EXPLORANDO

Fantasmas de la competición

A las cartas enviadas por Marko Prezelj y Yuri Koshelenko, lidiando con la conveniencia de unos premios como el Piolet de Oro y su base moral, se suma la misiva enviada por los directores de Grivel, marca italiana patrocinadora del galardón. Vota en la encuesta

| No hay comentarios |
Logo de la marca italiana Grivel, fundada en 1818.<br />grivel.com» src=»http://static.desnivel.com/images/2007/03/22/grivel_logo_p.jpg» /></a><span>Logo de la marca italiana Grivel, fundada en 1818.<br />grivel.com</span></div>
<p>Quien más y quien menos conoce Grivel. La marca italiana, fundada en 1818 por  una familia de herreros, y ahora dirigida por Gioachino Gobbi y su mujer  Betta, es sin duda una de las de mayor prestigio del panorama internacional, y  es por ello que sus opiniones han de ser tenidas en cuenta, del mismo modo que  se tienen en cuenta las de los alpinistas de vanguardia.</p><!-- megabanner content -->
<aside>
    <center>
                                    <a href='https://www.libreriadesnivel.com/libros/dosmiles-de-guadarrama-y-ayllon/9788498296624/'>
                <img src='/images/banners/Dosmiles-de-Gadarrama-y-Ayllon_mega.gif' /></a>
                        
    </center>
    <br>
</aside>

<p>Tras el Piolet de Oro de este año, que recaía sobre la inmensa actividad de  Marko Prezelj (por su ascensión del pilar Noroeste al Chomolhari junto a Boris  Lorencic), este enviaba una misiva poniendo en duda las motivaciones morales y  la necesidad real de establecer un régimen de competición en el alpinismo,  iniciándose así un debate en el que ya han tomado parte Yuri Koshelenko (ganador  de dicho galardón y jurado de esta edición) y Pavle Kozjek (premio del público) y cuyo testigo recogen ahora a los  propietarios de Grivel. Al habla, Betta Gobbi.</p>
</p>	
<h2>Carta de Grivel</h2>
<div class=Marko Prezelj y Boris Lorencic recogiendo el premio a su Pilar noroeste del Chomolhari.- Foto: Giulio MalferMarko Prezelj y Boris Lorencic recogiendo el premio a su Pilar noroeste del Chomolhari.- Foto: Giulio Malfer

El 26 de enero de 2007, tuvo lugar en Grenoble la entrega del Piolet d’Or a Marko Prezelj y Boris Lorencic por su nueva ruta en el Chomo Lhari. El público asistente eligió a Pavel Kozjek por la vía abierta en solitario y del tirón en el Cho Oyu. El discurso pronunciado por Marko tras recoger el premio ha gozado de gran popularidad entre los detractores del Piolet d’Or puesto que parecía ser un apoyo a la tan odiada “competición”.

Ahora, hablemos del tema.

El fantasma de la competición acecha al alpinismo desde sus orígenes. Determinados comportamientos y conductas se han considerado un tema tabú y contrarios al código ético aceptado por los alpinistas, declarado “sagrado y prohibido”. Si se infringe este tabú se cae en una actitud detestable y que merece el aislamiento por parte de los demás miembros de la comunidad.

Algunos señalan que la persona que introdujo el aspecto competitivo fue Willy Welzenbach en 1925 con la publicación de los 6 grados de dificultad.

Otros afirman que siempre ha existido competición en las montañas: ¿qué es si no la carrera por conquistar el Matterhorn entre 1857 y 1865? ¿Sólo se trata de una competición alpina? ¿Y qué hay de la carrera por los 8.000? ¿Para qué se inventaron las Siete Cumbres? ¿Y la cara norte del Eiger en 3 horas y 54 minutos? Hay infinidad de ejemplos.

Así que la pregunta que habría que plantearse es otra: ¿El Piolet d’Or es una competición? Y, aún más, ¿qué es una competición?

Una competición surge por la necesidad de sacar provecho de un número limitado de recursos. En el caso del alpinismo, estos recursos son la fama y el reconocimiento público. El problema es que cuando una fuente se agota, hay que inventar otra o, mejor aún, descubrirla, porque las montañas no cambian tan rápido como nosotros y permanecen siempre igual durante millones de años. La nueva generación no tiene la culpa de que sus predecesores hayan agotado las técnicas y ética existentes. Por lo tanto, se ven obligados a cambiarlas si quieren conseguir su parte de fama y de gloria. ¿Y no es todo esto una competición?. La existencia del ser humano se basa principalmente en “la lucha por la supervivencia”. Y bien, ¿qué hace el Piolet d’Or? Elige, mediante un jurado de fiar, un número de hazañas meritorias de reconocimiento. Tendría que ser aplaudido porque:

Piolet de oro fabricado por Grivel para la edición del 2003.- Foto: DesnivelpressPiolet de oro fabricado por Grivel para la edición del 2003.- Foto: Desnivelpress

1.- Honra a aquéllos que han sabido distinguirse por su capacidad de invención. 2.- Muestra a la nueva generación y al mundo del alpinismo el camino a seguir en las nuevas tendencias y en los objetivos que se persiguen. Así que, como hemos dicho antes, la técnica y la ética deben y tienen que evolucionar con el paso de los años y las generaciones. 3.- Da a conocer al mundo entero los cambios que se producen. No hay nadie que haga lo mismo a este nivel. Las comunidades alpinas destacan por su aislamiento geográfico y lingüístico. Tan solo unos “elegidos” tienen la oportunidad de viajar por las montañas del mundo y sólo lo consiguen si su fama les permite llevar ese nivel de vida.

Estas recomendaciones son las “nominaciones”.

Luego de entre los nominados, todos ellos merecedores de reconocimiento, se elige a uno como ganador absoluto. Y sólo a uno porque el ser humano, espectador o alpinista, busca o desea “un ganador”. Sin embargo, el Piolet d’Or no es un premio para una persona. Lo que se premia es la mejor realización y ahí está la diferencia: se trata de una competición entre logros y no entre personas. Se entrega un solo piolet de oro, tanto si el premiado es un grupo de alpinistas o un único individuo. Hay quienes que se sienten molestos por ello, y tienen todo el derecho del mundo a elegir lo que quieren hacer. A lo largo de los años, algunos de los nominados no han querido estar presentes. Pero esto no es nuevo, también pasa en la prestigiosa ceremonia del Premio Nobel así que ¡imaginaos en un pequeño reconocimiento para aficionados! Sin embargo, no se justifica todo el revuelo formado en torno a un evento que intenta promocionar el alpinismo a nivel mundial y que es la envidia de todos. Prueba de ello es el nacimiento del Piolet d’Or asiático que premia los logros conseguidos por los alpinistas de dicho continente, a menudo considerado por el mundo occidental como el lugar en el que se encuentran las montañas más grandes del planeta, sin tener en cuenta el hecho de que ¡dos tercios de la población mundial reside allí!

Pero volvamos a Marko. Si realmente quisiera decir lo que algunas personas afirman (mediante traducciones de su opinión a otros idiomas) entonces no creo que hubiese asistido a la entrega de premios del 2007. Y si realmente piensa lo que otros afirman, no hubiese aceptado el premio con una sonrisa de oreja a oreja como podemos comprobar en las fotos.

La sensación es que, tras dos siglos de alpinismo, estamos entrando en un círculo negativo que se inclina más hacia la destrucción que hacia la creatividad, que apesta a falta de ingenuidad y a la famosa frase “¡Muera Sansón y todos los filisteos!”

¿O quizá es que no nos gusta el hecho de que a lo largo de estos últimos años hemos presenciado nominaciones y ganadores que provienen del Europa del Este, América e, incluso, Asia?

Advertencia: el mundo del alpinismo es demasiado pequeño y vulnerable como para sobrevivir a este tipo de controversias y divisiones.

Betta Gobbi, en nombre de Grivel.

Traducción: Celia Ruiz

 

Lecturas relacionadas

 

Últimas noticias

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.