EXPLORANDO

Kornelius Obleitner repite Memento

El austríaco, de 19 años y sin más de 8a+ de bloque encadenado, firma la segunda repetición del problemón de Bernd Zangerl en Silvretta (Alpes), que éste proponía como «posible» 8c+ en 2005.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Bernd Zangerl iniciando la secuencia clave de Memento.- Foto: B. KammerlanderBernd Zangerl iniciando la secuencia clave de Memento.- Foto: B. Kammerlander

En 2003, un austríaco de nombre Bernd Zangerl tropezaba con una joya entre los bosques de Silvretta. Una roca dorada, de cinco metros y un desplome de 45 grados le trajo de cabeza desde entonces, viviendo «poseído» por hacer propio aquel descubrimiento. Ese año se encontraba en buena forma, habiendo acumulado primeras ascensiones y repeticiones de 8b, 8b+ y hasta 8b+/c. Pero su nuevo proyecto de los Alpes austríacos, con su piedra amarilla que devoraba las yemas, se resistía, y hasta se escondía (un día apareció completamente cubierto por la nieve).

En 2004, se rompía uno de los agarres de salida, cuando Bernd estaba muy cerca del encadenamiento. «Eso fue suficiente como para comenzar a volverme loco», reconocía en su momento. El 5 de agosto del año siguiente, y ya cerca de perder la cabeza, Zangerl superaba sin caídas los siete movimientos de lo que llamaría Memento. «Un nuevo estándar para mi», confesaba, cotando el problema como «probable 8c+», aunque afirmaba que «lo dirá el futuro». Y así ha sido.

La historia continúa

Kornelius Obleitner en acción.- Foto: Col. Kornelius ObleitnerKornelius Obleitner en acción.- Foto: Col. Kornelius Obleitner

En 2007, tras algún invierno duro y algunos pegues malos, Bernhard Schwaiger, un veterano con una lista de bloques duros más potente que los dedos de Dave Graham, añadía la segunda muesca a la enorme propuesta de Zangerl, sin llegar a modular el grado propuesto por éste.

Ahora, un nuevo capítulo se abre en la historia de Memento, y es también un pasaje curioso. Kornelius Obleitner, un austríaco de 19 años con mucha proyección en el búlder, se lleva la segunda repetición. El caso es que nunca antes había pasado del 8a+. No sabemos que desayunó Kornelius el 1 de julio, pero resolvía los siete movimientos, dos de ellos realmente duros, y el lance clave sobre regletas de dos dedos, pies al aire, que suele concluir indefectiblemente en un considerable y descontrolado vuelo hasta las colchonetas.


 

«No podía creerlo. Es uno de los momentos más increíbles de mi vida», asegura, y con razón, Obleitner después de inscribir su nombre, con grandes letras, en el granito de Silvretta. Casi más le ha costado proponer un grado que tumbar el problema, algo lógico a la vista de su anteriores encadenamientos. Por ahora se la apunta como 8c.

 


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.