TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

Completando el rompecabezas de la supuesta primera ascensión al Cerro Torre en 1959

Un pormenorizado trabajo de investigación lleva a concluir que Cesare Maestri y Toni Egger habrían estado escalando en la cara oeste del Cerro Torre en lugar de la este/norte y que Toni Egger podría haber fallecido descendiendo del collado Standhardt.

Autor: Rolando Garibotti / Desnivel.com | 13 comentarios | Compartir:
Fotografía original de Maestri y la nueva realizada por Rolando Garibotti en enero de 2015  (Rolando Garibotti)
Fotografía original de Maestri y la nueva realizada por Rolando Garibotti en enero de 2015

Durante las cuatro últimas décadas, la reivindicada ascensión de Cesare Maestri del Cerro Torre en 1959 con Toni Egger ha sido ampliamente desacreditada (*). Abundantes evidencias han mostrado que su punto más alto fue sólo una cuarta parte de la ascensión, 300 metros, cerca del denominado «nevero triangular». Lo que ha permanecido como un misterio es adónde Egger y Maestri (apoyados por Cesarino Fava) realmente fueron durante los seis días que Maestri dijo que requirió su ascenso y descenso del que Toni Egger nunca regresó.

Maestri fue indudablemente un escalador fenomenal y un pensador independiente, un vanguardista que merece respeto por sus aportaciones. Sin embargo, esto no debería descartar el examen de sus reclamaciones sobre el Cerro Torre. Haciéndolo, tratamos de establecer los hechos relativos a la primera ascensión de una de las montañas más conocidas del mundo. En el pasado, algunos círculos italianos han tomado como ofensa el análisis de los hechos, reticentes a aceptar el tropiezo de una figura que mantienen en tan alta consideración. Hasta el día de hoy, la defensa de la reivindicación del Cerro Torre de Maestri ha sido exclusivamente emocional. Nadie ha montado nunca una defensa basada en los hechos, argumentando las contradicciones, inconsistencias y evidencias contra la historia del Cerro Torre de Maestri de 1959.

Pero la prueba sobre el paradero de Egger y Maestri durante esos seis días ha estado en el dominio público durante muchos años. Los días previos de la expedición, porteando material y fijando cuerdas hasta el nevero triangular, fueron corroborados por el diario de Fava, los diarios de los tres jóvenes estudiantes universitarios que los acompañaron en la expedición y por las propias reseñas de Maestri. En el libro de Maestri Arrampicare e il Mio Mestiere (Milán, Garzati, 1961) una foto (en una página no-numerada, adyacente a la página 64) tomada por Maestri muestra al difunto Toni Egger escalando en lo que el pie de foto anuncia como «las placas inferiores de la pared del Cerro Torre». Dos años atrás, Ermanno Salvaterra y yo nos fijamos en la foto mientras trabajábamos en un libro todavía no publicado; Ermanno y yo conocíamos el terreno, y estaba claro que la foto no había sido tomada en el Cerro Torre. Lo que no quedaba claro era su localización real. La foto había sido recortada de tal manera que se podía ver muy poco de su fondo. Hace aproximadamente un año, Kelly Cordes me pidió que mirara la foto de nuevo, y recientemente insistió, así que puse más empeño en ello. Después de muchas horas estudiando imágenes del valle entero, con la ayuda de Dörte Pietron, reconocimos unos rasgos que coincidían con la foto en cuestión. ¡Bingo!

La foto de Maestri de Toni Egger fue en realidad tomada en la cara oeste del Perfil del Indio, una pequeña torre al norte del collado Standhardt, entre las Agujas Standhardt y Aguja Bífida, en el flanco oeste del macizo, el lado opuesto al que ellos decían haber estado escalando.

¿Cuál es el significado? En las muchas explicaciones de Maestri acerca de sus expediciones de 1958 y 1959, nunca menciona haber escalado en el lado oeste del macizo. Los seis días en que Maestri dice que él y Egger hicieron su ataque final en el Cerro Torre desde el este son sus únicos días en los cuales su paradero no es claro. ¿Qué ocurrió realmente durante esos días? Esta fotografía proporciona una prueba inequívoca de un lugar al que fueron durante su expedición que, curiosamente, Maestri nunca mencionó. En realidad, no se encuentra para nada cerca de la línea de la reclamada ascensión, y ciertamente no es un lugar por el que uno pasearía sin querer. Ni olvidaría. Quizás a la luz de las enormes dificultades que encontraron desde el este, el dúo consideró la cara oeste del Cerro Torre, donde Walter Bonatti y Carlo Mauri habían hecho un buen progreso un año antes. Desde su campo base de la cara este, el único camino posible para alcanzar la cara oeste del Cerro Torre hubiera sido escalar las pendientes hacia el collado Standhardt, y luego rapelar por el oeste (décadas más tarde, esta sería una de las dos rutas de aproximación más comunes a la cara oeste). En la foto de Maestri, Egger aparece escalando por debajo (oeste) e inmediatamente al norte del collado Standhardt, obviamente regresando al flanco este del macizo. Se trata de una lección impresionante de elección de itinerario. En las últimas décadas, cordadas intentando regresar al mismo collado desde el oeste han batallado innecesariamente con escalada dura y tiesa directamente por abajo de él. La línea elegida por Egger y Maestri es mucho más fácil (IIIº). Desde el collado Standhardt, ambos habrían afrontado un regreso por la pendiente propensa a avalanchas que lleva al glaciar Torre Superior, donde los restos de Toni Egger fueron encontrados posteriormente.

La muerte de Toni Egger continúa siendo un misterio. Basado en esta nueva información parece posible que sufriera un accidente descendiendo del collado Standhardt. La única persona que sabe lo que ocurrió se niega a hablar, forzandonos a intentar descifrar la verdad. El aspecto más alarmante de la historia de Maestri y Fava es que ellos dieron información imprecisa a la familia de Egger acerca de su muerte. La hermana de Toni todavía está viva. Todavía está resentida por el hecho de que a su regreso Maestri y Fava no trajeran de vuelta ninguna de las ropas, equipo o diarios de Toni (él era bien conocido por escribir detalladas entradas en su diario). Ella tiene 80 y muchos, vive sola en una pequeña población cerca de Lienz, Austria. Hace tiempo que Maestri debería haberle proporcionado a ella, y al mundo, una explicación verídica de lo que ocurrió durante esos seis días de 1959.

La última lección que nos dejó Toni Egger fue la de esa inteligente e ingeniosa selección de itinerario. Ojalá la última lección de Cesare Maestri sea de integridad, sincerándose de una vez y para siempre.

Lo que prueba la fotografía:

-que esta foto, que Maestri utilizó en su libro, no fue tomada en el Cerro Torre como él dice.

-que Egger y Maestri visitaron el flanco oeste del macizo, la vertiente opuesta a la que Maestri dice, probablemente para intentar la cara oeste del Cerro Torre (¿qué otro objetivo podría haberles hecho ir por allí?)

-que, al no haber otros días donde su paradero está en duda, ni en la expedición de 1957/58 ni en aquella de 1959, indudablemente fueron allí durante los seis días que Maestri dice que estuvieron escalando y descendiendo la cara este y norte del Cerro Torre.

-que la cámara no se perdió como Maestri dice. De haberse perdido la cámara esta foto no existiría.

 

(*) Las primeras dudas expresadas públicamente fueron de Carlo Mauri, un reconocido alpinista de Lecco, Italia. Posteriormente el caso fue retomado por Ken Wilson, el entonces director de la revista Mountain. Se ha escrito mucho sobre las muchas inconsistencias en las explicaciones de Maestri y Fava, y sobre lo que podría o no podría haber ocurrido en realidad. Además de los excelentes artículos de Wilson, algunas publicaciones clave incluyen el libro de Tom Dauer Cerro Torre: Mythos Patagonien, mi artículo A Mountain Unveiled, publicado por primera vez en el libro de Dauer, posteriormente reimpreso y expandido en el American Alpine Journal, el libro de Reinhold Messner Torre Schrei aus Stein, y más recientemente el libro de Kelly Cordes The Tower: A Chronicle of Climbing and Controversy on Cerro Torre. Todos los que examinaron los hechos han alcanzado la misma conclusión: la explicación de Maestri no es más que un cuento.

 


 

Leo Dickinson, Colin Haley, Dörte Pietron y Ermanno Salvaterra también han contribuido a este artículo.


 
Comentarios
13 comentarios
  1. La mentira trae otra mentira, y otra….y todas versiones incomprobables, ahora Maestri dice que el subtítulo de la foto es de otra expedición, que donde dice Egger debió decir Ecker, etc. La frase debajo de la foto es icontrastable porque habla de la planche d¨attaco della parete del Cerro Torre, algo que nunca hizo el tal Eccker. Es hora que el sr. Maestri de muestras de la grandeza que alguna vez tuvo como ser humano y reconozca la verdad¡¡¡¡

  2. El Maestri ese debía ser muy buen escalador, por lo que se dice. Pero era una persona muy pequeña: incapaz de decir «no lo conseguí, para otra vez será». Como tantos otros vendedores de humo. Un mísero ser humano más que se cree un semidiós necesitado de la admiración de los mediocres.

  3. Todas estas polémicas de las pruebas de grandes hazañas se solucionarían si se implantase un chip con GPS en el cerebro a cada bebé al nacer, así se podría controlar todo, si conduces bebido, si has hecho cima, si consumes tal o cual sustancia…

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.