EXPLORANDO

Buen estilo en el Cerro Torre: la Arista Sureste sin los clavos de Maestri

Sin tener todavía más datos, sabemos que Jason Kruk y Hayden Kennedy han conseguido resolver la Arista sureste con «medios justos» como varias cordadas llevaban intentando desde hace años. Es el deseado punto final a un proyecto anterior al de Maestri y su Vía del compresor. Mientras, David Lama continúa su intento de liberación.

Autor: | No hay comentarios | Compartir:

¿Se puede calificar de «buen estilo» en el Cerro Torre escalar la Vía del compresor sin usar los clavos de presión que colocó Maestri? Sin duda, sí. La Arista Sureste ofrece un recorrido natural con zonas de fisura separadas por placas. Medios justos es aseguramiento natural en las fisuras y el mínimo de expansiones en las placas para enlazarlas, y además no asediar la montaña con cuerdas. ¿No es eso buen estilo? El estilo de la escalada tradicional donde fijar un largo la tarde anterior al vivac no es el problema pero sí fijar media pared; ni los mínimos buriles, hoy expansiones, para enlazar fisuras serían un problema. El problema es una burilada. En concreto, en la Vía del compresor, la obra de Maestri quedó como una burilada que evitaba la línea natural. Una vía tan criticada como aplaudida en su momento, 1970.

La Vía del compresor ha tenido desde antes de su apertura dos líneas de evolución posible para mejorar el estilo. Una, encontrar esa vía natural que inició un grupo anglo-argentino en 1968; y que en los últimos años ha visto el sucesivo empeño de diferentes cordadas norteamericanas, como si se hubieran conjurado para ir aportando metros al proyecto. Otra, escalar en libre la línea del Compresor, que David Lama intentó en 2010, 2011 –con fuertes críticas– y ahora en 2012. Ahora Lama, después de haber reconocido errores pasados en el caso de los parabolt, no descarta, al parecer, el asedio como explicaba recientemente en una entrevista a Desnivel.com: «Creo que escalar el Cerro Torre con cuerda fija no es un gran logro, pero si con eso cumples tus sueños, ¿por qué no? Si luego te lo llevas todo de la montaña y no destruyes nada y no molestas a otros escaladores… cualquiera puede hacer lo que quiera. Siempre que no rompas las normas no escritas del alpinismo».

Josh Wharton, uno de los alpinistas que han intentado escalar la Arista Sureste sin los clavos de Maestri, buscando una alternativa lógica, explicaba así para el artículo El Torre al rojo publicado en Desnivel 297 la distinción entre el proyecto de liberar la Vía del compresor usando los clavos de presión de Maestri para protegerse y escalar por medios limpios dicha arista en el Cerro Torre buscando una línea alternativa: “Creo que está bien ver a los escaladores deportivos con talento aplicar sus capacidades a las grandes montañas. Sin embargo, creo que este proyecto es una tontería ya que es increíblemente dependiente de las condiciones y sólo los últimos 40 metros de la escalada son los difíciles para escalar en libre. Creo que es mucho más interesante, en un contexto histórico, ver la ruta escalada con el absoluto mínimo de los clavos de Maestri”. Esto implicaba encontrar un recorrido alternativo, que existe, con la excepción del obligado muro final, mucho más obligado.

Un breve resumen de la Arista sureste por medios justos

El primer intento de la Arista Sureste fue llevado a cabo en 1968 por un grupo angloargentino; quedaron a 300 metros de la cima. La escalada de Dougal Haston, Pete Crew, Martin Boysen, Mick Burke y José Luis Fonrouge incluyó burilar para enlazar fisuras. Dos años después Maestri y su cordada, llevaron un compresor y pusieron 400 clavos de presión para fabricar una línea que las evitaba. Además, dejaron abandonado el compresor a un largo de la cumbre y Maestri rompió al bajar los últimos clavos de presión que colocó. Para muchos escaladores fue una gran vía, para otros todo lo contrario. En 1971 la revista Mountain publicaba en portada «Cerro Torre, una montaña profanada», y en su interior Reinhold Messner incluía el artículo «El asesinato de lo imposible».

En 1979, los 40 metros finales fueron reabiertos en artificial por Jim Bridwell, cuando realizó la segunda ascensión y primera a la cima por esta vía, ya que Maestri no escaló el Hongo.

En 1999, Salvaterra y Mabboni consiguieron evitar la primera burilada (unos 100 clavos de expansión de Maestri) para salir a la Vía del compresor a la altura de las Torres de Hielo con cuatro largos de máximo A1/A2 y 5.10.

En 2007, Wharton y Zack Smith añadieron más largos limpios, y entre ellos encontraron una chimenea de hielo de la que dijeron: “Maestri se perdió una gran escalada en hielo y nos la dejó a otros en bandeja. La chimenea no fue especialmente difícil pero sí uno de los largos más finos que he escalado. Sólo requirió unos tornillos de hielo extras y un poco de paciencia para evitar otra burilada sin sentido”. Salieron a la línea de Maestri dos largos por debajo del famoso compresor donde el frío y el viento les hizo comprender que hasta ahí habían llegado sus expectativas.

Además, intentaron y plantearon quitar los clavos y se produjo un debate auspiciado por el Parque Nacional de los Glaciares con una votación en la que se acordó dejarlos. (Reproducimos ese debate en Desnivel 251. Tribuna: En contra de quitar los clavos, por Gabriel Otero. A favor de quitar los clavos, por Rolando Gariboti). Posteriormente, Ermanno Salvaterra expresó a Desnivel, para el artículo El Torre al rojo, su opinión favorable a quitar los clavos, pero con condiciones. «Desde mi punto de vista, quien ascienda como Jason Kruk va a intentar [con Chris Geisler] o Zack Smith [lo intentó con Josh Wharton en 2007 y esta temporada con Colin Haley] tendría derecho a hacer un trabajo así y dejar solamente el compresor como símbolo de esa ascensión».

En 2011 Kruk y Geisler se quedan a 40 metros de la cima, bajo los verdaderos metros difíciles de escalar en libre. Esos metros son los que Kruk y Kennedy han resuelto esta temporada.

Intento de liberación

Liberar la vía del Compresor también puede hacerse en buen estilo. Pero, como reclamó el año pasado la comunidad internacional al estilo de David Lama, eso no incluye añadir parabolts –ni para escalar, ni para el equipo de filmación–, ni tampoco equipar con expansiones desde arriba una línea alternativa a los 40 metros finales. Tras la presión de la comunidad de escaladores, este año Lama vuelve al Cerro Torre pero ha cambiado sus planteamientos buscando también el buen estilo, aunque, si finalmente coloca cientos de cuerdas fijas quizá no sea tan bueno pero tampoco tan malo si luego se las lleva.

 


 

Ayudarnos a difundir la cultura de la montaña

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información del mundo de la montaña. Puedes ayudarnos a difundir la cultura de la montaña comprando tus libros y guías en Libreriadesnivel.com y en nuestra Librería en el centro de Madrid, o bien suscribiéndote a nuestras revistas.

¡Suscríbete gratis al boletín Desnivel al día!

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Te enviaremos todas las mañanas un e-mail con las historias y artículos más interesantes de montaña, escalada y cultura montañera.


 

 

 

 

Últimas noticias