EL ALPINISMO ¿UNA ACTIVIDAD PRUDENTE?

César Pérez de Tudela «Derecho de la montaña e imputaciones a guías y montañeros»

César Pérez de Tudela expresa en este artículo su opinión de que la montaña ha dejado de ser la última puerta abierta a la libertad y la aventura debido a que el Derecho, con sus numerosas normas ha penetrado en ella extremándose las exigencias legales: seguros, planes sanitarios, títulos específicos y permisos administrativos de los distintos parques.

César Pérez de Tudela  (Darío Rodríguez)
César Pérez de Tudela
| 60 comentarios |

“Falso guía que sufre un accidente en el Balaitus, junto a una mujer también lesionada, que había contratado sus supuestos servicios”

Así fue publicada la noticia por el Heraldo.es, y también en otros medios. El guía era un guía titulado, no un falso guía, y había cumplido al parecer sus servicios, no supuestos, cuando él y la montañera descendían de la cima del Balaitus objeto del convenio suscrito por ambos

El guía no era falso, era un guía acompañante, aunque su título de Técnico Deportivo no le capacitase para ejercer su profesión en cimas consideradas –ya, ahora, discutiblemente a mi juicio- como alta montaña, igual que hace 60 años, cuando La Federación Española de Montañismo comenzó a redactar algunos reglamentos y normas obsoletos, a mi entender.

Así, con esta falta de humanidad hacia el guía, divulgamos la noticia de un accidente, buscando solo la atipicidad del suceso para elevarlo a la categoría de noticia, culpando con dureza inapropiada (falso guía) al montañero que ejercía su querida profesión por 180 euros.

Un accidente lo puede tener todo aquél que sube y baja de las montañas, más bajas o más altas, con título superior, o sin él.

Justificar que el imputado, al carecer de título suficiente, no tenía la capacidad para adoptar las medidas necesarias, descendiendo del Balaitus, una montaña sencilla en verano, me parece también un argumento poco apropiado y nada convincente a pesar de su elemental lógica racionalista.

¿Cuáles han sido las faltas o contravenciones, como se decía antes en el Derecho administrativo, cometidas por el guía acompañante, para ser puesto a disposición judicial?

Digo faltas o contravenciones, ya que al leer la noticia, la gente en general creerá que estamos ante una conducta delictiva al decirse taxativamente que “se le imputaban presuntos delitos de Intrusismo profesional, publicidad engañosa y estafa”.

¡Qué barbaridad!

«Es sólo un accidente más de los muchos que tienen lugar en las montañas»

No conozco detalles, ni tampoco a los accidentados y pienso que es sólo un accidente más de los muchos que tienen lugar en las montañas.

Efectivamente, parece ser que el guía no tenía suscrito el seguro sanitario, según hubiera sido convenido por ambas partes. Ésta es una imprevisión que habrá de aclarar en el juzgado, si así lo decide el juez y el fiscal del procedimiento, si éste no ha sido ya archivado. ¿Estaba la montañera lesionada federada y por tanto en posesión de la oportuna licencia y seguro correspondiente?

«Hemos llegado a unos extremos absurdos»

Amigos de la montaña. Nadie puede guiar ni a sus amigos, ni a sus patrocinados  –si se es guía profesional– sin ser responsabilizado del incidente o accidente que la fatalidad –siempre misteriosa– podría llegar a producir, aunque el comportamiento  se hubiera realizado con la mayor diligencia.

Nadie debe organizar ascensiones o recorridos por las montañas, ni los clubs o asociaciones de montañismo, las que tradicionalmente siempre velaron para trasmitir experiencia s y técnicas a sus asociados. Gracias a ellas existe el montañismo, a pesar de las exageradas normas o reglamentos.

¡Cuidado! Corremos el riesgo de ser imputados por lesiones o por homicidio imprudente, por denegación de auxilio, u otros cargos –con la  amenaza de la vía penal– y por la vía civil de la responsabilidad, mediante la aplicación del famoso artículo 1902, y pagar cantidades para reparar el daño causado. ¿Pero quién causó el daño? ¿La misma montaña? La aplicación de este artículo 1902  (responsabilidad aquiliana) carece en muchas ocasiones de sentido completo, aunque sea frecuente –a mí juicio– su inadecuada  aplicación como fácil recurso por parte de jueces y tribunales.

«El Derecho no debería haber penetrado tan invasivamente en el montañismo»

La consideración de la tradicional teoría del “riesgo consentido” –que ya la ciudadanía es mayor en conocimientos y saberes– así como la culpa compartida en la responsabilidad mencionada, suavizaría esa presión que tantas aristas crea y tanto lesiona el libre albedrio del montañismo-alpinismo tradicional y eterno.

Ya lo dijo aquél ilustre jurista y alpinista francés llamado Henry Le Bretón:

“La penetración del Derecho en el ámbito de la Montaña solo puede ser un sacrilegio”

Soy un veterano alpinista, realmente el primer estudioso de las consideraciones jurídicas con motivo del ejercicio del montañismo, motivo de una antigua tesis doctoral, diversas publicaciones, y hace 17 años de la edición a cargo de Desnivel de mi librito Derecho de la Montaña, el primer texto aparecido en España sobre estos incidentes y accidentes de tan complicada consideración, como es el “puñetero” y “redicho” mundo del Derecho.

Soy guía de alta montaña todavía ejerciente, dado de alta en la actual AEGM. He sido profesor de la antigua ENAM de Madrid y director de la misma, Responsable del programa de Seguridad en las montañas españolas de la Dirección General de Protección Civil del Ministerio del Interior. Profesor de Técnicas de Rescate y Salvamento. Fundador de los primeros cursos para los cuerpos de bomberos, en relación con los Servicios de helicópteros de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, en los que se diplomaron más de 500 profesionales entre 1984 y1988.  He acompañado como guía, o como experto, o como alpinista o escalador entrenado, a numerosos amigos, así como a grupos organizados, compañeros del ICAM, Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, en donde participan también magistrados, notarios y otros profesionales del Derecho. He sido instructor de SAR del Príncipe de Asturias en los cursos diseñados  en distintas montañas de España.

Si alguien tiene antecedentes en estos mundos, éste soy yo precisamente.

La suerte –creo que la bondad de Dios– siempre ha estado junto a mí, y en tantos años y en tan innumerables ocasiones nunca ha ocurrido nada que el Derecho me pudiera incriminar, y que conste que he cometido errores con frecuencia: me he equivocado de itinerarios; me ha sorprendido la tempestad; he sido arriesgadamente optimista; algunos de mis protegidos o patrocinados se han encontrado muchas veces al límite de su resistencia… pero penosa y afortunadamente he ido logrando llegar siempre a mi destino.

Mi vida es un milagro de entusiasmo, estoy vivo de milagro, yo y muchos de los que conmigo escalaron (mi compañero en la pared norte del Eiger, en 1969, o en la primera española a la pared NE del Badile, o en la tormenta, norte de la cima Grande del Lavaredo, o solo escalando el Mc Kinley hace cuarenta años, o en numerosas expediciones). Nunca la prudencia ha sido mi virtud.

¿Es qué acaso el alpinismo es una actividad prudente?

En estos últimos tiempos, el Derecho, con sus numerosas normas, ha penetrado en las montañas extremándose las exigencias legales: seguros, planes sanitarios, títulos específicos, permisos administrativos de los distintos parques, condicionados por la presión económica de las poderosas empresas de seguro que quieren a toda costa estar presentes.

La montaña dejó de ser la última puerta abierta a la libertad y a la aventura aplicando decretos de las comunidades autónomas de dudosa interpretación, confusos y hasta contradictorios.

He escrito este texto en reivindicación del honor de ese guía de montaña media, el del Balaitus por 180 euros, que la opinión de los medios quiso condenar.

 


 

Últimas noticias


 

 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.