, la temporada pasada estuve guiando una expedición de Singapur al volcán Ojos del Salado y otras montañas de la Puna para entrenar antes del Himalaya. Dos meses después de esta expedición, Kumaran Rasappan hizo cumbre en el Everest y Koo Swee Chiow pisaba la cumbre del K2. Ellos valoraron muchísimo el entrenamiento y la dureza de los Andes como inmejorable entrenamiento para los ochomiles.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.