EXPLORANDO

Felicity Aston se convierte en la primera mujer en atravesar la Antártida en solitario

La británica partió el pasado 25 de noviembre de la plataforma de hielo Ross y completó una travesía de 59 días en los que completó un recorrido de 1.744 kilómetros. Durante el trayecto recibió suministros dos veces.

| 4 comentarios |

Tras 59 días esquiando en uno de los parajes más inhóspitos del planeta, la aventurera británica Felicity Aston se ha convertido en la primera mujer que realiza una travesía cruzando la Antártida en solitario y con la única ayuda de los esquís y sus músculos.

La aventura de esta licenciada en Física comenzó el pasado 25 de noviembre, cuando un avión procedente del sur de Chile la dejó en plena Plataforma Ross. Casi dos meses después, Aston había cruzado el continente helado; 59 días en los que se ha tenido que enfrentar a grietas, tormentas, lesiones y quemaduras por el intenso frío. Sin embrago, la propia Aston ha reconocido que “lo más difícil ha sido adaptarse a la completa soledad en las interminables extensiones de hielo y nieve”.

Tras partir de la plataforma de Hielo Ross, la británica necesitó 27 días para llegar al Polo Sur geográfico, donde descansó un día en la base que los Estados Unidos tienen en la zona. En total, tuvo que recorrer cerca de 625 kilómetros en la primera parte de su aventura.

Pero lo que más recuerda de esta primera parte de la expedición fue “el momento en el que vi que el avión que me había traído se iba y me quedaba completamente sola con dos pequeños trineos. Me di cuenta de que a partir de ahí, era la única responsable de lo que me aconteciera”.

Y es que, en esas condiciones, Aston era consciente de que un pequeño problema se puede convertir, con pasmosa facilidad, en un problema de los gordos. “Una fijación de los esquís que no estaba alineada me provocaba dolores en el tobillo. Los tres encendedores que llevaba dejaron de funcionar con el frío y dependí el resto del viaje de las cerillas, aunque a veces sí conseguía encender los mecheros”.

El 21 de diciembre, Felicity alcanzaba el Polo Sur y dos días después continuaba su marcha para completar la travesía, lo que significaba seguir esquiando durante 32 jornadas más. Durante su viaje, recibió suministros dos veces, lanzados desde sendos aviones, aunque esa fue la única asistencia que tuvo a lo largo de su aventura.

Una vez completada la primera parte del recorrido, el pasado 22 de enero, Felicity llegaba a su destino, la Bahía Hercules, de donde era evacuada en avión hasta Chile, de donde partiría a Gran Bretaña.

“No puedo creer que esté aquí. Estoy sentada en mi tienda, en medio de la ensenada de Hércules, esperando a que el avión venga a recogerme. Me han prometido una copa de vino y una ducha caliente” afirmaba la aventurera en su perfil de Twitter. También tuvo tiempo de publicar un corto vídeo en la web, en el que aseguraba que “recuerdo que en momentos de mal tiempo pensaba: ¿qué demonios estoy haciendo aquí? Todo esto es un poco abrumador. Llevo días y días contando el tiempo y la distancia que me quedaban para llegar hasta aquí y ahora siento que todo se me viene encima de repente y que no estoy preparada para ello”.

En nuestro país, la pionera en este tipo de actividades fue la gallega Chus Lago, que se convirtió en la primera persona de nuestro país que alcanzaba el Polo Sur en solitario aunque, al igual que en el caso de Felicity Aston, también tuvo que ser asistida con víveres a lo largo de su viaje.

 


 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.