POLÉMICA SOBRE EL CERRO TORRE

Cartas de Fava a Messner y de Messner a Maestri y Fava

Las misivas de Messner, responden a un escrito anterior de Fava en el que realiza una dura crítica al tirolés, afirmando que sus dudas sobre la ascensión al Cerro Torre se deben más a cuestiones nacionalistas que alpinísticas.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:
Adelas y Cerro Torre
Adelas y Cerro Torre

Carta de Cesare Fava a Reinhold Messner

Me ha sido señalado por la carta de un lector, un articulo firmado por R. Messner, que aparece en el National Geographic del mes de Marzo, publicado en alemán.En este artículo el autor, pone en duda la ascensión de Cesare Maestri y Toni Egger al Cerro Torre en 1959. Y hasta aquí nada de malo, visto que la duda es, en el fondo, condición natural del hombre. Pero, la duda, si no está apoyada por razones motivadas por el conocimiento y por la honestidad, se transforma en mala fe y persecución Messner, fundamenta la duda de la ascensión al Cerro Torre de Maestri y Egger en 1959 en consideraciones sin sentido. Pero, no sólo por este motivo, y por haber sido manifestado por un alpinista de larga fama, y como él se autoproclama incluso histórico del alpinismo, dejan de ser insensatas.

Primera consideración: «… Maestri, una figura en la escalada de los Dolomitas, no había escalado nunca en granito». Esta alusión a la vieja antinomia orientales-occidentales es suficiente por sí sola para demostrar su mala fe y darse cuenta de lo ridículo e inaceptable de cada una de sus opiniones.

Segunda consideración: «El Cerro Torre en la época 1957 no era una montaña a proponer. No se si aquel «proponer» es la traducción exacta del alemán al italiano. En cualquier caso, Messner afirma que el Torre era un montaña imposible de escalar. Ciertamente impactante que un ‘histórico’ escriba semejante tontería. La historia del alpinismo, comenzando desde la subida al Mont Blanc, al Cervino, de la Eiger-Nordwand, de la Walker, del Everest de Mallory e Irvine, tanto al subir como al descender en escalada libre, sin cuerda ni seguridad, por paredes de 800-1000 metros (Preuss, Maestri); todo era imposible, hasta que alguno mejor preparado, ha hecho posible lo imposible. Hasta aquí bien, pero no conviene hacerse ilusiones. » Contra la estupidez humana, la verdadera estupidez humana- decía Schiller. – hasta los dioses actúan en vano»

Tercera consideración: «Por qué Maestri- se pregunta siempre Messner- ha vuelto al Cerro Torre por la cresta Sudeste, en lugar de repetir la misma vía que en la ascensión del 59?». La banalidad de esta pregunta roza la ignorancia.Contesto: Maestri ha ido en invierno simplemente porque quería demostrar que el Cerro Torre, » la montaña imposible», él la habría escalado incluso en la estación menos apropiada. Fue por la cresta de sudeste, primero porque esta vía había sido ya intentada por alpinistas ingleses y franceses y le parecía imposible que no hubieran sido capaces de llegar a la cima por las inclemencias del tiempo. Segundo porque la misma vía era infinitamente más segura que aquella del collado donde perdió la vida el gran Toni Egger y donde, difícilmente, habría encontrado las condiciones favorables en la pared, como en la ascensión del 59. «…algunas vías son seguras solo a cierta hora del día. Todo depende de encontrar este momento: la vía justa en el momento justo» (Messner, pagina 109, «Nanga Parbat»). Bravo Reinhold, realmente bravo!!

Y para terminar, un apunte de cuanto hemos hecho, por la pequeña parte que me toca, es que lo que hicieron ellos, Egger y Maestri, es lo que hacen sin duda alguna todos los alpinistas.

Comentario: ¿Por qué me pregunto este hecho, esta maldad en el querer a cualquier precio sostener con argumentos banales, diría incluso estúpidos, que Maestri y Egger no han conseguido coronar el Cerro Torre? Si Toni hubiese sobrevivido, nacido en Merano y fuera, por tanto, ciudadano austriaco de Lienz, Messner se comportaría de la misma manera? Tengo mis dudas, y les explico por qué: en la página 40 de su libro ‘Everest’, escribe: «…con el evento de medios artificiales (léase bombona de oxigeno) alpinistas de muchas naciones han llegado a la cima del Everest, incluso de aquellas naciones alpinísticamente menos preparadas, como los chinos o los surcoreanos, los indios y los italianos». Con esta injusta comparación, el europarlamentario Messner ofende a todo el alpinismo italiano, pero sobretodo, falta al respeto a todas aquellos miles de cruces que durante ciento cincuenta años de historia, ¡y qué historia! se elevan sobre las montañas de todo el mundo.

De hecho, este sentimiento de aversión, de hostilidad contra el alpinismo italiano va dirigido a Cesare Maestri, que tiene la única culpa de haber sobrevivido después de haber subido dos veces a la montaña más difícil del mundo. Montaña de la cual, Messner ignoraba incluso su existencia y que aun ahora solo ha podido entrever desde lejos, desde la pared del Fitz Roy, que ha intentando sin conseguir llegar a la cima. Para Messner, muy fuerte en el Himalaya, los Andes de la Patagonia continúan siendo una pesadilla, que le irrita y fastidia hasta el punto de no reconocer al mismísimo Toni Egger una habilidad fuera de lo común en la roca y más aún en el hielo.

Como alpinista, no sin tener cierta sensación de disgusto, me pregunto: ¿Este europarlamentario, elegido por los verdes para luego publicitar escopetas de caza, es todavía creíble?

Y para concluir, debo decir que es realmente triste, para mí, tener que intervenir contra estas dudas en la confrontación contra dos grandes alpinistas Egger y Maestri, dudas pensadas, expresadas y planteadas sobre un «histórico» del alpinismo sin tener conocimiento ni experiencia alguna de las montañas patagónicas, e incluso menos de la gran e incomparable montaña en cuestión, el Cerro Torre.

Cesare Fava

Carta de Reinhold Messner a Cesare Fava

Señor Cesare Fava

Habiendo encontrado en Nathional Geographic Alemania su carta, quisiera sólo subrayar, como había escrito antes a Maestri, que me pierdo por el Torre porque estimo a Maestri y Egger. Ambos eran alpinistas de gran capacidad.

No obstante, me deja perplejo su ascensión al Torre en el 59 y tras su carta aun más. Es extraño, leyendo su carta no encuentro respuestas, pero sí contradicciones. Quizá estaría dispuesto a citarnos para explicármelo.

No tengo nada contra Maestri o el alpinismo italiano (nunca fui nacionalista), pero me pica una gran curiosidad. Quiero saber como fueron las cosas verdaderamente, y si faltan respuestas claras, yo pregunto, nada más. El heroísmo no me sienta bien, no, es la verdad lo que busco. Sí, quiero ser un histórico, y como para escribir la historia de la vieja Roma no es necesario haber conocido al César, no es necesario conocer a Maestri para comprender que aquella subida al Torre necesita respuestas.

Siento haberle molestado con mis preguntas, pero el problema es solucionable, con respuestas a otras preguntas que me gustaría hacerle. Le ruego una vez más la posibilidad de un encuentro. Con la esperanza de una respuesta positiva, un saludo cordial.


 

Reinhold Messner

Carta de Reinhold Messner a Cesare Maestri

Querido Cesare Maestri

Después de haberte escuchado en Val di Sole en el verano de 1999 y tras haber leído tu carta del 12/4/2000, por la cual te doy las gracias, sé un poco más sobre el Torre y me gustaría saberlo todo. Por esto te pido me concedas una entrevista personal.

Pero te equivocas pensando que no te estimo. Te he estimado siempre como escalador sobresaliente, y no cambio de idea sobre esto. Como escritor siempre lo he dicho y repetido. Tu papel en el alpinismo lo encuentras publicado en muchos de mis escritos, en la escalada libre tendrás tu lugar para siempre. No es mi intención falsear la historia, como viene sucediendo día tras día, pero me gustaría conocerla para estar lo más cerca de la realidad. Sí, es la realidad lo que me fascina.

No hablo de verdad y creer es un verbo con el que las fábulas terminan. Mi interés es la realidad y si quieres ayudarme a acercarme un poco más a la realidad del Torre, quizá nos hagas un favor tanto a mí como a ti.

Sobre el resto, no sufro por el hecho de no haber estado en el Torre. Estoy contento de los años pasados y los insultos de los demás no me llegan. Además de mi actividad en la montaña, en mis ratos libres, estudio la historia y como personaje de la historia, te has convertido también en objeto de estudio. Pero puedes estar tranquilo, estudio sólo a los grandes, estudio sólo a los que estimo, también con la debilidad que no todos tenemos, aunque seamos humanos.

No soy, sin embargo, escéptico en contra del heroísmo en la montaña, me fastidia…y sobre este punto al menos pienso como tú.

Con estima

Reinhold Messner


 
Lecturas relacionadas

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.