'BLUE COLLAR BEATDOWN' EN 48 HORAS

John Frieh, Jason Stuckey y Chad Diesinger inauguran la temporada en Alaska con una nueva ruta en el Mt. Dickey

John Frieh, Jason Stuckey y Chad Diesinger abren Blue Collar Beatdown (V, WI4, M4) en 48 horas de actividad en la cara noreste del Mt. Dickey, la segunda ruta del primero de ellos en la montaña.

John Frieh (con la mochila roja en primer plano)y Chad Diesinger (al fondo) subiendo a la cumbre del Mount Dickey  (Jason Stuckey)
John Frieh (con la mochila roja en primer plano)y Chad Diesinger (al fondo) subiendo a la cumbre del Mount Dickey
Desnivel.com | No hay comentarios |

La temporada de ascensiones de primavera-verano en Alaska quedaba oficialmente estrenada este año el último día de invierno astronómico y primero de la primavera, con la apertura de una nueva ruta en la cara noreste del Mt. Dickey por parte de John Frieh, Jason Stuckey y Chad Diesinger. En una actividad de 48 horas (entre el 20 y el 22 de marzo), el trío de alpinistas completó Blue Collar Beatdown (V, WI4, M4).

Como recordaba el propio John Frieh en su página de Facebook a continuación: «Esta es mi segunda primera ascensión en el Mt. Dickey y novena ‘primera’ en Alaska en los últimos seis años». La otra apertura en la misma montaña que recordaba el montañero estadounidense fue en 2012, cuando con Doug Shepherd inauguraron No such things as a bargain promise, que fue la primera línea en surcar la entonces virgen cara noreste.

Vivac no previsto

Teóricamente, la aventura no incluía la idea de realizar un vivac en el frío todavía invernal de Alaska. «Como ya tenía la experiencia de haber escalado el Dickey en 2012, nuestro plan era estar fuera de la pared antes de que el sol se pusiera y confiar en mi conocimiento del descenso para tirar hacia abajo en la oscuridad, eliminando la necesidad de llevar material de vivac», comenta Frieh en un email.

Sin embargo, la ascensión pronto se reveló más compleja de lo previsto y el equipo se vio obligado a cavar una cueva en la nieve para pasar la noche, sin pegar ojo, en una sesión continua de «sentarse y temblar«. «Ninguno pudo dormir, preocupados por si nos congelábamos las manos o los dedos de los pies, así que pasamos el tiempo calentando agua en el hornillo y con algo de calistenia limitada por el tamaño de la cueva. Esa noche marcó el final de la estación del invierno en el hemisferio norte», apunta Frieh.

En cuanto hubo suficiente luz para retomar la ascensión, abandonaron su precario refugio y se metieron en uno de los largos más duros de toda la ruta. Le exigió horas de esfuerzos por una vertiente muy tiesa con tramos de nieve extraordinariamente profunda a Jason Stuckey, que iba de primero, mientras sus compañeros rozaban la hipotermia.

Día y medio sin sol

Finalmente, después de día y medio sin notar el efecto benéfico del sol sobre sus espaldas, John Frieh, Jason Stuckey y Chad Diesinger alcanzaron el plató somital, no sin dificultades. De hecho, la mayor parte del segundo día de actividad lo dedicaron a intentar salir de la vertiente al plató, dificultados por terreno peligroso a lado y lado. Al tercer intento fue la vencida y consiguieron alcanzar el plató y llegar a la cumbre con facilidad, a las cinco de la tarde del 21 de marzo.

No se demoraron demasiado en los 2.909 metros de la cima. «Casi inmediatamente empezamos nuestro descenso por la arista oeste, para sacar partido de la luz y avanzar más rápidamente. Casi alcanzamos el paso 747 justo antes del anochecer y decidimos disfrutar una breve parada antes del frío de la noche. En ese punto habíamos estado en marcha y despiertos durante 41 horas…», explica Frieh. El cansancio acumulado les llevó a imaginar en ese lugar el nombre de la ruta, mientras -según confiesan- sufrían alucinaciones y uno de ellos incluso escuchaba un sonido que definió como el beatdown provocado por un fantasma.

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.