HIELO EN LOS ALPES

Jóvenes gladiadores

Los Jóvenes Alpinistas han iniciado su actividad del 2001 buscando buen hielo en los Alpes. Un viaje marcado por azules cascadas, técnicas rutas de dry-tooling.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

Llegamos a Argentiere-la-Besse, tras nosotros quedan los largos kilómetros de carretera que desde Benasque han ido recorriendo la geografía y recogiendo y agrupando a los miembros del Equipo Nacional de Alpinismo de la FEDME. No hemos visto las cascadas de hielo en la oscura noche de invierno con temperatura más bien alta.

Pero después de la cena las limas empiezan a comerse los piolets. Los filos se avivan y los dientes poco a poco se quedan biselados. Las mochilas descansan ya preparadas para el curro de mañana. El despertador sonará a una hora intempestiva como lo hará a partir de ahora cada mañana.

La pista forestal que lleva a Fournel está limpia y esto nos hace recorrerla varios días para aprovechar de escalar las cascadas que se encuentran en esta zona de la región. A no ser por esta limpieza de la nieve la larga aproximación hasta los desplomes helados se hace prohibitiva. Nuestras miradas recorren los cursos helados que cuelgan de las paredes.

Debemos calentar los motores para abordar algunos recorridos más duros los próximos días. Pero ese fanatismo casi integrista que les lleva a combinar el alto nivel alpinístico, y por eso entiéndase un alto nivel de roca, big wall, hielo y técnica de alta montaña, con sus estudios y su trabajo no les hacen desesperar a la hora de escoger un itinerario.

Ellos, aunque jóvenes y con ganas desbordantes, saben lo que es disfrutar de la montaña. Con un itinerario de lujo y un grupo de amigos alrededor. Los del equipo, Anna Coll, Joan María Vendrell, Roger Ximenis, Igor Mendizábal, Ion Balda y Carles González, junto con su director Jordi Corominas. Y acompañados por Elena, Dani Ascaso y Jordi Tosas.


 

Empiezan unos cortos quince días buscando lo mejor del hielo y del invierno. Unas condiciones demasiado cálidas y con vientos de componente sur no han propiciado unas condiciones en las cascadas.

El primer día ya sorprende con la apertura de una posible nueva ruta por parte de Joan María, Igor y Tosas. Dos largos que sumarían unos 80 metros con un grado de 5 y una difícil protección sobre hielo escaso y quebradizo. El tercero de la cordada tuvo que hacer numerosos pasos de dry tooling para pasar por el desaparecido hielo que habían dejado los otros dos.

Delante suyo el resto de componentes del equipo ascendía una bonita cascada de 5 grado con más o menos buen hielo y de 150m de recorrido. Una nueva visita a Fournel les lleva a intentar una ruta de 6+, ascendemos hasta su pie por Delicados, tres bonitos largos con buen hielo nos dejan bajo el largo clave de Clownie.

Quince metros despegados de la pared para llegar a la zona de cortinas colgantes hacen pensar que una caída de la columna puede poner en un compromiso al resto de colegas en la reunión, ante ello salimos todos por la columna final de Delicados. Uno de los largos más bellos de esta zona de los Alpes.

Apetece ir cambiando de zonas y comprobar las condiciones del hielo en las otras zonas vecinas. Parece ser que no hay demasiado pero se tendrá que comprobar. Le toca el turno a Fressinieres. Escuela reina de la dificultad a nivel europeo.

El coche va recorriendo los pies de cascada y nosotros vamos comprobando que las cosas son como son, pasadas por agua. Los recorridos más bellos y espectaculares no se encuentran en condiciones. Pero queda la esperanza que la Tete de Gramussat está en el fondo de valle y nuestras ganas nos hacen pensar que puede darnos «chance».

Caminamos por el bosque hasta su base y nos sentamos hablando de las escaladas que nos gustaría realizar si el hielo estuviera en buenas condiciones. Pero lejos de desesperar acabamos de llegar a una zona recién equipada de dry tooling. Después de pelearnos duramente con un par de rutas y no mal del todo -es decir, sin encadenar pero alguno viéndole bastante color en el intento- comprobamos en el coche que son itinerarios sin encadenar, es decir que hemos estado probando alguna de las cosas más duras de la región. Visitamos Malaval en donde recorremos varios itinerarios que están en condiciones. Luego le tocará el turno a Cervieres con rutas de 6 y M6+ y Val d’Escreins, todas con largas aproximaciones con esquís. En la última zona escalamos una cascada de 5 y una de 6 ante la imposibilidad de encontrar la ruta que buscábamos, una cascada combinada de M7/6. Todo ello nos hace ver un poco el nivel que tienen estas escuelas francesas y sacar algunas conclusiones para graduar o regraduar nuevas rutas en los Pirineos. Luego la seguirá la zona del Vallon du Diable con rutas tan interesantes como La verge du demon, de 5+. El hecho de escalar en una amalgama generacional alpínistica enriquece estos días para todos. Desde los 20 años a los 40 pasando por el abanico intermedio hace que las ideas evolucionen, que el fanatismo madure y que los maduros se lancen aun más. Estages como estos son los que el equipo realiza para prepararse y que los miembros puedan medirse con las montañas de todo el planeta. Una nueva salida a los Pirineos, otra a Escocia y una expedición a la India, al Meru, con intención de abrir una nueva ruta, son los próximos proyectos conjuntos del Equipo de Jóvenes Alpinistas de la Federación Española.

Entrevista a Jordi Corominas, director del Equipo

Se le puede dar la enhorabuena por su recién estrenado puesto de director del Equipo de Jóvenes Alpinistas, por lo que significa de reconocimiento a su propia trayectoria. Pero pesa mucho más el motivo que le ha llevado hasta aquí, el fallecimiento de Pepe Chaverri, el anterior director, junto con dos miembros, David Larrión y Pablo Salas.

A Jordi Corominas, 42 años, nombrado mejor deportista riojano en 1991 y Piolet de Oro en 1994, lo que sí se le puede desear es la misma buena fortuna que ha tenido en su ya larga e intensa actividad alpinística, tanto por su cuenta como en su trabajo de guía.

¿Tuviste que pensar mucho la decisión de aceptar la dirección del Equipo?
Tal y como se dieron todos los hechos, no me lo pensé demasiado. Si ahora yo soy director es porque Pepe no está. De alguna forma me había mantenido vinculado al Equipo y un día, hablando con la Federación, surgió la idea. La cuestión es acabar un trabajo que quedó a medio hacer. La duración del Equipo es de dos años, éste ya lleva uno funcionando, por lo que nos queda otro más. En el 2002 ya se verá qué pasa.

Ya habías colaborado antes en diversas prácticas con el equipo.
Estuve en las pruebas de selección y, por encima, planificando este año con Pepe, por eso ya sabía de lo que iba y conocía a la gente que formaba parte del Equipo.

¿Cuáles están siendo los primeros pasos?
Nos hemos reunido para hablar porque lógicamente se nota el bajón. Primero, nos iremos una semana a Alicante, al Peñón de Ifach, para hacer vías largas y artificial, y después tenemos previsto pasar unos 15 días escalando hielo por la zona de Briançon.

¿Alguna incorporación nueva?
No, es el equipo que estaba antes del accidente y no se ha considerado oportuno, de momento, que entre nadie más.

(Entrevista íntegra en el Desnivel de enero 2001, nº 169)


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.