EXPLORANDO

Directísima a la norte del Perdido

Fue abierta en dos viajes por Martín Elorza, Asier Oteiza y Alain Andrés, a la derecha de la Directa de su cara norte. Galería de fotos.

| No hay comentarios |
Alain escalando el L1 de la Fina Goulotte.- Foto: Alain AndrésAlain escalando el L1 de la Fina Goulotte.- Foto: Alain Andrés

Los tres pirineístas comenzaron su vía el 4 de mayo, después de dormir la noche anterior en el refugio de Tucarroya, a donde subieron por el Balcón de Pineta acompañados por Zuri, el perro de Alain, con sus alforjas y su propia carga.

«Estamos bajo el primer cinturón de la Norte y la cascada de seracs cuelga al fondo a unos 300 metros. Sólo puedo sentirme un privilegiado – escribe Alain – y no puedo contener las ganas de despegar hacia lo más alto. Tras un par de largos duros, M5 el segundo, llegamos al primer glaciar. Martín se lo ha currado, y aunque hemos encontrado un clavo creemos que debe de tratarse de alguna escalada veraniega de este compacto muro».

«Montamos reunión y aparece Zuri. Ha debido de subir por el ataque de la Directa. Es un titán y ladra mientras reivindica un cabo en la cordada», continúa.

Ataque por abajo

Alain espitando en la R5.- Foto: Alain AndrésAlain espitando en la R5.- Foto: Alain Andrés

Un largo tan largo que acaba con salida en ensamble y muy poco material les deja al pie de un paño de roca esquistosa. Alain improvisa un lugar donde asegurar. Cuando llega el espitador en el arnés de sus compañeros, que se han cuidado mucho de no caerse, añadirán una expansión.

Una finísima goulotte de 75° y 50 metros les lleva al glaciar superior. «La línea es brutal tiene algún tramo de un palmo de ancho y muy mantenida». A las 11.30h, después de otra tirada en ensamble, están en la parte de arriba del glaciar. «Podría ser más pronto pero nos mostramos positivos. Ante nosotros, una rampa empinada de 60° de unos 150 metros muere al aplomo de la cabeza del Hombro del Perdido. Sus esquistosos desplomes aguardan a algún artificiero que se atreva, A4 por lo menos, me digo».

Continúan por la rampa en ensamble. Después, por una fisura desplomada que Alain gradúa de M4+ en dirección a un nicho donde monta una reunión que luego refuerzan con un espit. El siguiente largo será en roca con bota dura. Martín escala una fisura a izquierdas donde mete un friend pero sigue luego otros 12 metros sin asegurar escalando un muro bastante vertical y compacto. Sus intentos de clavar no tienen éxito y coloca un espit tras recibir el material por la cuerda libre. Saca el paso y grita:

Comienza el intenso L5, con unos 75º muy esteticos.- Foto: Alain AndrésComienza el intenso L5, con unos 75º muy esteticos.- Foto: Alain Andrés

-Vaya quinto, y en vaya sitio.
Sigue escalando hasta un pequeño desplome, dejando atrás un clavo que sonó a hueco y un friend.
-No lo veo, igual se puede pero estoy petado. Me bajo.
Son las 14.30 y a poco más de 50 metros de acabar surgen las dudas. Asier continuará. Al segundo intento está a punto de salir:
-Al loro, ¡ojo!

Un friend aguanta, el clavo del que destrepó Martín salta con su disipadora. No se rinde. Al tercer intento sale tirando de la cuerda que roza. A las 17.15 grita reunión.
Asier ve la salida cerca: «Alguna rampa de nieve y algo de roca». Y desde su reunión rapela porque dan el día por finalizado. No sin intuición y riesgo para desandar la vía, y esfuerzo, regresan con la noche.

Ataque por arriba

Alain rapela en busca de la reunión tan buscada.- Foto: Alain AndrésAlain rapela en busca de la reunión tan buscada.- Foto: Alain Andrés

Una vez en el Hombro, bajaron hasta el último punto escalado desde abajo. El viento agudizaba los -10 grados que marcaba el termómetro en ese lugar. Antes de alcanzar su última reunión tuvieron que montar alguna intermedia, que luego desmontaron, para continuar rapelando. «En mi camino hacia abajo examino el largo que nos queda. Los gatos no serán de utilidad, la pared está tapizada de nieve y parece muy difícil. Llego a la reunión y tras testarla me ato y libero las cuerdas, que reaseguro con un machard para el rápel siguiente». Desde su atalaya sin viento, Alain se deja cautivar por el paisaje invernal del Perdido.

«El ruido del espitador de Martín me devuelve a la vía mientras comienza a meter el segundo espit al principio de la chimenea por la que pretendemos comenzar el último largo. Por suerte la reunión es muy cómoda. Incluso ofrece un escaqueo mediante una travesía a la izquierda y una fisura bastante tumbada. Martín acaba y se acerca hacia mí rapelando. Después de autoasegurarse, baja Asier».
– ¿Montamos de espits esta reunión también?
– Pues ya puestos será mejor porque está un poco precaria -dice Martín.

Después de equipar la reunión y desenganchar las cuerdas, continúa la charla:
– Eso de ahí es un sexto fijo, tíos. Habrá que intentar sacarlo. Con la de nieve que tiene, no sé yo. Por si acaso no recuperéis las cuerdas de la reunión de arriba.
«Me decido a probarlo y me uno a los cabos de cuerda. Por si acaso me uno con un machard a las cuerdas que bajan de arriba. Son muy tentadoras y me rindo a sus encantos. Nadie parece querer liberar el paso y debido a la nieve que la cubre parece la opción mas inteligente son las 15.00 y es mejor salir de aquí».

Martín acaba de equipar, el frío es intenso y Alain duda sobre poder liberar el helado paso en la penumbra de la Norte.- Foto: Alain AndrésMartín acaba de equipar, el frío es intenso y Alain duda sobre poder liberar el helado paso en la penumbra de la Norte.- Foto: Alain Andrés

«Sin colgarme de nada consigo superar los primeros pasos en bavaresa, llego al primer espit y mis monopuntas buscan regletas fiables mientras fracturo unas cuantas. Intento el paso gancheando una piedra empotrada en la fisura pero en el último momento destrepo un poco y me acabo colgando del espit».
– ¡Que tal sale eso! -pregunta Asier.
– Hasta aquí será 6a+ -le digo- pero con estas botas me excuso…

«Me suelto del espit y me meto en la chimenea. Es un paso raro y no hay gancheos francos hacia arriba. Meto un friend, tiro de él, de las cuerdas y tras varios pasos en libre y tirando de la cuerda llego al siguiente espit. El desplome se acentúa y la fisura se abre cada vez más ofreciendo buenos agarres. En el filo de la chimenea a la izquierda salgo en libre y me monto en la repisa de salida. Me suelto de los cabos que simulaban mi ascenso de primero para que los recuperen y se aten mis compañeros y autoasegurado con dos machard subo sin colgarme hasta la reunión superando un paso de M4 y una rampa de 60° en nieve».

Chimenea y fisura
«Martín y Asier recuperan el largo sin conseguir liberar más la chimenea. Decidimos seguir por una fisura de 8 metros de M4 algo descompuesta y Martín encabeza el largo. Tras dos pegues sin éxito hace travesía a izquierda y sale por terreno mixto. Decidimos dejar uno de los espits para proteger este último paso y recuperamos el otro».

«A las 17.30 llegamos de nuevo al Hombro y una vez más hay que correr. Rapelo para recuperar la reunión de clavos y escalo la fisura de M4 del final de la vía?. Recogen a Zuri y siguen hasta Góriz. Tras una sopa caliente y convite a vino por parte del guarda prosiguen hasta el coche en las Cutas a la luz de la frontal. «Nos esperan nuestros seres queridos, quienes a menudo sufren en silencio mientras esbozan una sonrisa y responden a los curiosos que estamos allí, en lo alto. En Monte Perdido».

Croquis de la vía abierta por Martin Elorza, Asier Oteiza y Alain Andrés.- Foto: Alain AndrésCroquis de la vía abierta por Martin Elorza, Asier Oteiza y Alain Andrés.- Foto: Alain Andrés

Ficha Técnica

Abierta por: Martín Elorza, Asier Oteiza y Alain Andrés. 4 y 8 de mayo del 2006.

Horario: 1h de aproximación desde el refugio y de 5 a 7 h para la vía.

Material: semiequipada con clavos y espits de 8 mm. Prever 5 tornillos de hielo, un juego de fisureros, friends hasta el 4 y microfriends, algún clavo.

Mejor época: de fin de octubre a principios de mayo.

Dificultad y carácter: ED inf. 750 m, V+, 80°, M6. Ambiente magnífico en una de las mejores nortes de Pirineos. Es importante que las goulottes estén bien formadas. Cuidado con la barrera de seracs superior si no está tapada por la nieve.
Acceso y punto de salida: del refugio de Tucarroya bajar al lago de Marboré, atravesarlo o rodearlo según las condiciones y dirigirse a la franja rocosa inferior en dirección al ataque de la Norte clásica.

Descripción: atacaremos la vía por una fisura-chimenea de derecha a izquierda situada unos 200 m a la derecha de la Directa y a la izquierda del bastión rocoso que supone el punto más elevado de la primera barrera (L1 M4 y L2 M5, clavo en R1). Montamos la R2 en la salida y superamos un serac (60°) que nos deposita en el primer glaciar. Atravesamos el glaciar hasta situarnos bajo una fina y rectilínea goulotte característica. Reunión a la derecha. La escalamos en dos largos (el primero 50 m, max 80°, y el segundo 70°, un clavo, y luego 55°) hasta situarnos bajo un pequeño desplome (1 espit ) a la derecha de la finísima goulotte (40 m hasta aquí).
Escalamos La Raya, una finísima línea de un palmo de ancho y 70° que nos deposita en la salida del muro (1 clavo en el largo). Continuamos por terreno escarpado (55°) y superamos tras 100 m un serac de 65° máx. Atravesamos una zona de grietas hasta donde nace el glaciar superior. Desde aquí se ve la fisura-chimenea que deberemos escalar en el Frontón del Perdido. Escalamos hasta situarnos a la derecha del punto debil (200 m, máx. 60°). Montamos reunión precaria y escalamos una fisura desplomada y esquistosa hasta un nicho (20 m, M4+). Reunión equipada con espit y clavo, bien protegida de la caída de piedras y muy recomendable no saltársela. Escalamos primero la fisura a izquierdas para pasar al muro a la derecha y subirnos a un nicho (V, 1 espit). Seguimos entonces a la izquierda para superar un pequeño desplome (V+) y por una rampa descompuesta hacia la izquierda ganamos la reunión (40 m, 2 espits). Escalamos a la derecha un pequeño desplome cuyo punto débil es una bavaresa de mala roca hasta un espit. Nos introducimos en la chimenea [sin liberar], que helada puede suponer un serio problema, y escalamos hasta un segundo espit para acabar saliendo de la chimenea a izquierdas (M6). Un paso de M4 y una rampa de 60° hasta la base de una fisura (espit, M4) para llegar al Hombro. A cima, 5 min. andando.

Descenso: por la normal del Perdido hasta el Lago Helado, subir el Cuello del Cilindro y bajar al Balcón de Pineta por su normal.

Galería de fotos de Martín Elorza, Asier Oteiza y Alain Andrés en su Directísima.

Alain Andrés

 

Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.