EN EL MONT BLANC

Liv Sansoz completa los 82 cuatromiles de los Alpes

La escaladora francesa recorre la Intégrale de Peuterey con Roger Schaeli, haciendo las cimas de la Aiguille Blanche de Peuterey (4.112 m) y el Grand Pilier d’Angle (4.243 m). A continuación descienden de la cumbre del Mont Blanc en parapente.

Autor: | 3 comentarios | Compartir:
Liv Sansoz, en la arista Peuterey
Liv Sansoz, en la arista Peuterey   Foto: Roger Schaeli

Liv Sansoz ha cumplido el reto que se había marcado unos meses atrás y ha completado la ascensión de los 82 cuatromiles de los Alpes. Culminó la empresa el pasado 11 de septiembre tras una aventura de dos días con el suizo Roger Schaeli como compañero de cordada. Ambos escalaron la Intégrale de Peuterey, que les sirvió de hilo conductor para hacer cumbre en las dos últimas cimas de más de 4.000 m que le faltaban: la Aiguille Blanche de Peuterey (4.112 m) y el Grand Pilier d’Angle (4.243 m).

“¡Qué sensación y cuánta felicidad!”, expresaba la protagonista en su perfil de Instagram. Allí mismo cuenta que decidieron cargar con sus parapentes durante toda la escalada para poder culminarla con un vuelo de descenso desde la cima del Mont Blanc.

Alpinismo y vuelo

La primera alpinista francesa en completar los 82×4000 de los Alpes explica que Roger Schaeli y ella tuvieron “una buena fluidez, una gran energía y a pesar de que algunas partes fueron complicadas todo salió rodado”. Para Liv Sansoz, “fue sencillamente fantástico escalar juntos esta ascensión salvaje y preciosa”.

En cuanto a la decisión de cargar con los parapentes y descender volando desde la cima del Mont Blanc, Liv Sansoz asegura que “sin duda es una de las combinaciones más estéticas, alpinismo y vuelo, que podíamos aspirar a realizar”.

En este sentido, vale la pena recordar que la relación de Liv Sansoz con el parapente se remonta incluso hasta su infancia, pues llevó a cabo sus primeros vuelos con su padre a finales de la década de los ’80, con 11 o 12 años. Posteriormente, tuvo una intensa época como piloto mientras se dedicaba a la escalada deportiva, coincidiendo con una lesión en un dedo. Actualmente, lleva volando en parapente de forma regular desde 2011, cuando se trasladó a vivir a Chamonix.

Se convirtió incluso en practicante de salto BASE, aunque decidió dejarlo en 2014 a raíz de los numerosos accidentes que acabaron la vida de muchos de sus amigos.

Un proyecto de superación personal

El proyecto de los 82 cuatromilos alpinos ha terminado siendo toda una prueba de superación para Liv Sansoz. La idea surgió en 2015 gracias a su amigo Ueli Steck, que aquel año la llevó a cabo sin utilizar medios motorizados y en 62 días. “Después de que Ueli Steck hiciese ese proyecto increíblemente rápido, sin coche ni teleféricos, pensé que esa era la buena forma de hacerlo. Y decidí que yo también lo iba aprobar a mi manera”, señalaba la francesa.

Su plan contempló un tiempo de 12 meses para completar el proyecto y descensos en esquís y parapente para personalizarlo y hacerlo más interesante. Se puso en marcha los primeros días de marzo de 2017 y fue avanzando a buen ritmo. En las tres primeras semanas sumó 21 cimas, en cordada con Colin Haley.

Pronto superó las 30 cimas, hasta que la fatalidad llegó por partida doble. En el Aletschhorn suizo (cima 38) cayó en una grieta, se resintió de una lesión y tuvo que ser evacuada en helicóptero, con algunas congelaciones en los pies. Parón obligado, al que se sumó enseguida otra noticia devastadora: el fallecimiento en el Himalaya de Ueli Steck, el inspirador de su proyecto. “Ueli era un amigo, y cuando pierdes a alguien cercano en las montañas te haces muchas preguntas”.

Siete semanas estuvo Liv Sansoz recuperándose de la lesión, mejorando de las congelaciones y reflexionando sobre la vida. Un paréntesis que cerró de nuevo en el Aletschhorn, que volvió a ascender para descenderlo por sus propios medios. Un paréntesis que a la postre le impidió terminar el reto en los 12 meses que se había planteado. Le faltaron 6 picos, que tuvo que dejar para este verano.

De la escalada de competición al alpinismo

La trayectoria deportiva de Liv Sansoz comenzó en la escalada deportiva de competición. la francesa fue dos veces campeona del mundo de escalada (1997 y 1999) y tres veces ganadora de la Copa del Mundo (1996, 1998 y 2000). También fue una de las pocas mujeres que consiguieron llegar al 8c+ allá por el cambio de milenio. En el año 2001, cuando calentaba para una vía que estaba a punto de encadenar, sufrió un accidente en el que se fracturó una vértebra, lo que la obligó a aparcar la escalada durante una temporada larga.

Desde entonces, no fue capaz de volver a su máximo nivel, pero en cambio abrió la perspectiva e incluyó en el abanico de sus posibilidades otras disciplinas como el alpinismo o el parapente. Fue un regreso a sus orígenes en las montañas que ha llevado a su máxima expresión con el desafío de los 82 cuatromiles de los Alpes recién concluido.


 
Comentarios
3 comentarios
  1. Igualico igualico que el kilian cuando quiere parecerse a un alpinista. no hay color.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.