EXPLORANDO

Incahuasi: primer ascenso de la vertiente SE

Nicolás Pantaleón, Eduardo Namur y Guillermo Almaraz firmaban la primera ascensión de la SE del Incahuasi, un seismil del límite argentino de los Andes, escalado por primera vez en 1913, donde establecían La ruta de las peladas.

| No hay comentarios |
Vista del volcán Incahuasi (6.638 m).- Foto: Cortesía de Guillermo AlmarazVista del volcán Incahuasi (6.638 m).- Foto: Cortesía de Guillermo Almaraz

Partimos el 10 de abril de 2008 Nicolás Pantaleón, Eduardo Namur y yo (Guillermo Almaraz) con rumbo al paso de San Francisco, llegando al día siguiente al refugio de Cazadero Grande, instalando allí nuestro primer campamento a unos 3.600 m para comenzar con el período de aclimatación. En los días siguientes y con el fin de lograr una buena aclimatación ascendimos el Cerro de las Peladas (4670 metros, primer ascenso), el Falso Morocho (4464 m) y el Volcán Bertrand (5207 m).

Al día siguiente nos trasladamos a Las Grutas y nos alojamos en el Obrador de Vialidad. Si bien siempre supimos que el gran objetivo del viaje era el Incahuasi, ahora que estábamos ya a sus pies, empezábamos a definir el plan y comenzaban una vez más las conjeturas sobre si era posible encontrar una nueva ruta en su vertiente este. El plan estaba sobre la mesa y estuvimos todos de acuerdo en buscar un acceso por el valle de las Peladas que aparentemente nos llevaría a la planicie sur del Incahuasi (6.638 m), cerca del campamento base que utilizara Walter Penk en 1913 durante el primer ascenso de la montaña, y desde allí abrir una ruta sobre el flanco SE del Incahuasi

En busca del nuevo acceso

La ruta seguida por el equipo.- Foto: Cortesía de Guillermo AlmarazLa ruta seguida por el equipo.- Foto: Cortesía de Guillermo Almaraz

El 16 bien temprano partimos con todo cargado hacia Las Peladas con idea de encontrar el paso y establecer el campamento base. En los mapas habíamos visto que existía una suave pendiente entre el Morocho y el Cerro de las Peladas y hacia allí nos dirigimos. Intentamos por 4 quebradas distintas y ninguna llevaba al lugar buscado. De nuevo en el puesto de Las Grutas, un gendarme nos explicó que se podía rodear la laguna de San Francisco hacia el SE y luego alcanzar el portezuelo entre el Morocho y el Inca Chico, a 4.700 m, y de esa manera llegar a la ladera buscada. El itinerario lo había realizado en moto, pero creía que en el 4×4 podríamos hacer un intento.

La mañana siguiente amaneció con frío pero despejada y con menos carga que el día anterior, ya que no armaríamos el CB, partimos de Las Grutas. Avanzamos por la huella que discurre hacia la laguna, y tal como nos indicaron seguimos un sendero apenas marcado que torcía al SE. Perdimos la imperceptible huella varias veces, pero avanzamos francamente hacia nuestro objetivo. Pasamos por recodos hermosos, formados por la lava y engalanados por la laguna. Disfrutamos de la fauna autóctona y nos detuvimos a fotografiar el tambo (asentamiento precolombino) a los pies del Incahuasi. Desde allí los incas iniciaban el ritual ascenso del nevado para ofrendar a sus divinidades.

Cumbre Sagrada

En la cumbre del Incahuasi (Casa del Inca).- Foto: Cortesía de Guillermo AlmarazEn la cumbre del Incahuasi (Casa del Inca).- Foto: Cortesía de Guillermo Almaraz

Para las culturas sudamericanas precolombinas la naturaleza fue considerada sagrada. Las montañas eran dioses o apus que cuidaban las comunidades asentadas a sus pies. Cuando la cultura inca conquistó a los pueblos andinos desde el sur de Colombia hasta la provincia de Mendoza dispuso la construcción de adoratorios en las cumbres principales. Hoy se han descubierto mas de 200 santuarios en distintas cimas de Perú, Bolivia, Chile y Argentina, donde se ofrendaron desde pequeñas estatuillas hasta vidas humanas. En el Incahuasi el camino inca comienza en el tambo que cruzamos y asciende bordeando la colada ENE hacia una empinada quebrada que se orienta hacia el NE de la cumbre. Desde el tambo (4000 m) comenzamos a ascender con la 4×4 hacia el aún lejano collado entre el Morocho y el Inca Chico, avanzando primero por un terreno firme y luego por arena bastante floja hasta el collado. Una vez allí nos descolgamos entre grandes guijarros y esquivando piedras hasta la ladera SE del Incahuasi.

Detuvimos el vehículo a los 4600 mts y desde ese punto comenzamos a caminar con las mochilas. Avanzábamos por el cauce seco de un arroyo que es el origen del rio de Las Lozas. Tras cuatro horas de caminar establecimos a 5.200 metros el campo 1. Después de una tranquila noche continuamos el ascenso hacia el gran nevero Este donde se origina el cauce que seguíamos. En la base del nevero a 5.750 metros colocamos el campo 2. A las 6 de la mañana del 19 de abril de 2008, comenzamos a calentar el desayuno. A las 7,30 hs salimos de la tienda y pertrechados con las frontales avanzamos hasta el nevero. Con los crampones empezamos a escalar y después de varias horas salimos hacia nuestra derecha para intentar superar un oscuro filo rocoso de mucha inclinación que requirió algunos pasos de escalada. Pasado el mediodía llegamos al plateau (6.250 m) y tuvimos una vista franca hacia la cumbre. Un extenso campo nevado nos separaba de ella y, habiendo pasado un par de horas de escuchar los campones entrar en el hielo, logramos alcanzar las construcciones del adoratorio.

Unos metros mas allá y caminando ya entre las rocas alcanzamos la cumbre. Una cruz señalaba el lugar, un pensamiento que nos surgió es si corresponde colocarla en un santuario, pero de hecho está y también habla de tolerancia y convivencia. Fotos, testimonio y la satisfacción de haber inaugurado un nuevo itinerario que llamamos Ruta de las Peladas.

Mientras se desarrollo la expedición partió hacia el Dhaulagiri (Himalaya) un grupo argentino formado por varios amigos con quienes compartimos algunas montañas y muchas vivencias. Allí desapareció nuestro querido Dario Bracali a quien queremos honrar en este momento.

Texto: Guillermo Almaraz

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.