REFLEXIÓN

La industrialización del outdoor, por Santi Padrós

El alpinista y guía de montaña español, afincado desde hace años en Dolomitas, narra su última experiencia escalando que le lleva a reflexionar sobre los derroteros por los que marcha la industria del outdoor –en especial sobre la moda de saltar desde las cumbres llegando en helicóptero– sin eludir su parte de responsabilidad.

Helicóptero en Dolomitas. Foto: Santi Padrós.
Helicóptero en Dolomitas. Foto: Santi Padrós.
| No hay comentarios |

El viernes 25 de agosto escalaba la vía Tissi en la Torre Trieste, en el corazón de las Dolomitas, patrimonio de la UNESCO. La ruta, sin tener dificultades extremas, recorre por terreno clásico casi 700 metros y asciende una cumbre icónica del grupo del Civetta, pero…

Ya a las 6:30 a.m, con las primeras luces, oímos el helicóptero acercarse hacia nosotros, mis peores pensamientos fueron que iba hacia un rescate, debido a la tormenta de la tarde anterior, pero por suerte no fue así. El helicóptero tampoco llevaba carga colgando o un cable para abastecer el refugio Torrani o realizar trabajos por la zona… ¿dónde iría?

De nuevo el helicóptero desciende hasta el refugio Capanna Trieste, situado prácticamente en la base de nuestra escalada, mientras intentaba oír lo que decía mi compañera de cordada al escalar; eran las 6:45 a.m. Al cabo de poco, escuchamos un ruido como si se cayera algo… Eran tres saltadores con traje de alas que acababan de saltar desde la cumbre de la Torre Trieste. Impresionante ver al ser humano volar de esa forma, ¡wow, somos una especie fantástica que conseguimos hacer cosas increíbles! Al cabo de poco saltaron otros dos, más otros tres, adrenalina pura en el aire, sí… No eran ni las 7:00 a.m.

Saltando con traje de alas en Dolomitas. Foto: Santi Padrós.
Dos saltadores con traje de alas en Dolomitas. Foto: Santi Padrós.

El grupo internacional, con franceses y austriacos (al menos de ahí eran las matrículas de sus vehículos), se divirtió con 5 saltos desde puntos diferentes, como la Busazza, la Cima de le Nevere y la misma Torre Trieste. Muy bonito ver practicar este “deporte” alimentado por un helicóptero que no quiero imaginar cuántas leyes se ha saltado (ese no es mi trabajo).

En cualquier caso, a las 17:00 h, cuando llegamos con mi compañera a Capanna Alpina, coincidimos con el grupo internacional con el que intercambiamos unas palabras. De forma muy educada y respetuosa se disculparon con nosotros; de hecho, personalmente no les culpo directamente a ellos, sino más bien al punto donde hemos llevado la realidad de los deportes outdoor.

Este verano estoy sufriendo mucho la masificación y la industrialización del outdoor, y yo soy uno de los culpables de que esto este sucediendo. Ya hace unos días que he empezado a pensar en un camino más limpio en mi alpinismo, profesión y forma de vida.

Santi Padrós escalando en Dolomitas. Foto de su colección.
Santi Padrós escalando en Dolomitas. Foto de su colección.

Y digo basta a esta falsa sostenibilidad turística, basta al Heli-Sport, basta a los remontes mecánicos, basta al marketing industrial del outdoor.

Los profesionales del outdoor tenemos un deber siempre más difícil, gestionar nuestras actividades con el máximo respeto a la naturaleza y al medio ambiente, ¡y no hablo solo de los guías de montaña! Pero el ser humano es perezoso de nacimiento…

Yo soy tan culpable como muchos de vosotros en esta situación, por lo que pido perdón a la naturaleza.

Santi Padrós.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.